Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran reclamo turístico de la comarca

La escasez de medios y socorristas frenan a los concellos a solicitar más banderas azules

Repiten las candidaturas del último año, con 12 arenales aspirando a tal distinción - Este verano Cangas tuvo que renunciar a la de Areamilla por falta de vigilantes -Moaña descarta A Xunqueira por el mismo motivo

Vecinos paseando por la playa de Rodeira y su entorno, uno de los arenales que optará a la bandera azul en 2020. // Santos Álvarez

Vecinos paseando por la playa de Rodeira y su entorno, uno de los arenales que optará a la bandera azul en 2020. // Santos Álvarez

El calendario marca finales de diciembre y que todavía quedan seis meses para que llegue el verano, pero la preparación de la temporada estival ya está en marcha y los concellos ya han tenido que tomar decisiones como la elección de las playas que optarán al galardón de la bandera azul. El coste económico para la dotación de los servicios requeridos y los recurrentes problemas para la contratación de socorristas, que es uno de los requisitos imprescindibles, motivan que los ayuntamientos descarten solicitar más enseñas. Es más, incluso se reduce la lista de candidatas. Bueu retira de la carrera a Loureiro, a la que presentó por primera vez en 2019, Cangas tiene dudas con Areamilla y Moaña no se atreve a proponer A Xunqueira al no estar segura su aprobación.

La relación presentada por la Concellería de Turismo de Bueu está formada por los cuatro espacios ya clásicos: Lapamán, Portomaior, Lagos y Area de Bon. En 2019 el concello presentó por primera vez la candidatura de Loureiro, después de solucionar los problemas de vertidos a este arenal. No obstante la playa no consiguió el distintivo porque, según las explicaciones de Adeac, debería incorporar previamente los servicios propios de uno de los espacios de bandera azul. Este año se ha optado por retirar la candidatura, entre otras razones porque se duda de que "se pudiesen prestar esos servicios de manera adecuada y porque la playa no reúne todas las condiciones necesarias para conseguir la bandera azul", explican desde el gobierno local.

A pesar del evidente esfuerzo económico y de los problemas para contratar a los socorristas el Concello de Bueu entiende que las banderas azules "son un reconocimiento al que no podemos renunciar", explica la edil de Turismo, Silvia Carballo. Por eso la lista incluye las cuatro playas ya consolidadas, además de los dos centros de interpretación, situados en Cabo Udra y Agrelo, y el sendero litoral de Udra. Carballo subraya que la apuesta por Lapamán, Portomaior, Lagos y Area de Bon "no significa que no se intente mejorar el resto de las playas". En este sentido la concejala avanza que desde el departamento de Turismo se está trabajando en un proyecto integral para los arenales del municipio, en el que se incluyen aspectos como señalización, servicios básicos, limpieza, baños... "Se trata de una actuación no solo enfocada hacia el turismo, sino hacia el conjunto de la ciudadanía para la puesta en valor de los recursos naturales del concello", argumenta Silvia Carballo.

El Concello de Cangas tiene una postura similar. Aunque el pasado verano renunció a izar la bandera azul de la playa de Areamilla por carecer de suficientes socorristas, desde Adeac, la asociación que las concede, entienden que se trata de un problema puntual, que la administración local actuó con coherencia y que, por tanto, no procede amonestar ni imponer sanción alguna por esos hechos. En consecuencia, el gobierno municipal -y en concreto la Concellería de Turismo e Servizos que ahora dirige Aurora Prieto- ha decidido repetir solicitud de bandera para los siete arenales del año pasado: Areabrava, Areamilla, Liméns, Melide, Menduíña, Nerga y Rodeira.

Los responsables municipales señalan que su intención es adelantar el proceso de contratación de socorristas y barajan la opción de reforzar la plantilla con "auxiliares", una figura con responsabilidades más limitadas pero que serviría de apoyo para mantener el servicio. También apuntan que, a pesar de mantener la solicitud para siete arenales -la opción de recuperar Vilariño está aparcada hasta que se resuelvan los problemas de vertidos residuales-, renunciarían a alguna si no se logra personal suficiente, al inicio de la campaña estival, y en ese extremo Areamilla sería la primera candidata porque es la más pequeña, la más próxima al centro urbano y la más fácil de cubrir con medios desplazados puntualmente.

En Moaña el Concello solicitó únicamente la distinción para la playa de O Con, recuperada en el año 2016 y que ondeó la bandera azul desde entonces. El concejal de Medio Ambiente, Odilo Barreiro, explica que siguen sin intentar extender el galardón al arenal de A Xunqueira precisamente por las dificultades para cubrir durante todo el periodo con el requisito de la vigilancia. Con fondos propios el Concello intentó el año pasado contratar a seis socorristas para que vigilasen O Con y A Xunqueira, pero en los últimos años es habitual la convocatoria de varios procesos de selección por falta de candidatos.

Compartir el artículo

stats