Un 2 de septiembre de hace 76 años nacía en Ponteareas, Abel Ramón Caballero Álvarez, el quinto de seis hermanos. Muchos años más tarde, Abel Caballero se convertiría en uno de los alcaldes más celebres de Galicia y de España. Doctor en Economía por Oxford, presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, personaje relevante para los medios de comunicación y, especialmente, buen vigués.

Pero, más allá de lo político, ¿cómo es Abel Caballero? Sin duda un hombre que ha defendido en innumerables ocasiones que él "es así", da lo mismo que esté encima de un escenario o camuflado entre el público. Para desgranar un poco más en profundidad las luces y las sombras del alcalde todoterreno, procedemos a analizar su carta astral que nos puede aportar algunas pistas sobre su "yo" más personal. Caballero nació el 2 de septiembre, por lo tanto es Virgo:

Prácticos e inteligentes

No se le escapa ni una. Lo tiene todo visto y previsto. Son organizados y analíticos, no dejan nada al azar y pueden pasar largo tiempo pensando y reflexionando sobre un asunto para tomar la decisión que crean más acertada. Es decir, no son nada impulsivos.

Siempre están "al loro", por eso se dan cuenta de muchas cosas que el resto de personas ignoran. Saben reconocer los problemas con facilidad y eso les permite anticiparse a ellos y plantear soluciones que ayuden a los demás. Además, los Virgo suelen ser considerados signos complacientes y sirvientes.

Perfeccionistas y detallistas

Aquellos nacidos entre el 23 de agosto y el 23 de septiembre son más trabajadores que el resto, meticulosos y disciplinados. Buscan la perfección y por eso suelen tener muy en cuenta los detalles.

¡Cuidado! Esta entrega puede traer algún que otro riesgo, y es que los Virgo pecan frustrados porque no son capaces de gestionar correctamente los fracasos ni tampoco las críticas hacia su trabajo.

Huyen de la inestabilidad

Por último, los Virgo pueden parecer fríos e incluso superficiales en algunas ocasiones, pero es todo fachada. Son tan pragmáticos que esperan lo mismo de los demás, por eso a los Virgo no le gustan nada la inestabilidad y los excesos y prefieren la tranquilidad y la comodidad.

Aunque en este caso los rasgos marcados para un Virgo no parecen encajar con la personalidad del alcalde de Vigo. Ya que, desde luego, no suele mostrarse nada frío ante los demás y los excesos suelen ser una marca habitual del a casa.