El mosquito tigre se expande por Vigo y obliga a actuar en el colegio de O Chouzo

Colocan pastillas antilarvas en las arquetas y se limpiarán los canalones

Saúde Pública y el Colegio de Farmacéuticos organizaron una jornada para formar a las boticas

Vista del CEIP Emilia Pardo Bazán, conocido como el colegio de O Chouzo.

Vista del CEIP Emilia Pardo Bazán, conocido como el colegio de O Chouzo. / Marta G. Brea

Como una mancha que se va extendiendo por el mapa con el tiempo. Así ven en la Dirección Xeral de Saúde Pública la expansión del mosquito tigre en la zona sur de la provincia de Pontevedra. Si la Consellería de Sanidade confirmaba la semana pasada la presencia del aedes albopictus en el municipio de Vilaboa –el quinto, tras Moaña, Cangas, Redondela y Vigo–, la aplicación Mosquito Alert muestra que también se está extendiendo por la ciudad. Hasta ahora, Teis era la principal zona afectada, con algunas notificaciones en Lavadores. Ahora, en el mapa de este proyecto de ciencia ciudadana cooperativa, hay avisos desde la plaza de la Independencia hasta Navia. Dos de ellos en el Centro de Educación Infantil y Primaria Emilia Pardo Bazán –conocido como O Chouzo–.

Desde la Dirección del colegio explican que los profesores se empezaron a quejar de las picaduras el 8 de septiembre, algo que se fue intensificando en septiembre y principios de octubre. Ahora está la situación más relajada. Cuentan que acudieron servicios municipales que introdujeron pastillas antilarvas en las arquetas y planean limpiar los canalones. Como una situación más definitiva, profesionales les hablaron de la posibilidad de fumigar o de poner mosquiteras en sus numerosas ventanas. Descartada la primera por sus riesgos, solicitan ayudas a la Administración autonómica o la local para la segunda, que sería una actuación costosa.

Inés Mato (izq.) y la farmacéutica Beatriz García, en la jornada formativa de la pasada semana.

Inés Mato (izq.) y la farmacéutica Beatriz García, en la jornada formativa de la pasada semana. / FdV

Acabar con él es “muy, muy complicado” porque tienen una gran capacidad de adaptación y pueden poner huevos al borde de cualquier pequeña cantidad de agua estancada –incluso, un tapón–. “Estamos intentando poner todas las medidas para que su expansión sea lo más controlada y menos rápida posible”, explicaba Inés Mato, subdirectora xeral de Programas de Control de Riscos Ambientais para a Saúde de la Dirección Xeral de Saúde Pública, en una entrevista concedida con motivo de la formación que la semana pasada ofrecieron a los farmacéuticos de la provincia, en colaboración con su colegio profesional.

Mato señala que, por lo que se puede observar en otras zonas de España donde este insecto está presente, septiembre y octubre son los meses “de mayor incidencia” ¿Por qué? Este insecto no lleva bien las altas temperaturas del verano y necesita agua para que se desarrollen sus larvas. Tampoco aguanta el frío, así que esperan que los adultos desaparezcan en noviembre. “En 15 días nos dará un respiro”, calcula. Sin embargo, los huevos son muy resistentes. “No va a desaparecer o, por lo menos, en otros sitios no lo ha hecho”, señala. “Veremos el año que viene”, añade e indica que tendrán activados programas de vigilancia e información.

Para ponérselo más difícil, solicita la colaboración ciudadana, ya que estima en un 80% los lugares de cría que están en propiedades privadas. Para evitar que los huevos se conviertan en larvas, hay que eliminar estos puntos con pequeñas concentraciones de agua o cambiarla cada tres o cuatro días.

Red centinela

Gracias a la colaboración de las farmacias, quieren crear una red centinela que les ayude a detectar la presencia del mosquito en aquellos municipios en los que aún no la tienen confirmada. Por ello, en la jornada de formación les han animado a notificar los aumentos de picaduras complejas a través del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra.

El mosquito tigre es importante porque es un potencial transmisor del virus del dengue, Zika y chikungunya. Pero para ello es necesario que piquen antes a una persona infectada y, hasta ahora, los casos que ha habido en Galicia han sido esporádicos e importados. Sanidade hace labores de vigilancia y Mato explica que las boticas podrían también colaborar en ellas en zonas con presencia del mosquito, gracias a su cercanía a la población. “Por ejemplo, si alguien comenta que ha vuelto de vacaciones de lugares que tienen estas enfermedades y tiene fiebre”, señala y añade que muchas veces son leves o asintomáticas, por lo que no acaban ante el médico.

Agua y jabón

Pero “el riesgo es bajo”. Tienen que confluir muchas circunstancias para que se produzcan contagios. Por lo que, “el mayor inconveniente ahora son las picaduras, que son un poco más dolorosas que las del mosquito común”. Un vocal de docencia e investigación del COFP dio a los farmacéuticos consejos ante estos picotazos, como lavarse con agua y jabón o aplicar hielo como antiinflamatorio. También participó un entomólogo de la Universidad de Vigo, la responsable de comunicación de Mosquito Alert y un médico preventivista de Saúde Pública.

Mato destaca que en Galicia se ha detectado “muy pronto” y se ha actuado “bastante rápido”, según las felicitaciones que están recibiendo de otras partes de España.