Novás, el caballo de Atila que también arrasó con Hiperxel

Su trayectoria empresarial es un reguero de estafas

Imagen de archivo de Eusebio Novás Hay

Imagen de archivo de Eusebio Novás Hay / Noé Parga / FDV

Lara Graña

Lara Graña

Eusebio Novás Hay se considera “emprendedor”. Es la ocupación que completó en la documentación de la sociedad Vinova Export Limited, creada en la ciudad británica de Eastleigh en el año 2017. Para entonces no existía todavía Inversiones Vinova, la mercantil que acabaría comprando Hiperxel y que sería constituida dos años más tarde por su socio venezolano Juan José Villamizar Velásquez. Novás es joven –cumplirá en agosto 38 años–, pero tiene una vasta trayectoria de condenas e irregularidades. La de la cadena viguesa de congelados ha sido la última.

Regularización irregular de inmigrantes

Enero de 2016. El titular del juzgado de Instrucción número 2 de Ourense, Luis Doval, decreta libertad provisional para cinco detenidos en una operación comandada desde la Brigada de Extranjería de la Policía Nacional. Se les imputaban delitos de falsedad documental, para regularizar inmigrantes de forma irregular, y fraude a la Seguridad Social. Uno de ellos era Eusebio Novás; otro fue identificado como Fernando Covelo, el mismo que registraría el dominio web congeladoscies.es, como consta todavía en el Ministerio de Asuntos Económicos. En teoría, la Congelados Cíes de Novás no es la misma que la Congelados Cíes de Villamizar, aunque utilizaban el mismo logo. FARO ha comprobado que el empresario arousano remitía correos electrónicos a proveedores de pescado firmando, en 2019, como consejero delegado de Vinova, que era la propietaria de la cadena del latinoamericano. En resumen: eran los mismos bajo la apariencia de mercantiles independientes.

hiperxel

hiperxel / Hugo Barreiro

Estafa y falsificación en documento mercantil

Mayo de 2009. Eusebio Novás asume la presidencia del Círculo Cultural Deportivo de Sanxenxo. Tras unas obras de ampliación y reforma del club, y como consta probado en sentencia firme de la Audiencia Provincial (172/2018), el empresario “se apoderó de 118.000 euros de la asociación para su beneficio particular [...] guiado por ese ánimo de enriquecerse a costa de lo ajeno”. Lo hizo a través de una doble vía. Primero, con la falsificación de la firma del tesorero de la entidad, que utilizó para la emisión de 37 pagarés entre abril y junio de 2010 –llegaba a disponer de hasta seis al día– por importes de hasta 76.500 euros. Segundo, “simuló en un documento privado estar autorizado por la junta directiva para disponer de 25.000 euros, estampando de nuevo la firma del tesorero”. Ingresaba el dinero tanto a su propio nombre como al de la sociedad Infoelga, de la que era administrador. Fue condenado; devolvió 118.000 euros a la entidad deportiva, como figura en sus cuentas.

En rebeldía procesal

Abril de 2011. También con Infoelga, asumió la instalación eléctrica en varios edificios, como una cada de cultura o una autoescuela. A la proveedora de material, Diservan Dous, le llegaron pagarés devueltos y no se le pagaron facturas, por importe conjunto de 40.634 euros. La Audiencia Provincial volvió a condenarlo, junto a un socio, al pago de esas cantidades más intereses. Los empresarios fueron declarados en situación de rebeldía procesal.

Estafa

Suelo Empresarial del Atlántico es una sociedad participada por el Ministerio de Transportes, la Xunta y Abanca. Esta entidad vendió a Vinova unos terrenos en el polígono empresarial de Baión, en Arousa, donde había proyectado una planta de congelados. La SEA reclama unos 3,5 millones a la empresa.