Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malvinas amplía a mayo el plazo para el cambio accionarial de las pesqueras

Pide un 51% de capital de las socias locales en las “joint venture” a cambio de aumentar 25 años la vigencia de las licencias | “Buen ritmo” en la primera campaña de calamar

La flota gallega fondeada en Malvinas, con dos barcos en primer plano y varios más al fondo. | CRAIG THAIN

La flota con base en Vigo que pesca calamar Loligo en aguas de Malvinas, en el Atlántico sudoriental, lleva desde el pasado 23 de febrero en la primera campaña del año. Son 16 buques que pertenecen a firmas formadas por armadoras gallegas y malvinas. Joint ventures (empresas conjuntas) que explotan los grandes arrastreros congeladores que operan bajo bandera del archipiélago en una pesquería sostenible y con una tendencia estable de capturas, lo que deja grandes réditos a la administración local. Precisamente por eso, el Gobierno malvino lleva tiempo trabajando en sacar el máximo partido a sus recursos y los beneficios obtenidos de ellos. El pasado año adoptó la norma que otorga una generosa extensión de las licencias de pesca para 25 años (las actuales expiran en 2031) a cambio de que el accionariado de estas joint ventures sea local en un 51%. Aunque todo apuntaba a que el año pasado se concretaría, Malvinas ha postergado la fecha límite para concretar esta malvinización, que según fuentes de las armadoras culminará a finales de mayo.

El "Castelo", al comienzo de la campaña de este año. Craig Thain

Este proceso, avanzado por FARO en noviembre de 2019, fue muy discutido por parte de la industria pesquera, tanto la radicada en el archipiélago como sus socias extranjeras. Sin embargo, la Asamblea Legislativa (el órgano que dirige el archipiélago) dio el pistoletazo definitivo con la ley aprobada el pasado septiembre.

Si bien algunas pesqueras ya dieron el paso, como hicieron la viguesa Copemar y su socia South Atlantic Squid, muchas han ido dilatando la decisión al tratarse de un tema que consideran “delicado” y, además, voluntario.

La cifra

La primera campaña del año de calamar arrancó con buenas cifras en la primera semana al alcanzar las 5.700 toneladas de calamar en las primeras jornadas.


No todas las armadoras ven con buenos ojos perder el control accionarial de la joint venture siendo los que aportan el buque, además de que la renovación de las licencias con la extensión de su vigencia vendría apoyada por una serie de propuestas, principalmente la inversión en renovar los arrastreros por unos más modernos y eficientes. De no acceder a la renovación, la licencia actual (denominada ITQ, siglas en inglés para “cuota transferible individual”) expirará en 2031 en lugar de en 2046 con la que proponen ahora desde la capital isleña (la nueva ITQ B).

El motivo por el que se ha ampliado el plazo hasta finales es por temas meramente burocráticos, según informan desde el sector, que avanzan también que las empresas se encuentran con el cierre de cuentas anual y tras un mes de enero centrado en la salida de los buques desde Vigo. “Hay que añadir mucha información y es complejo”, apuntan las mismas fuentes.

Campaña

Mientras se concreta esta decisión de las armadoras, los 16 buques del calamar avanzan a buen ritmo en los primeros días de la campaña. Según los datos del Departamento de Pesca de Malvinas, solo hasta el pasado 1 de marzo se capturaron 5.700 toneladas. “Es un buen ritmo de producción, similar a la primera del año pasado y satisfactorio”, explican desde el sector.

Ayer los barcos estaban trabajando al noreste de las islas tras el cierre decretado en el sur, en torno a Beauchene, para cuidar el calamar juvenil. “En la campaña experimental se encontró una biomasa grande e importante, pero también calamar pequeño”, recuerdan desde las armadoras, que explican que en el norte “el nivel de capturas sigue siendo bueno y los tamaños también”.

El año pasado la flota culminó las dos campañas con un total de 95.620 toneladas de calamar Loligo.

Compartir el artículo

stats