Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pesca deriva a Defensa 18 millones de sus fondos COVID para renovar tres patrulleras

Modernizará los buques de vigilancia pesquera “Alborán”, “Arnomendi” y “Tarifa”, construidos por Freire | Representa casi el 20% del plan destinado al sector pesquero

La patrullera de altura “Tarifa”, navegando en la ría de Vigo. | FREIRE

La patronal pesquera Cepesca creó un programa de 14 proyectos para modernizar la industria extractiva con los que optaba a hacerse con 381 millones de euros de los fondos que iba a recibir España en base al mecanismo de recuperación tras el golpe del COVID. Con el paso de los meses, la ilusión se desinfló: El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación decidió dedicar al sector apenas un 10% de los 1.051 millones de su Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR). Así, el departamento que dirige Luis Planas dejó solo 100 millones para cumplir seis objetivos. Ahora, casi un 20% de estos fondos (18 millones) irá a parar al Ministerio de Defensa, que lo utilizará para modernizar los buques de vigilancia pesquera Alborán, Arnomendi y Tarifa, construidos en su día por el astillero vigués Freire Shipyard y que opera la Fuerza de Acción Marítima de la Armada.

El Consejo de Ministros aprobó el movimiento en su reunión de la semana pasada. El Gobierno autorizó la transferencia de crédito, por importe de 10 millones de euros, desde Pesca a Defensa, a los que se sumarán otros 8 millones el próximo año. La cuantía se descontará del objetivo del PRTR para el “reforzamiento del liderazgo de España en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”, que contaba con 44 millones de euros.

La patrullera "Arnomendi", construida por Freire Shipyard. Freire

Con esta cuantía, el Ministerio licitó y contrató con el Grupo Armón (con su firma Auxiliar Naval del Principado) la construcción de cuatro patrulleras ligeras por 21,5 millones de euros. Y, ahora, destinará dinero a Defensa para la modernización de los tres patrulleros de vigilancia pesquera de altura. “El MAPA se obliga a sufragar los costes que generen las operaciones de modernización de los patrulleros, dentro de sus límites presupuestarios, y a transferir para ello al Ministerio de Defensa 10 millones de euros en el ejercicio 2022 y 8 millones de euros en 2023”, recoge la referencia del Consejo de Ministros.

Las tres embarcaciones son desplegadas a menudo para vigilar la pesca tanto en aguas nacionales como en el exterior. Pertenecen a la denominada “clase Chilreu”, cuya primera unidad del mismo nombre fue fabricada en Gijón, a la que siguieron más tarde las tres que ahora se actualizarán y que fueron construidas en Vigo por parte de Freire.

Los barcos

Tienen entre 65,9 y 68,3 metros de eslora y entre 10,5 y 11 metros de manga. El primero lo entregó en 1997 y el último en 2003. De ellos, solo el Arnomendi está en Ferrol, ya que los otros dos tienen su puerto base en Cartagena.

Se espera que en las próximas semanas se lance la licitación para esta modernización de la que todavía no se ha informado en qué consistirá. De hecho, lo más probable es que coincida en el tiempo con la que se está preparando para el nuevo buque oceanográfico que también opera la Armada, el Hespérides, cuya renovación fue adelantada por FARO.

Compartir el artículo

stats