La Policía descarta al okupa como autor del incendio de Teis e investiga otras hipótesis

El hombre, que rompió el tapiado de ladrillos este miércoles, volvió a entrar al edificio, pero después lo vieron salir con unas maletas y hoy la entrada ya estaba sellada

Una imagen de este pasado miércoles, con parte del tapiado de ladrillos que había ese día roto.

Una imagen de este pasado miércoles, con parte del tapiado de ladrillos que había ese día roto. / Alba Villar

M.F.

La investigación policial del incendio que el pasado sábado calcinó un edificio de Sanjurjo Badía, en Teis, cambia de rumbo. La Policía Nacional, que inicialmente sospechaba del okupa que residía en dicho inmueble, descarta ahora que este hombre sea el autor de los hechos y explora otras vías de investigación mientras continúa con la toma de declaración de testigos.

La Policía descarta al okupa como autor del incendio de Teis e investiga otras hipótesis

Imagen de este jueves en la que se ve que la entrada del edificio incendiado ya ha sido sellada para evitar que accedan a su interior. / Alba Villar

Está claro que el fuego fue provocado, se cree que con una sustancia acelerante dada la virulencia de las llamas. Además, alguien vio a un individuo, poco antes del incendio, abriendo el portal y arrojando algo en el interior: precisamente las llamas se originaron en la zona de entrada, donde había acumulada ropa, parte de una lavadora y un neumático. Pero la descripción de dicho varón no coincide, concluyen los investigadores, con las características físicas del que ha sido el primer sospechoso, motivo por el que, confirmaron hoy fuentes policiales, se descarta esta hipótesis.

Comisión judicial

Y este miércoles la comisión judicial fue al edificio para dar posesión del mismo a los propietarios que presentaron demanda civil de desahucio, sin que conste, informan, que en ese momento hubiese personas dentro, aunque no pudieron acceder a todas las plantas por el peligro dados los daños del incendio. Por la tarde el okupa fue visto de nuevo en el inmueble y llegó a tirar parte del tapiado de ladrillos que se había instalado. Por la noche unos vecinos lo vieron salir con maletas. Hoy, en todo caso, el portal estaba de nuevo sellado, lo que ya impide el acceso al edificio.