Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asocim pide que las mujeres que sufran violencia vicaria sean reconocidas como víctimas de violencia de género

Representantes de Asocim, con responsables de los Centros de Información á Muller de O Morrazo. | // FDV

Asocim, el colectivo que agrupa a profesionales de los centros de información a la mujer, lamenta “un nuevo caso de violencia vicaria” en España, con el secuestro y desaparición de dos niñas en Tenerife por parte de su padre y reclama la necesidad de que este tipo de hechos se reconozcan como parte de la violencia de género. La asociación, de la que forma parte las directoras de los Centros de Información á Muller (CIM) de Cangas, Moaña y BueuPaula Tenorio, Patricia Lores y Montserrat González, respectivamente– lamenta que se repitan ejemplos de este tipo de violencia, que va desde la presión económica, psicológica o física hasta casos extremos, como el asesinato de hijas e hijos que tienen como objetivo de castigar a sus madres, a las que “el maltratador persigue hacer el mayor daño posible”.

Desde esta asociación señalan que en los últimos ocho años son 38 los menores asesinados por sus padres o parejas o exparejas de las madres, crímenes que en muchas ocasiones tuvieron lugar mientras el menor estaba con su padre o durante el régimen de visitas. Recuerdan que las estadísticas del Ministerio de Igualdad apuntan a que practicamente el 90% de las mujeres que sufrieron violencia de género por parte de sus parejas tienen hijos, lo que supone que en España hay más de un millón y medio de menores que viven en hogares en los que el padre ejerce algún tipo de violencia. Aún así, solo un 3% de los casos de violencia de género concluye con la suspensión del régimen de visitas a los padres que ejercieron el maltrato, y en un 5,2% los jueces dictan la retirada de la guardia y custodia a los agresores como medida cautelar.

“Un maltratador nunca puede ser un buen padre”, sostienen desde Asocim, que insta a las autoridades políticas y judiciales a dar pasos en esa dirección y que se reconozca como víctimas de violencia de género a las mujeres que padezcan violencia vicaria. También piden a los medios de comunicación un tratamiento informativo “respetuoso, apartado del morbo y del dramatismo” y que se aborden estos casos con “sensibilidad y rigor”.

Compartir el artículo

stats