Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La playa de Vilariño sigue cerrada a la espera de nuevas analíticas del Concello y de Sanidade, que se harán el lunes

Carteles de advertencia colocados por operarios municipales en los accesos a la playa de Vilariño . | // G.N

“Sin novedad” sobre el origen de la contaminación de la playa de Vilariño ni previsiones sobre cuándo se podrá reabrir. La alcaldesa de Cangas, Victoria Portas, habló ayer con responsables de la Consellería de Sanidade para tratar el asunto y trasladarle que el Concello desconoce la procedencia de las bacterias y ni siquiera tiene constancia de que haya existido un vertido, como también le trasladaron desde la UTE concesionaria del servicio del agua. Las autoridades sanitarias tienen previsto realizar el lunes nuevas analíticas de las aguas del baño y la playa solo reabrirá al baño si los índices de enterococos intestinales y/o escherichia coli han descendido por debajo de los límites permitidos. De lo contrario, permanecerá precintada “hasta nuevo aviso”, como advierten los carteles colocados en el arenal.

Portas asegura que, además de las muestras recogidas por los técnicos de la Consellería de Sanidade, el Concello hará por su cuenta otra recogida y análisis para contrastar datos e intentar determinar el origen de los residuos. Los responsables municipales se muestran “convencidos” de que no se trata de un problema en el sistema de saneamiento y depuración, sino que son otras las causas, posiblemente ajenas a la responsabilidad del Concello. Una de las hipótesis que se baraja es que los restos fecales procedan de la limpieza de las sentinas de algún barco que navega por la zona, pues no sería la primera vez que sucede un caso similar. De ser esta, la contaminación afectaría también al entorno, una posibilidad que se quiere aclarar.

Las concejalas de Turismo e Servizos y de Medio Ambiente, Aurora Prieto (ACE) y Pilar Nogueira (PSOE), recibieron esa información de la alcaldesa y confían en que las aguas recuperen la normalidad y la actividad en la playa de Vilariño a corto plazo. La alcaldesa lamenta las restricciones que ha tenido que decretar, aunque respira con más alivio por las previsiones meteorológicas para el fin de semana, que apuntan a cierta inestabilidad atmosférica e incluso lloviznas ocasionales, que hacen disminuir las visitas a las playas.

Compartir el artículo

stats