En el tren, no sin mi patinete

Los usuarios del Eje Atlántico rechazan la prohibición de Renfe de viajar con estos vehículos a partir del 12 de diciembre

Candela Puime, viguesa con una ligera discapacidad en una pierna, lo emplea para ir al colegio de su hija y el trabajo

La viguesa Candela Puime, con su patinete eléctrico en la estación de tren de Vigo-Urzáiz

La viguesa Candela Puime, con su patinete eléctrico en la estación de tren de Vigo-Urzáiz / Marta G. Brea

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

Una piedra más en el camino diario que recorren los viajeros del Eje Atlántico. La decisión de Renfe de prohibir el acceso con patinetes eléctricos a todos sus trenes ha generado un notable malestar entre unos usuarios que ya padecen los retrasos crónicos de 15 minutos y la falta de plazas. Es por ello que desde las asociaciones Media Distancia Galicia y Perder o Tren reclaman que suspenda esta prohibición prevista a partir del martes 12 de diciembre.

Intermodalidad, sostenibilidad o resiliencia son palabras de moda en boca de los políticos. Pero si del dicho al hecho hay un trecho, la distancia en este caso se agiganta. “El auge de este tipo de vehículos refleja la lentitud y dificultad para cooperar entre Administraciones, coordinar servicios y ofrecer con la agilidad soluciones de movilidad” señalan en su comunicado.

Al mismo tiempo, ponen el foco en la falta de sensibilidad del Renfe ya que esta medida, que permitirá la expulsión de pasajeros de los trenes dentro de dos semanas si portan un patinete eléctrico, no ha sido consensuada ni comunicada previamente a usuarios, administraciones locales o el propio Adif. Ambas entidades comparten una decisión tomada “en base a criterios de salud y seguridad” pero incide en que no se han buscado alternativas ni regulaciones.

Diversos estudios en toda Europa apuntan a que los patinetes eléctricos han captado viajeros que antes realizaban estos trayectos a pie y no en coche o moto. Sin embargo, los propios usuarios apuntan a que se han convertido en una necesidad debido a los retrasos que llevan denunciando desde 2021 y que han empeorado notablemente en los últimos meses.

“Hacen de los vehículos de movilidad personal y las bicicletas un elemento imprescindible ya que mitiga las deficiencias del servicio público ferroviario”. Es decir, “compensan” los retrasos y trastornos que Renfe y el bus urbano generan en su día a día.

Es el caso de la viguesa Candela Puime, que además sufre una ligera discapacidad en el pie por lo que los patinetes eléctricos se adaptan “de perlas” a su situación. Con ellos se desplaza al colegio de su hija, a la estación de tren y a su trabajo en Pontevedra. Es por ello que ha puesto en marcha una petición en Change.org y ha desarrollado una comparativa entre las baterías de estos artilugios. “Yo no tengo la culpa de que haya tarados que los manipulen y les revienten” añaden otros viajeros afectados.

Desde la operadora pública se defienden alegando que esta prohibición ya se ha implantado en numerosas circunstancias. Sevilla fue la pionera en 2021 en horas puntas, siguiéndole este año Cataluña o Madrid. También destacan los problemas originados en el Reino Unido, con el Metro de Londres a la cabeza.

La viguesa Candela Puime, una de las afectadas por la prohibición
de los patinetes eléctricos en los trenes por parte de Renfe.  // Marta G. Brea

La viguesa Candela Puime, una de las afectadas por la prohibición de los patinetes eléctricos en los trenes por parte de Renfe. // Marta G. Brea / Víctor P. Currás

40 millones en una aplicación que potencia los patinetes

La decisión del Consejo de Administración presidido por Raül Blanco supone un cambio de rumbo en el proceso de modernización de la compañía. Hace un año lanzaron la plataforma de transporte multimodal “dõcõ” tras una inversión de 40 millones de euros.

Con el objetivo de captar 650.000 viajeros nuevos en el ferrocarril y facturar 158 millones de ingresos en el próximo lustro incorporó a empresas privadas de movilidad como Bolt, Cooltra, Karhoo, Movitaxi y Reby, especialista esta última en patinetes.

Actualmente apenas suma más de 50.000 descargas y 72 reseñas (con un 3,2 de nota) en la Play Store.