Temporada de pinchazos abierta

El Sergas prevé captar a 4.246 usuarios de residencias para vacunar contra la gripe y el COVID

Primeros vacunados en la doble campaña contra el COVID y la gripe en Vigo.

Primeros vacunados en la doble campaña contra el COVID y la gripe en Vigo. / Ricardo Grobas

A más de uno ya le cuesta llevar la cuenta. Es la quinta vez que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) se desplaza a los centros sociosanitarios a poner la vacuna frente al COVID. Pero los refuerzos ya se han dejado de contar. Esta inmunización se ha convertido en estacional, al igual que la de la gripe. Ayer, los equipos de vacunación del Área Sanitaria de Vigo abrían la temporada de pinchazos en los dos complejos residenciales de atención a personas dependientes –CRAPD I y CRAPD II– del municipio y ofrecieron las dos a sus 391 usuarios. La aceptación sigue siendo mayoritaria.

“La respuesta es muy buena”, cuenta Eva Bouza, responsable del área asistencial del CRAPD I. Solo una familia la ha rechazado y, a media mañana, eran cuatro los residentes que habían dicho que no. Bouza cree que parte de esta aceptación es que no tuvieron muchos efectos secundarios en pasadas campañas.

Cándida Castro Pérez, que el sábado cumple 85 años y lleva los últimos 17 en esta residencia de la zona del Meixoeiro, se las ha puesto todas. “Porque tengo miedo a la gripe y a otras enfermedades”, explica y añade: “Mejor estar protegida”. Después de que tuvieran que recluirse en sus habitaciones con la llegada de la pandemia, hace más de tres años, para ella las vacunas no solo representan protección, sino la posibilidad de volver a relacionarse.

Para Francisco Arias Ortega, de 66 años, era ayer la primera vez que lo vacunaban en la residencia. “Es a la que voy con más dudas, pero voy”, contaba esperando en la cola para el doble pinchazo. Uno en cada brazo. Este hombre, de esa pequeña resistencia que nunca dio positivo en COVID lo hace “por si acaso”. Y porque lo recomienda el médico.

Cuatro equipos con un total de 8 profesionales de Enfermería se desplazarán a otras 68 residencias de la comarca para llegar a un total de 4.246 mayores. Con los mayores de 60 usarán una vacuna tetravalente de alta carga frente a la gripe. La del COVID está adaptada a las nuevas cepas.

Para ellos, la mañana comienza con la recepción de las vacunas, que siguen llegando directamente de Santiago, con un estricto control de temperatura. Luego montan todo el dispositivo en cada centro. “Lo más complejo es coordinarse con los centros para mover a los usuarios y que el flujo sea constante”, cuenta el coordinador de la campaña en residencias, Antonio Rodríguez.

Blanca Arias, la primera bebé vacunada frente al VRS en Vigo

Cedido

“Es un lujo. Evitaremos muchos ingresos y disgustos”

La campaña doble frente a la gripe y el COVID no fue la única que comenzó ayer. Por primera vez, se administraron inyecciones con inmunización frente al virus respiratorio sincitial (VRS), “la primera causa de ingreso en los lactantes”. De ahí que Laura Arias estuviera “supercontenta” con el pinchazo que, con menos de dos días de vida, recibía ayer su hija Blanca Arias. Como madre, para una mayor protección de la bebé, y como pediatra, para combatir el principal causante de las bronquiolitis con las que se les llena la planta de Pediatría del Álvaro Cunqueiro en invierno.

La doctora Arias explica que el VRS causa bronquiolitis y también muchas neumonías. “Hasta que realmente no ves a tu hijo apurado y a las puertas de entrar en urgencias, a vez incluso, de quedarse ingresado en el hospital, no te imaginas hasta dónde puede llegar este virus”, señala y añade que también son muchos los bebés que llegan a UCI con asistencia respiratoria. Y aunque no lleguen a necesitar pasar por el hospital, tiene unos síntomas que resultan “muy agobiantes para los padres”: “tienen dificultad para respirar, están muchos días tosiendo, comen mal, tienen fiebre...”. Así es que la posibilidad de prevenirlo le parece “un lujo”. “Evitaremos muchos ingresos y disgustos”, considera.

“Existiendo una inmunización que es segura y no presenta ningún riesgo, ¿qué menos que intentarlo?” Laura reconoce que ellas han tenido “suerte” de que les haya coincidido el día que iniciaban la campaña con el que le daban el alta en el hospital. “Que te pinchen aquí siempre es una facilidad”, destaca.

El Sergas se lo ofrecerá a los bebés que nazcan desde ahora y también a aquellos nacidos desde el 1 de abril de este año y a los prematuros desde el 1 de octubre de 2022, así como a otros niños con condiciones de alto riesgo. A pesar de que tengan que desplazarse hasta el complejo de Beade, la pediatra anima a las familias a no dejar pasar esta repesca. “Si de verdad conocieran todos los beneficios de prevenir la infección, estoy segura de que vendrían todos”, subraya. Además explica que al tratarse de algo nuevo, cuantos más apoyen esta medida, “más evidencia habrá de si es sólida”.

Detalla que es una inmunización “pasiva”. No es una vacuna de virus atenuada frente a la que el bebé desarrolla anticuerpos que puede que le valgan luego. No. Le inyectan ya anticuerpos. “Inmunidad para vagos”, bromea la doctora Arias. Otro de los beneficios es que se espera que su protección dure cinco meses, “casi toda la temporada de VRS”.

El Área Sanitaria de Vigo espera llegar a 1.439 bebés ya nacidos. Esta inmunización, que dirige a los más pequeños o vulnerables porque son los que tienen un mayor riesgo de ingresar y de necesitar soporte respiratorio.