Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña celebrará las fiestas del Carmen sin procesión por mar y con restricción de aforo en las verbenas

Este año no podrá celebrarse la procesión marítima.   | // G.NÚÑEZ

Este año no podrá celebrarse la procesión marítima. | // G.NÚÑEZ

Moaña celebrará finalmente las fiestas de la Virgen del Carmen, unos festejos que estarán inevitablemente marcados por la incidencia del coronavirus. La programación incluye dos verbenas, en las que habrá restricción de aforo; un concierto de rock patrocinado por el Concello; y una procesión por tierra, pero no por mar. “Es una decisión muy dolorosa de tomar, pero en las actuales circunstancias es imposible de controlar”, explica el presidente de la comisión de fiestas, Carlos Lens.

Los vehículos de las atracciones empezaron a llegar ayer al municipio y ahora se espera el visto bueno del Concello para fijar la fecha en la que podrán empezar a funcionar, que puede ser entre hoy y mañana. El recinto de fiestas estará en el paseo marítimo, en la zona del palco de la música, y el acceso a las verbenas estará controlado. La comisión ha decidido aplicar un criterio de prudencia máxima para garantizar la seguridad y la salud de los asistente. “La normativa nos permite un aforo de hasta 700 personas. Sin embargo, lo dejamos en solo 300 para mayor seguridad”, señala Carlos Lens, que apela al “sentidiño” tanto en el interior del recinto como en los aledaños.

La primera actuación será el jueves 15 con la orquesta Marbella, el viernes 16 será el turno del Trío Azahar; y el sábado 17 habrá un concierto de rock de autor que se organiza desde la Concellería de Cultura. El cartel estará compuesto por ITH, The Broke y Sly & The Mencías. “Las orquestas traerán su propio escenario y los conciertos de rock serán en el palco de música”, señalan desde la comisión de fiestas.

El programa religioso en honor a la patrona de los marineros no podrá incluir la vistosa procesión marítima debido a las restricciones sanitarias y a la imposibilidad de controlar que se respeta el número máximo de personas por barco y la distancia interpersonal. La que sí se celebrará es la procesión por tierra, en la tarde del propio día 16 de julio. Las misas serán a las 9.00 h, 10.00 h y la solemne a las 12.00 horas. El recorrido de la procesión aún está pendiente de definir entre la Iglesia y la Cofradía Nosa Señora do Carme. “Son ellas quienes se encargan de la organización y las ofrendas son también para ellas, no para la comisión de fiestas”, subrayan desde la directiva.

La comisión reconoce que este año se encuentra ante un dilema inédito por culpa de la situación sanitaria derivada del COVID-19. “Las fiestas se organizan para el disfrute del pueblo y para que venga mucha gente, pero esta vez nos vemos obligados a restringir el aforo porque tenemos delante un enemigo que no podemos ver”, argumenta Carlos Lens, en alusión al coronavirus.

Compartir el artículo

stats