Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Eurocámara se posiciona frente a la eólica marina

Aerogeneradores en un parque eólico en el mar. | EVE VAN SOENS

El bum de la eólica marina, que ya llegó a Galicia con los primeros parques proyectados por Iberdola en aguas al norte de la comunidad, se encuentra con la oposición de la Eurocámara. Los diputados comunitarios creen que los parques eólicos marinos pueden tener un “grave impacto negativo en la vida marina y la pesca”, como denuncia el sector pesquero gallego. Por este motivo, el Parlamento Europeo adoptó un texto en el que piden que la flota comunitaria que se vea afectada por estas instalaciones sea compensada económicamente, además de que forme parte activa del proceso de decisión antes de la construcción de los parques para evitar llegar a esos extremos. Se ganan la vida en el agua y, por tanto, es lógico que este sector tenga una voz decisiva en forma de participación efectiva, más que una simple consulta”, explicó el ponente del texto, el eurodiputado holandés Peter van Dalen.

Los Estados miembro tienen previsto enviar próximamente a la Comisión Europea sus planes espaciales marítimos para los próximos 20 a 30 años, que prevén implantar estos molinos de viento en alta mar como manera de producir energía verde (como recogió el borrador presentado por España).

Turbinas eólicas en el mar. EP

Seguiremos de cerca las decisiones de la Comisión, en particular sobre los estudios ambientales”, señaló el eurodiputado en una rueda de prensa el martes, previa a la adopción del texto.

La vicepresidenta de la CE Dubravka Suica, dijo en el debate en el pleno de la Eurocámara esta semana que los parques eólicos deben estar siempre en línea con las estrategias europeas y que la propia legislación reconoce la necesidad de asegurar el acceso al mar y la convivencia de todos los usuarios.

En ese contexto, indicó que la idea es crear un formulario verde para establecer sinergias y reconciliar los usos que puedan entrar “en competencia”.

El informe destaca que los mares de la UE ya albergan más de 5.000 turbinas y advierte de que hará falta ocupar hasta quince veces más espacio marino para alcanzar los objetivos de capacidad de energía eólica marina para 2050.

Los eurodiputados quieren que los pescadores y otros actores especialmente afectados por los parques eólicos sean consultados antes de su instalación y que solo se construyan si hay garantías de que no habrá consecuencias negativas a nivel medioambiental, ecológico, socioeconómico o sociocultural. Una opinión que va en línea con lo expresado en su momento por la patronal pesquera europea Europêche.

Tal y como denunciaron las cofradías gallegas y siete asociaciones de armadores de la comunidad ante la iniciativa de Iberdrola en la costa gallega, el documento de la Eurocámara recoge que las pesquerías costeras y de pequeña escala, que representan el 80% de todos los buques pesqueros de la UE, pueden verse “especialmente perjudicadas por la instalación de nuevas turbinas eólicas en el mar”.

Para ayudar a ello, la Eurocámara también pide que se investigue más sobre cómo evitar y mitigar sus efectos negativos.

Compartir el artículo

stats