Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

El padrón municipal deja atrás la pandemia y sobrepasa de nuevo la barrera de los 300.000

Los datos del Concello se sitúan en los 300.809 habitantes, 3.200 más que hace un año | Caballero apunta a que la ciudad “está de moda” y al “altísimo nivel de calidad de vida”

Cientos de personas paseando por la playa de Samil durante el mes de octubre Pablo Hernández Gamarra

No hay día en el que la ciudad no sume un nuevo dato que permita dejar atrás la pandemia de un modo u otro, pero este miércoles se alcanzaba uno bastante representativo. Según los datos del padrón municipal, Vigo ya ha recuperado los habitantes que tenía antes de la llegada del coronavirus, hace ahora casi tres años.

Así lo confirmó en la mañana de ayer el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, quien situó en 300.809 los empadronados actualmente en el registro del Concello. El dato permite además rebasar holgadamente la barrera simbólica de los 300.000 habitantes, un hito que se había convertido casi en una obsesión para la ciudad durante años.

El mismo indicador marcaba su último techo el 1 de enero de 2020 con 300.395 vecinos. El regidor destacó la “altísima calidad de vida” de la que presumen los vigueses como factor clave para conseguir esta cifra, aunque también apunta al tirón de la economía. “La ciudad está de moda”, sentenciaba.

En abril de 2021, una encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) con casi 3.000 respuestas situó a Vigo como “la mejor para vivir” según sus propios habitantes. Entre los quince mayores municipios del país alcanzó 70 puntos frente a los 69 de Bilbao y Zaragoza, o los 68 de Valladolid y Córdoba.

Barcelona y Madrid cierran la clasificación con 56 y 55 puntos respectivamente, casi 10 puntos por debajo de la media. Los vecinos otorgaron las puntuaciones más altas en los ámbitos de la seguridad, limpieza urbana, medio ambiente, oferta educativa y coste de la vida.

Y es que la llegada del coronavirus durante dos años a nuestras vidas provocó un importante “éxodo” de habitantes hacia otras localidades más pequeñas del área metropolitana.

El miedo a las restricciones de movilidad y la búsqueda de casas y espacios más amplios hizo que las grandes urbes perdieran miles de habitantes en 2021 y 2022. Sin embargo, esa tendencia comienza a corregirse de forma paulatina pero constante.

Hace poco más de un año el primer edil volvía a anunciar los datos de los que disponían en el consistorio, situándose en ese momento en los 297.610 habitantes. No sería hasta el verano cuando, con el COVID-19 convertido ya en un mal recuerdo, la cifra comenzaría a crecer semanalmente.

Simón Espinosa

El 15 de junio se alcanzaban los 299.321 vigueses y el 1 de septiembre, los 299.444. El último dato del que se disponía del Concello –que no ha transmitido la cifra con la que se abrió el nuevo año– era de 299.789 empadronados, a “casi 300” de la ya mítica frontera que abre las puertas a un nuevo estatus dentro de las grandes urbes de España.

De esta forma, escalaría hasta el 13º puesto en el ránking al superar a Valladolid (295.639) y recortaría distancias con Córdoba (319.515).

Salto electoral y de ránking

De confirmarse este salto a través del censo, la próxima corporación municipal elegida en los comicios del 28 de mayo estaría compuesta por 29 concejales, dos ediles más que en la actualidad, lo que permitiría una mayor proporcionalidad entre los votos y las actas.

En cualquier caso, este dato deberá ser cotejado y corroborado por el Instituto Nacional de Estadística. El próximo martes el organismo estatal publicará el Nomenclátor: población del padrón continuo por unidad poblacional a 1 de enero de 2022.

El propio Caballero reconocía que ambos datos acostumbran a diferir ya que el INE cuenta con más información y por ello se produce un “decalaje”, aunque insistía en que la tendencia es que el padrón no deja de subir.

Según los resultados recabados por el servicio de estadística del Concello, se habría rebasado la marca de los 300.000 vecinos a comienzos de 2003, cuando sus técnicos contabilizaban 300.303.

Desde entonces la ciudad ha estado fluctuando siempre en torno a esa cifra, llegando a quedarse en 2006 por debajo de los 296.000. Tras perder población entre 2017 y 2018, Vigo volvió a ganar impulso y arrancó 2019 con 298.054 empadronados. Ahora, una legislatura después, parece que el salto será definitivo.

Compartir el artículo

stats