Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juzgado no ve provocados los 33 accidentes de un matrimonio bajo el “timo de la rotonda”

Una de las aseguradoras ya recurrió el archivo del juez de Vigo

Dos rotondas donde se produjeron accidentes. | // MARTA G. BREA

La picaresca del timo de la rotonda llegó a sumar decenas de condenas en los juzgados de Vigo contra conductores que simular sufrir o provocar de forma intencionada un accidente para reclamar a la compañía de seguros por las supuestas lesiones sufridas. Uno de los últimos casos que se abrió a colación de este recurrente engaño fue el pasado mes de marzo.

La Guardia Civil investigó a un matrimonio vigués al que se le atribuía su participación premeditada en al menos 33 accidentes de tráfico en glorietas durante diez años para tratar de engañar a las aseguradoras. Los siniestros eran de poca envergadura para no levantar sospechas y las lesiones de difícil diagnóstico, como esguinces cervicales.

Del caso se hizo cargo el Juzgado de Instrucción 8 de Vigo, quien tras meses de investigación, ha decretado el archivo de la causa por no considerar probado que los accidentes fuesen provocados, tal y como explicaron fuentes judiciales. Esta decisión ya fue recurrida por una de las aseguradoras, quien habría tenido que abonar los gastos médicos y los arreglos del vehículo a consecuencia de las colisiones.

Las investigaciones se iniciaron cuando una de estas compañías denunció que entre los años 2010 y 2020, esta pareja le habían reclamado hasta 13 accidente, todos ellos ocurridos en rotondas. Las pesquisas de los agentes permitió ampliar el número de colisiones y también el periodo temporal. En algunos casos llegaron a presentar hasta cuatro reclamaciones en distintas aseguradoras por el mismo siniestro y en otra reclamaban hasta 8.000 euros, tal y como informaba entonces el Instituto Armado.

Según la Guardia Civil, su modus operandi era siempre el mismo: colisionaban lateralmente con el vehículo contrario cuando ambos circulaban a poca velocidad. Horas más tarde, ambos utilizaban una ambulancia de la empresa donde trabajaba el marido como conductor eventual. La siniestralidad en las rotondas, y con ella los intentos de timo, logró atajarse gracias a las turboglorietas, tal y como reconocía un Policía Local durante un juicio.

Otras causas

Por los juzgados desfilaron y fueron condenados varios grupos por causar intencionadamente estos accidentes. Una de estas primeras sentencias, a la que seguirían otras, tuvo como condenados a cuatro varones a dos años de prisión como autores de tres delitos de estafa por causar “de forma intencionada” tres siniestros en otras tantas glorietas de la urbe olívica con el fin de reclamar la correspondiente indemnización a los seguros, en 2016.

Compartir el artículo

stats