Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El legado de Staffan Mörling

La familia agradece las muestras de afecto y destaca su contribución para poner en valor las embarcaciones tradicionales

Orgullo y emoción. Son los sentimientos que invaden a la familia de Staffan Mörling al comprobar la repercusión que ha tenido en Galicia y en Bueu el fallecimiento del antropólogo sueco, uno de los grandes referentes de la cultura marítima tradicional gallega. "Cuando leo lo que me envía la gente o lo que etiqueta en las redes sociales me siento muy orgulloso de mi padre y de toda esas personas de Galicia que escriben con tanto cariño sobre él", cuenta emocionado desde Suecia su hijo Lorenzo. La familia espera que próximamente se pueda celebrar un acto de despedida en Bueu, algo que ahora no es posible debido a la excepcional situación provocada por el Covid-19.

El fallecimiento de Mörling tiñe de luto a la cultura marítima de Galicia y da idea de la gran enorme aportación de su trabajo para su puesta en valor. "Recuerdo que cuando era pequeño viajaba mucho con él por Galicia, cuando iba a diferentes lugares a estudiar las embarcaciones tradicionales y a realizar planos. En aquel momento no había tanto interés por los barcos tradicionales, pero eso ha cambiado muchísimo. Hay mucha gente que cuando estoy en Bueu viene a hablarme de mi padre y de su trabajo, hay gente joven que quiere tener una dorna para salir a navegar? Quizás el gran legado de mi padre sea la puesta en valor de ese patrimonio", cuenta Lorenzo Mörling.

La última vez que Mörling estuvo en Bueu fue entre septiembre y octubre del año pasado. Nunca dejó de venir a un lugar que sentía como propio desde que llegase por primera vez en el otoño de 1964. "Siempre fue una persona muy positiva y cuando estaba en España lo notabas aún más alegre. Yo me encargaba de comprarle los billetes de avión para viajar y cuando hablabas con él se notaba que en Bueu se sentía en su sitio, en casa", recuerda su hijo. Una sensación que el mismo Mörling transmitía en sus declaraciones públicas y entrevistas. "Me casé en la iglesia parroquial de Beluso en 1967 y al día siguiente empecé a sentir que ya era de aquí", contaba a FARO justo antes de ser nombrado Hijo Adoptivo de Bueu.

El papel del Museo Massó fue fundamental en ese nombramiento y aportó también la frase con la que se identifica a Staffan Mörling en la placa que da su nombre a la calle de los institutos de Bueu:"Antropólogo sueco namorado de Ons, fillo adoptivo de Bueu e que estudiou a cultura dos barcos tradicionais galegos". La actual directora del museo, Covadonga López, recuerda que José María Massó, que fue el primero en publicar un libro sobre las embarcaciones tradicionales, le impulsó a trabajar en ese ámbito. "Mörling le dio continuidad desde unos criterios más académicos y además lo hizo en un momento en el que la cultura marítima gallega parecía que no tenía ninguna importancia, en el que se la estaba dejando al margen", destaca.

El antropólogo estuvo en numerosas ocasiones en el Museo Massó, en charlas y presentaciones, y compartió alguno de los retos que aún quedan pendientes. "El parque nacional se ha centrado en los valores naturales de Ons, pero los dos coincidimos en que todavía quedan por trabajar los valores antropológicos y etnográficos de la isla, que son muy específicos", subraya la directora del museo. Un trabajo pendiente que también se podría considerar como parte de la herencia que ha dejado Mörling.

La Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial participó activamente en el reconocimiento brindado por el Concello de Bueu en 2006 y aprovechó aquel momento para entregarle su máxima distinción: la dorna de oro. "Fue poco comparado con lo que él nos dio a nosotros", expresaba ayer su junta directiva tras conocer su fallecimiento. La federación destaca el "valor incuestionable" de los estudios de Mörling sobre las embarcaciones tradicionales y su trabajo de campo en la década de 1960, cuando recorrió toda la costa gallega "entrevistándose con persoas en cada puerto, fotografiando y dibujando los barcos tradicionales que encontraba". "Era sueco de nacimiento, pero por derecho era uno de nosotros", resumen.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats