31 de diciembre de 2018
31.12.2018
Balance de los centros de primera venta gallegos

Las lonjas cierran 2018 con una caída del 8,5% en las ventas por un nefasto segundo semestre

Facturan 465,3 millones, cifra más baja desde 2015, tras el récord en los primeros seis meses -Merluza y cabalón, principales puntos negros

31.12.2018 | 00:45
Las lonjas cierran 2018 con una caída del 8,5% en las ventas por un nefasto segundo semestre

A mediados de año todo hacía pensar que las lonjas de Galicia cerrarían otro año para enmarcar. El récord de facturación de 224 millones de euros en los primeros seis meses dio alas al sector y, con las habituales buenas ventas navideñas en el horizonte, se esperaba volver a superar por segundo año seguido los 500 millones de euros en ventas. Sin embargo, el segundo semestre del año no fue como se esperaba y los puntos de primera venta de la comunidad han cerrado el año con 465,3 millones de euros, un 8,5% menos que el año pasado y la cifra más baja desde 2015. La fuerte caída en las descargas de merluza y cabalón provocó que solo en esas dos especies se perdieran más de 32 millones, que no pudieron ser compensadas con los buenos datos del sector marisquero o de especies como jurel, caballa o pulpo.

El principal motivo en la caída de las ventas en las lonjas se explica por la merma en las descargas. Según los datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca -a falta de las notas de venta de los últimos días del año-, el producto llegado a las costas gallegas este 2018 bajó casi un 20% en volumen, con 170.306 toneladas, la cifra más baja en el último lustro. Esto se explica especialmente por la ausencia de la especie que estaba compensando la falta de cuotas a la flota de cerco: el cabalón. También conocida como xarda pintada, la especie no apareció tanto este año, ya que se subastó un 56,7% menos (23.289 toneladas). Ni la subida de casi 10 céntimos en el precio medio compensó la falta de recurso y las ventas bajaron un 46,8%, hasta 10,3 millones.

La bajura, que mejoró levemente las ventas en el caso del jurel (25, millones, un 10,8% más), la xarda (11,9, un 48% más) o la anchoa (5,6, un 163,7% más), también sufrió otro revés por la delicada situación de la sardina. En plan de gestión ideado por España y Portugal para intentar mejora la biomasa de la especie dejó pocas posibilidades de pesca para cerco y xeito, lo que propició una bajada del 28% en las descargas (2.480 toneladas) y, por lo tanto, también en las ventas: 19,4% en las ventas (4,8 millones).

En el primer semestre las principales especies del arrastre (merluza, rape y rapante) tiraban de las ventas, pero ya se apreciaba una leve caída respecto a los primeros seis meses de 2017. Desde julio la situación empeoró, sobre todo en el caso de la merluza. La especie por excelencia (la que más se descarga y la que más dinero deja todos los años) cierra el año con un batacazo del 16,5% en las ventas (118,7 millones) al caer en el mismo porcentaje las descargas (27.075 toneladas). Lo mismo sucedió, aunque en menor grado, con el rape y el rapante. En el primer caso se vendieron 7.108 toneladas (-11,5%) por 40,7 millones (-8,2%); en el segundo, 6.469 (-12%) por 27,5 millones (-14,4%).

En el resto de las principales especies por volumen de ventas las cifras fueron bastante parejas respecto al año pasado en Galicia. Bonito del norte, castañeta, lenguado, navaja, erizo de mar o lubina se mantuvieron estables en cuanto a facturación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook