Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La PO-551 en Bueu estrena nuevas glorietas en Lapamán y Castrelo tras 10 meses de obras

La rotonda de Lapamán ya está concluida y operativa.

La rotonda de Lapamán ya está concluida y operativa. Gonzalo Núñez

Los conductores que circulan estos días por la carretera PO-551 a su paso por Bueu deben armarse de paciencia, aunque parece que ya por poco tiempo. La razón estriba en las obras para la supresión del tramo de concentración de accidentes (TCA), que incluye la construcción de dos nuevas rotondas. Los trabajos encaran su recta final tras diez meses y después de que el COVID afectase a parte de los trabajadores, lo que obligó a parar hasta en dos ocasiones. Las dos glorietas quedarán operativas de inmediato: la de Lapamán ya está concluida y la empresa contratista esperaba acabar entre ayer y hoy la de Castrelo, que permitirá mejorar la salida de las playas de Agrelo y Portomaior.

La construcción y el pavimentado de las dos rotondas obligó a cortar alternativamente uno de los carriles de circulación en estos puntos y a regular el tráfico a través de semáforos, lo que generó las inevitables retenciones y colas. La empresa contratista, Taboada y Ramos, concluyó en primer lugar la de Lapamán, donde ayer se ultimaban los trabajos de señalización vertical. Inicialmente iba a tener un diámetro de 28 metros, pero finalmente se redujo ligeramente para aminorar la afección sobre las propiedades.

Los trabajos, ayer, en la rotonda de Castrelo. | // GONZALO NÚÑEZ

En estos momentos en el centro de la glorieta permanece un poste de hormigón del tendido eléctrico, que será retirado y trasladado en los próximos días por la empresa Naturgy. También restan los trabajos para concluir las aceras y el tramo de 200 metros de senda peatonal, que no tienen afección sobre el tráfico y proseguirán durante las próximas semanas. En este punto se mejoró el acceso a la playa de Lapamán, se habilitaron nuevos espacios de estacionamiento y se respetaron los árboles que están en la zona. Lo que sí desapareció es una construcción que se encontraba justo en la esquina entre la PO-551 y la bajada a la playa de Lapamán.

Ayer los trabajos se concentraban en el lugar de Castrelo y avanzaban a buen ritmo, tal como confirmaban desde la contratista y la Consellería de Infraestruturas. A lo largo del día de hoy esta construcción vial deberá quedar finalizada para poder entrar en servicio. Al igual que en el caso de Lapamán luego restará completar aceras y bordillos, unas labores que no deben interferir en el tráfico. A mayores se mejoró la visibilidad en un vial que baja desde la zona alta de Cela, donde inicialmente se preveía la construcción de la rotonda.

Los trabajos para el cableado del paso de peatones luminoso en Petís. Gonzalo Núñez

Cableado para los pasos de peatones luminosos

El proyecto del TCA recoge la dotación de redes semafóricas. Una parte se segregó y ya se ejecutó a finales de 2019 en la zona de Loureiro. Ahora resta la instalación de dos semáforos con pulsador en la bajada a la playa de Agrelo y otro en el cruce hacia la carretera que sube a los lugares de A Torre e Igrexario, en Cela. A mayores se colocarán dos pasos de cebra luminosos o “inteligentes”, en los que se activan una serie de señales luminosas al detectar la presencia de peatones. Uno de ellos se ubicará en las inmediaciones de la bajada a la playa de Petís, donde ayer comenzaron los trabajos para colocar las canalizaciones necesarias. El segundo se ubicará muy cerca, en la propia Avenida de Marín, entre los cruces de bajada hacia la calle Pazos Fontenla y hacia Pescadoira, tal como acordaron entre el Concello de Bueu y la Consellería de Infraestruturas.

Compartir el artículo

stats