DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un moañés que da vida a troncos en Siberia

Yosi Ochoa realizó un hombre trasquilando un carnero en el mundial de talla de troncos en Tomsk, en Rusia

Tronco de un metro de diámetro   |  Yosi Ochoa tuvo que hacer frente a la complejidad de trabajar en un tronco de un metro de diámetro con una motosierra de menos potencia que la suya habitual.

Tronco de un metro de diámetro | Yosi Ochoa tuvo que hacer frente a la complejidad de trabajar en un tronco de un metro de diámetro con una motosierra de menos potencia que la suya habitual.

El pasado día 19, José Antonio Fervenza "Yosi Ochoa", conocido como el aizcolari moañés, llegaba desde O Morrazo a la ciudad de Tomsk, en la región rusa de Siberia, para competir en la Fiesta del Hacha, una prueba de carácter mundial, en la categoría de escultura de troncos con motosierra. "Aquí estamos, acabo de terminar la sesión de hoy, mejor que ayer porque la motosierra que nos dieron es de menos potencia y con espada de 30 centímetros para un tronco que tiene un metro de diámetro", aseguraba el miércoles 21 y añadía: "El tronco va cogiendo forma".

La prueba concluyó el domingo. Yosi Ochoa no entró en el podio que se lo llevaron Rusia, con el primer y segundo puesto; y Mongolia, con el tercero; pero ha salido muy satisfecho de su escultura, un hombre trasquilando un carnero que realizó a lo largo de cuatro jornadas consecutivas, con 10 horas diarias de trabajo.

El vecino de Moaña compitió en el número 60 con la bandera de Galicia en las vallas que protegían su campo de trabajo y rodeado de cientos de personas que desfilaban por el parque forestal para ver las esculturas y a los profesionales trabajando:"El evento ha sido espectacular, la organización ha sido de 10, hubo conciertos y exposiciones de herreros y de cerámica. Volveré a repetir sin pensármelo. La gente nos trataba como super maestros de la escultura. Miles de personas pasaron a diario por el recinto del parque forestal para hacer fotos y ver las obras", reconoce Yosi Ochoa.

Para competir en esta Fiesta del Hacha, el aizcolari moañés realizó un hombre trasquilando un carnero, una escultura de la que se ha sentido muy satisfecho, sobre todo por la dificultad del tronco, de un metro de diámetro.

Asegura que los dos primeros días fueron "un infierno" porque tuvo que desbastar el tronco de tanto grosor con una mtosierra facilitada por la organización, de menos cilindrada y potencia que a la que él está habituado, con una espada de 30 centímetros, si bien luego pudo cambiar a otra de 40: "Perdí mucho tiempo por esta falta de potencia y el tamaño del tronco".

A su alrededor asegura que el nivel de las esculturas era impresionante. Yosi Ochoa estaba rodeado por muchos de los mejores escultores de tronco del mundo: "Se te caen los ojos al ver a los veteranos con múltiples herramientas hacer espectaculares figuras". Con respecto a la suya asegura que quedó muy contento "conseguí hacerla sin mis herramientas y estoy muy satisfecho".

El primer premio, que se lo llevó Rusia, fue por una escultura de un hombre mayor con bastón caminando con sombrero. El segundo puesto del podio, que también se lo llevó Rusia, fue por una escultura de Jesús de rodillas mirando el cielo. Mongolia fue el país que se llevó el tecer puesto con un caballo con chino y una cría de cabra recién nacida.

Todos los tallistas trabajaron una media de 10 horas diarias. Además de la obra grande, también realizaron un speed carving, que consistía en esculpir una obra libre, en 30 minutos. En su caso, realizó un búho en una piedra con una cría.

El viernes 23, Yosi aseguraba a través del teléfono a las 16:20, hora española: "Aún me quedan 30 minutos de trabajo y los voy a aprovechar". Al día siguiente, tras la comida los jueces iban a decidir quiénes eran los ganadores, aunque los inscritos en la competición pudieron seguir trabajando hasta el domingo: "Mi escultura me costó por las dimensiones del tronco y la falta de herramientas, pero estoy satisfecho. El primer día era desesperante desbastar; el segundo volví a trocear el restante para hacer el cuerpo del carnero y el tercero, ya empezó a coger forma para rematar la escultura el cuarto día".

El moañés tiene ahora la mente puesta en el 1 de septiembre, en la exhibición que tiene prevista en Tameiga (Mos) y después se centrará en una competición en Lituania, a la que también fue seleccionado, esperando también la apertura de nuevas inscripciones.

Compartir el artículo

stats