Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casa de Matilde Bares está mejor de lo esperado y Concello y dueños valoran cómo conservarla

La parte trasera de la antigua vivienda de la maestra Matilde Bares, ya limpia de maleza. | // GONZALO NÚÑEZ

La primera inspección a la antigua vivienda de la maestra Matilde Bares, en Bueu, ha revelado una agradable sorpresa. A pesar de su evidente mal estado de conservación, el conjunto de la estructura se encuentra mejor de lo que se podía prever. Los propietarios y responsables municipales han podido realizar una primera inspección in situ, después de que se acometiese la limpieza de la maleza que dificultaba el acceso, y la impresión general es que la conservación es una alternativa viable. Ahora se prevé que los técnicos del Concello de Bueu puedan realizar una inspección en los próximos días para corroborarlo.

El recorrido por las estancias del inmueble, que data de 1905, constatan lo que se podía esperar. Los forjados de madera y los falsos techos están afectados por el paso del tiempo, la humedad y las filtraciones de agua, lo que puede provocar desprendimientos. Por contra, los muros de ladrillo se encuentran en buen estado y la estructura de madera de la cubierta “está casi intacta”, apuntan el alcalde, Félix Juncal, y el concejal de Urbanismo, Martín Villanueva, que acompañaron a los representantes de la propiedad en la visita.

Ante este escenario la posible conservación del inmueble cobra más fuerza y el Concello de Bueu está dispuesto a implicarse para ayudar a los propietarios, una intervención que se justifica ante el “interés social y vecinal” para evitar el derribo de una casa vinculada a la historia reciente del municipio y a una mujer cuya memoria y legado se pretende conservar. “Creemos que con una pequeña intervención es posible asegurar la estructura y que se conserve. A partir de ahí nosotros estamos abiertos a todas las posibilidades”, explican desde el ejecutivo local.

Martín Villanueva argumenta que la más que probable colaboración del Concello de Bueu es también un gesto y compromiso con la propiedad. “Hay que tener en cuenta que a día de hoy no hay nada que les impida continuar con el proyecto de demolición. La situación actual les supone una carga económica y una responsabilidad”, reconoce el edil de Urbanismo, que señala que “lo que urge ahora” es adoptar una serie de medidas de seguridad.

Una de ellas será la colocación de un vallado más alto y cerrado en la fachada principal, con frente a la calle Eduardo Vincenti y que es donde se registraron los desprendimientos sobre la vía pública. La inspección apunta que esos desperfectos están relacionados con las perforaciones realizadas por algunas compañías suministradoras para asegurar el cableado a la fachada.

Compartir el artículo

stats