Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Registro Civil suma hasta cuatro solicitudes de jóvenes trans de cambio de sexo a la semana

Las peticiones de nueva identidad son tanto de adultos como menores | Algunos casos son derivados al Imelga para una valoración de madurez | La nueva ley ya no contempla la necesidad de informe ni tratamiento médico

Dependencias del Registro Civil de Vigo, todavía en calle Lalín. Ricardo Grobas / FDV

A la espera de la entrada en vigor de la nueva Ley Trans –que después de ser aprobada por el Consejo de Ministros busca ahora el visto bueno del Congreso en medio de discrepancias y enmiendas entre partidos políticos–, la pluralidad de género se ha vuelto un procedimiento nada baladí en el Registro Civil de Vigo. Y es que cada semana el órgano recibe entre 3 y 4 solicitudes de jóvenes, tanto adultos como menores, que ansían un cambio de sexo o nombre cuando hasta hace unos años este trámite se daba de forma residual. A destacar también que las peticiones iniciadas por niños y niñas de menos de 12 años para contar con un nombre acorde a su identidad de género –más especialmente del género femenino al masculino– son tantas como las que llegan de hombres y mujeres mayores de edad, según informaron fuentes del Registro vigués.

Actualmente, los solicitantes deben cumplir una serie de requisitos legales como dos años de tratamiento hormonal así como contar con un informe médico que certifique su disforia de género. En determinados casos, también es frecuente que desde el Registro se les derive a los profesionales médicos-forenses del Imelga (Instituto de Medicina Legal de Galicia) para una valoración de madurez y capacidad crítica con la decisión a tomar. “Se trata de un informe en el que trabaja un equipo multidisciplinar a petición del Registro y en función de los informes médicos facilitados”, indica la médico forense Mª José de la Fuente.

Con la nueva normativa, este trámite ya no será necesario al poner, por encima de todo, la autodeterminación de género, es decir, el cambio de sexo en el Registro Civil sin necesidad de informe ni tratamiento médico a partir de los 14 años, lo que conlleva la “despatoloxía” del colectivo LGTBI. “A nova lei abre unha vía á dignificación das personas trans á hora de autodeterminar o seu propio xénero” , razona Elizabeth Pérez, portavoz de la asociación Nós Mesmas. “Polo momento non está aprobado, así que temos que seguir facendo o mesmo trámite. O que ten que ver coa mención do sexo no DNI, hai que presentar os informes de Endocrinoloxía ou Psiquiatría ou Psicoloxia, e iso é o que segue a dar problemas. O ano anterior tivemos que poñer varias queixas porque determinados Rexistros envían directamente os solicitantes a pasar por Medicina Forense a pesar de cumprir cos requisitos establecidos na lei actual. É un trámite máis para todas estas persoas que lles afecta moitísimo psicoloxicamente e que ademais están vulnerando os seus dereitos, que xa de por si son un sinsentido porque os patoloxizan”, incide.

“Coa nova lei deixarase de ver a elección do xénero como una patoloxía”

Elizabeth Pérez - Portavoz “Nós mesmas”

decoration

La nueva normativa se adapta, así, a la decisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2018, que dejó de considerar la disforia como enfermedad, por lo que dejaba de ser necesario cualquier tratamiento médico. También la justicia europea interpretó como una intromisión injustificada en la vida privada el hecho de impedir a una persona cambiar la mención registral del sexo. “Xustifícanse como unha mera formalidade pero o certo é que parece que estean tutorizando todo o tempo”, abunda Pérez.

Lo cierto es que todas las peticiones de cambio de identidad que se solicitan o tramitan en el órgano civil vigués salen adelante, bien al cumplirse los requisitos legales de la normativa en vigor, del 2007, bien tras presentar el pertinente recurso a la Dirección General de Registros.

Posibles reversiones

Tanto en el caso de adultos como en menores, el trabajo o ayuda psicológica es fundamental a la hora de dar el paso, si bien el tratamiento es completamente diferente en función de la edad del solicitante. “El enfoque a tratar difiere mucho en casos de adolescentes o niños de muy corta edad. Por ejemplo, en estos casos, es frecuente ver un comportamiento similar: empiezan a querer dejarse el pelo largo o incluso esconden sus genitales. En el caso de adolescentes, la influencia de sus iguales o la presión de grupo está detrás de muchas de estas situaciones” , argumenta la psicóloga Victoria Romero.

“Condicionar el cambio a un tratamiento hormonal no, pero sí a una valoración”

Victoria Romero - Psicóloga infantil

decoration

Y es que como ella, son varios los profesionales que temen que con la nueva ley, especialmente los adolescentes, lleguen a arrepentirse o “revertir” este cambio de identidad sexual. “Coincidido en que condicionarlos a un tratamiento hormonal no es lo correcto, pero sí a una revisión con especialistas. Actualmente la reversión en casos de cambios de género es residual pero nos preocupa que con la nueva ley no sea así”, matiza la psicóloga. 

  • 1. Aumento notable de peticiones de cambio

    Si hace un año estas peticiones se daban en contadas ocasiones, el cambio de sexo o nombre en el Registro escala a 4 semanales.

  • 2. Menores del género femenino al masculino

    Los trámites de cambio de identidad se dan tanto en adultos como menores, sobre todo de niñas al género masculino.

  • 3. Posibles reversiones en adolescentes

    La posibilidad de que los menores de 14 puedan cambiar de sexo con el aval paterno motiva el posible aumento de reversiones.

Compartir el artículo

stats