Sanidade planea trasladar al Hospital Meixoeiro la unidad de reproducción asistida

El departamento necesita más espacio

Hace 300 ciclos de fecundación in vitro al año

La consellería destina 2,2 millones a equipamiento para los tres dispositivos gallegos

Reunión (desde la izq.) de Ortiz, García Comesaña, Puente, Ocón, López y Fernández, en la unidad de reproducción asistida.

Reunión (desde la izq.) de Ortiz, García Comesaña, Puente, Ocón, López y Fernández, en la unidad de reproducción asistida. / FdV

Hace tiempo que el espacio destinado a la Unidad de Reproducción Asistida del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) se queda pequeño y hace años también que se habla de un traslado. Sin embargo y pese al crecimiento de la demanda social en este ámbito, aún no se ha producido. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, explicó hoy que la opción que se baraja es su mudanza al Hospital Meixoeiro.

El responsable autonómico justificó que la unidad, que hoy ocupa dependencias en dos plantas del centro integral Taboada Leal –en la calle Pizarro–, no entró en la reordenación de la hospitalización que se produjo con la apertura del Hospital Álvaro Cunqueiro porque todavía era muy reciente el estreno de sus instalaciones allí, en 2010. Recordó que había sido una “apuesta importante para el área sanitaria” y que de aquella “prácticamente” duplicó su espacio.

Admite que, a día de hoy es el único departamento de actividad hospitalaria –dispone de consultas externas, laboratorio, un quirófano y una pequeña sala de reanimación– que está fuera del “ámbito de concentración bien del Cunqueiro o bien del Meixoeiro”. La unidad involucra a los servicios de Ginecología, Análisis Clínicos y Anestesia y atiende a pacientes de Vigo, Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras.

“Es un reto para nosotros y un compromiso con los profesionales buscar alternativas para reubicarlo completamente en el Meixoeiro”, señaló e indicó que una opción con “muchas posibilidades” tiene un “problema de accesibilidad de los pacientes” que habría que resolver.

El conselleiro destacó que buscan que esté en un hospital para evitar que los pacientes tengan que “repartir sus citas de procesos por varios centros”. Y también para beneficiar a los profesionales de los distintos servicios. En el Meixoeiro se encontraría el laboratorio central, en cuanto a Análisis Clínicos, y también hay anestesistas, tanto en la Unidad del dolor como en el circuito de cirugía mayor ambulatorio o de corto ingreso. Más escasa es la presencia de Ginecología, con profesionales solo en la Unidad de Mama.

García Comesaña quiso dejar claro que, “en todo caso, esta unidad no tiene ningún problema más que el espacio lógico de crecimiento; no está obsoleta ni mucho menos”. El conselleiro subrayó la inversión de 2,2 millones de euros recogida en los presupuestos del próximo año para dotar de nuevo equipamiento a las tres unidades gallegas de reproducción asistida –las de Vigo, A Coruña y Santiago–.

Dotación nueva

Incorporarán por primera vez incubadoras time-lapse. Los embriones fecundados in vitro crecen durante algunos días en el laboratorio en unas condiciones adecuadas para su crecimiento. Para evitar tener que extraerlos para ser analizados, con el consiguiente estrés que sufren, esta nueva tecnología cuenta con una cámara para observar su evolución. Con ello se aumentan las posibilidades de éxito.

Por otra parte, se les dotará de una plataforma informática común con software V-repro y se implantará un sistema electrónico de bioseguridad y trazabilidad que evita el riesgo de errores humanos en el manejo de material biológico.

También se adquirirán tres incubadoras trigás –con concentraciones de oxígeno similares a las del útero de las mujeres–, tres tanques de congelación, un microscopio invertido, seis ecógrafos, una lupa con la capacidad de vitrificar embriones y un sistema de micromanipulación tipo Narisiqui –microscopio que permite la observación y también microinyectar en embriones u ovocitos–.

Según los datos de las memorias de actividad del Área Sanitaria de Vigo, la unidad ha realizado 1.369 procedimientos en 2022, prácticamente los mismos que en el año anterior –en concreto, un 2% menos–. La cifra más alta es de 2015 –1.612–, seguido por 2019 –1.421–, tras lo que se produjo un parón por la pandemia –1.045–.

Hay varios tipos de procedimientos. En particular, la consellería cifra en unos 300 ciclos al año los de fecundación in vitro –proceso por el que se extraen óvulos de la mujer para luego fecundarlos en el laboratorio y transferir embriones resultantes–.