Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Área de Rehabilitación Integral de Ons y Cíes naufraga

La presentación del ARI del Parque Nacional Illas Atlánticas, en febrero de 2019, en Bueu.

La presentación del ARI del Parque Nacional Illas Atlánticas, en febrero de 2019, en Bueu. Gonzalo Núñez

Hace ahora dos años la Consellería de Medio Ambiente y el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) presentaban en Bueu la primera convocatoria de ayudas para el Área de Rehabilitación Integral (ARI) del Parque Nacional Illas Atlánticas. Un acto en un espacio rehabilitado –el astillero de Banda do Río– y al que se convocó a los vecinos. Pero dos años después el programa de ayudas a la rehabilitación no acaba de arrancar. O más bien no arranca. Las dos primeras convocatorias finalizaron sin que se presentase ningún proyecto y esta misma semana se lanza la tercera convocatoria, dotada con 32.000 euros y cuyo plazo para la presentación de solicitudes está abierto desde ayer. Pero el Concello de Bueu y la Asociación de Veciños e Amigos de Ons auguran un resultado similar. “Hay demasiada burocracia, poco tiempo y las líneas de ayudas no se ajustan a las necesidades de los vecinos”, resumen el alcalde y la presidenta vecinal, Félix Juncal y María José Pérez.

El parque nacional tiene censadas 130 viviendas, la inmensa mayoría en Ons (100) y luego en Cíes (22). Por ello Juncal y Pérez fueron convocados esta semana a una reunión en Pontevedra con el jefe territorial de Medio Ambiente, José Manuel González, y una responsable técnica del IGVS. Una cita que sirvió para confirmar que la convocatoria del ARI correspondiente a 2020 finalizó nuevamente sin que se presentase ningún proyecto en los archipiélagos de Ons, Cíes, Sálvora o Cortegada. En 2019 ese fiasco puede entenderse porque era la primera vez que se convocaba y por lo apurado de los plazos, mientras que 2020 fue el año de la pandemia y del confinamiento, lo que incluso obligó a ampliar el periodo para presentar iniciativas hasta el 30 de diciembre.

No obstante, Concello de Bueu e isleños creen que el problema va más allá de esas causas circunstanciales. “Si la gente no presenta nada no es porque no quiera, sino porque los plazos son inviables y las líneas de ayuda no responden a las necesidades reales”, explica José María Pérez.

La conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, y el alcalde de Bueu, Félix Juncal, conversan delante de un panel informativo del ARI Illas Atlánticas en su presentación en Bueu.

Las bases del ARI prevén actuaciones relacionadas con el mantenimiento de viviendas, accesibilidad y eficiencia energética. “Pero es que en realidad no nos permiten la rehabilitación. Te dicen que sobre una casa en ruinas no te dan una concesión administrativa y sin la concesión tampoco te dan ayudas en el marco del ARI para la rehabilitación”, afirma la directiva vecinal.

Desde la asociación de vecinos apuntan que en la práctica las ayudas se limitan a aspectos como cambio de ventanas, sustitución de bañeras por platos de ducha –“ni siquiera la construcción de aseos en casas que no los tienen”– o construcción de rampas de accesibilidad. “Lo que tampoco tiene mucho sentido porque la subida desde el muelle hasta las viviendas no es accesible”, añaden.

El otro problema que detectan Concello y vecinos son los plazos ya que las obras deberían estar listas a fecha de 30 de septiembre. “Es inviable por el tiempo de tramitación y porque durante los meses de julio y agosto desde Parques no te permiten obrar ni trasladar material a la isla porque es la época con más visitantes”, exponen.

Así, tanto Concello de Bueu como la Asociación de Veciños e Amigos de Ons reclaman a la Consellería de Medio Ambiente que reformule las bases del ARI Illas Atlánticas para que pueda atender mejor a las verdaderas necesidades de los isleños y reducir la burocracia. Para ello consideran urgente convocar la Mesa por Ons, un órgano cuya creación se acordó en septiembre de 2019, para aclarar cuáles son las actuaciones subvencionables y en qué condiciones.

Viviendas de la isla de Ons con las pancartas contra la declaración de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Juncal también aprovechó la reunión con los responsables autonómicos para deslizar otra propuesta vinculada con la reivindicación de la propiedad de los viviendas. “Mientras la Xunta siga siendo la titular de la propiedad y no quiera reconocérsela a los vecinos lo que debería es destinar recursos propios para esas mejoras. En la situación actual los isleños estarían asumiendo obras que al final redundan en un aumento del valor del inmueble que, según la administración, no es suyo”, argumenta el regidor municipal.

Los vecinos también reclaman que se reúna la Mesa por Ons para hacer balance del año pasado, saber cómo funcionó la plataforma de reservas y si hubo problemas con los cupos. La celebración de este tipo de reuniones era un compromiso de la consellería porque servirían para valorar posibles cambios y mejoras en el sistema de acceso. La directiva vecinal asegura que ha remitido ya dos solicitudes que de momento no han recibido respuesta.

Compartir el artículo

stats