Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello cierra la playa de Vilariño tras alertar Sanidade de contaminación en el agua de baño

Un operario del Concello de Cangas instalando carteles advirtiendo de los problemas sanitarios en las aguas de la playa de Vilariño. | // G.N. / . | // G.N.

“Contaminación temporal del agua de baño con enterococos intestinales y/o escherichia coli”. Es la advertencia que figura en los carteles colocados por operarios municipales en la playa de Vilariño, vallada desde primera hora de la tarde de ayer tras recibirse en el Concello una notificación de las autoridades sanitarias alertando de la presencia de esas bacterias y recomendando no bañarse hasta nuevo aviso. La alcaldesa asegura que dio la orden nada más recibir el aviso de la Consellería de Sanidade, aunque la analítica fue realizada el martes y no se notificó ninguna incidencia hasta ayer, según señalan técnicos del departamento. Desde la UTE Gestión Cangas, concesionaria del servicio del ciclo integral del agua, aseguran que no han detectado ninguna incidencia en la red de saneamiento ni en el bombeo próximo al arenal afectado, y desconocer la procedencia de esos elementos contaminantes.

“Salió una analítica rara, y por responsabilidad he decidido cerrarla”, manifestó la regidora para justificar la medida. “Mañana [por hoy] nos aseguraremos, y si está correcto, reabrimos y listo”. La orden de vallar la playa y poner carteles informando de los motivos la dio a los trabajadores municipales cuando ya salía por la puerta del consistorio tras su jornada de trabajo matinal, y ni siquiera los concejales de las áreas implicadas sabían a esa hora lo que ocurría. La edil delegada de Servizos e Turismo, Aurora Prieto (ACE), se mostró sorprendida al ser preguntada sobre el problema, al igual que la concejala de Medio Ambiente, Pilar Nogueira. Su compañero en el PSOE y edil de Urbanismo, Eugenio González, tampoco sabía nada de ese asunto y mostró cierto malestar por que no se le comunicara oficialmente.

Una de las vallas desplegadas ayer a lol largo del arenal de Vilariño. | // G.N.

La colocación de vallas con carteles de advertencia en los accesos a la playa y a lo largo del propio arenal también sorprendió a los escasos usuarios que a esa hora de la comida disfrutaban del sol más que del agua. Los visitantes se contaban con los dedos de una mano y la medida de las autoridades sanitarias no les disuadió. “Ya casi estamos acostumbradas a los residuos fecales que desembocan periodicamente en la playa”, manifestó una joven que se dirigía al arenal con una toalla bajo el brazo con el único ánimo de “tumbarse al sol”, aunque sin trivializar con el problema de la contaminación y reclamando “soluciones definitivas”.

Sin embargo, tanto desde el Concello de Cangas como desde la empresa concesionaria recalcaron que la situación de ayer no estaba causada por ninguna incidencia en la red de bombeo, que han generado problemas en varias ocasiones, con el consiguiente enfado vecinal. “Según nos comunica la UTE, [esta vez] no existió tal vertido. Por eso tendremos que analizarlo bien mañana”, repitió la alcaldesa, que dio por hecho que la presencia de esas bacterias fue detectada por los inspectores de Sanidad que se encargan de la revisión periódica.

Normativa sanitaria

Los análisis que realiza Sanidade sobre las aguas de las playas se hacen en estas fechas con periodicidad quincenal, habitualmente los martes en las playas de Cangas. Sin embargo, en el Concello no tuvieron constancia, hasta ayer, de la notificación sobre presencia de “enterococos intestinales y/o escherichia coli” por encima de los máximos permitidos por la normativa vigente, en concreto del Real Decreto 1341/2007, del 11 de octubre, sobre la gestión de la calidad de las aguas de baño.

Residuos fecales en el río Bouzós. | // FDV

Vecinos de la calle Atranco denuncian vertidos de fecales en el río Bouzós

Vecinos de la calle Atranco vuelven a denunciar la presencia de vertidos de fecales en el río Bouzós. Asegura que estos vertidos se llevan produciendo desde principios de semana sin que nadie tome medidas. Aseguran que no solo se denotan que son vertidos de fecales por su aspecto en el río, sino también por el hecho de que al abrir las ventanas de las viviendas para airear el mal olor penetra en su interior para el desasosiego de los vecinos, que ven como nadie tiene respuestas. De la concesionaria del agua se indica que no tiene constancia de ningún vertido en el río Bouzós en la zona de la calle Atranco y que tampoco desde la Policía Local se les informó de nada al respecto. Los vecinos aseguran que sí llamaron a la Policía Local y hoy tienen la intención de acercarse hasta el Concello de Cangas con la intención de hablar con uno concejal o concejala que tenga competencia en esta materia.

Compartir el artículo

stats