Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña atajará las grietas del cruceiro barroco de San Martiño

El Concello espera que una restauración permita determinar la autoría y fecha de construcción

El castro que se restaurará. // Gonzalo Núñez

El castro que se restaurará. // Gonzalo Núñez

El Concello de Moaña ha encargado un proyecto técnico para la restauración del cruceiro de San Martiño, muy integrado en la vida de la parroquia y punto de referencia en la multitudinaria procesión de las fiestas parroquiales. Y es que, tras el aviso del historiador local Manuel Uxío García Barreiro a través de la Asociación de Veciños de San Martiño, el edil de Cultura e Patrimonio, Salvador Meira, junto al capataz y el cantero municipal, comprobaron que el capitel presenta dos grietas considerables, una en la parte frontal, en donde comienza la imagen religiosa, y otra en la parte posterior.

Se trata de una pieza barroca y, aunque no se sepa la fecha exacta de su construcción ni su autoría, todo apunta a que se levantó en el siglo XVIII. Se denomina "Cruceiro das Angustias" por la escena que representan las imágenes en su cara sur.

Al parecer estos daños se deben a unas cuñas de metal que con el paso del tiempo y sobre todo con los cambios de temperatura se dilataron y provocaron esas grietas que presentan riesgo de crecimiento.

El cruceiro de San Martiño cuenta con un grado de protección integral en el PXOM moañés. El concejal trasladó su situación a la Dirección Xeral de Patrimonio, que señaló la necesidad de un proyecto técnico de restauración redactado por un arquitecto con formación en restauración de bienes de interés cultural.

El Concello recibió ya un proyecto básico y el coste del definitivo superará los 700 euros. Meira espera que en tres semanas pueda tener en su poder todo el proyecto, que será trasladado a Patrimonio para lograr el visto bueno definitivo para poder acometer la intervención. A lo largo de febrero podrían arrancar las obras si los plazos no se dilatan más de lo previsto.

El titular de Cultura explica que solicitarán a la Deputación de Pontevedra la colaboración de la Escola de Canteiros provincial para reducir costes en la restauración. Asimismo, pedirán a Patrimonio el permiso para intervenir también en la base de piedra formada por escaleras de piedra hexagonales.

Desde el Concello esperan que Patrimonio autorice la actuación en la base, que se realizaría con personal municipal. Además, no se pierde la esperanza de que estos trabajos saquen a la luz la autoría original de este elemento patrimonial y la fecha exacta de su construcción. Para ello el cantero tendría que haber dejado su firma en la parte inferior, cubierta por el pedestal.

Se levanta en el lugar conocido como "O Cruceiro", aunque el propio Manuel Uxío García explica que el topónimo es muy anterior a la construcción de las piezas y se debe a un cruce de caminos. Hasta hace 60 años, a su lado se podía ver otra cruz del siglo XVII. Se trata del "Cuceiro da Soidade", desplazado a otro punto de la parroquia tras la construcción de la carretera.

Compartir el artículo

stats