Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La viruela del mono avanza con una veintena de casos confirmados en el área sanitaria viguesa

En Galicia, solo A Coruña tiene más infectados | La comunidad suma ya 58 positivos | El perfil mayoritario son hombres de entre 20 y 60 años que presentan al principio fiebre y cansancio y posteriormente lesiones cutáneas

Una técnica de laboratorio procesa una muestra para detectar la viruela del mono. / E.P.

El foco informativo sanitario se alejado progresivamente en los últimos meses del coronavirus conforme se ha ido aprendiendo a convivir con la enfermedad y especialmente gracias a la vacunación masiva de la población. Pero, aún sin tiempo a recuperarse de las noticias diarias sobre la pandemia del COVID, ahora llega la viruela del mono, cuya irrupción ya ha sido declarada como emergencia sanitaria internacional por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y Galicia no se está librando de esta enfermedad. Según cifras oficiales de la Consellería de Sanidade, la comunidad suma en la actualidad 58 positivos, ocho más que el pasado viernes. El área sanitaria de A Coruña es la que más tiene, con 29, seguida de Vigo, donde hasta el momento hay 18 casos confirmados.

El perfil mayoritario de los 58 positivos diagnosticados hasta ahora en Galicia es el de un hombre entre veinte y sesenta años. Afortunadamente, no están desarrollando complicaciones graves ni están necesitando por tanto ser ingresados en el hospital. El Sergas mantiene un control sobre los enfermos, que permanecen en sus domicilios y que reciben un tratamiento para aliviar los síntomas que padecen. Los primeros días suele manifestarse un agotamiento y cansancio general, acompañado por fiebre y dolores musculares y de cabeza. Posteriormente aparece lo más característico de la viruela del mono, que son las lesiones cutáneas en forma de una especie de vesículas, que se acaban secando y formando costras. Si no hay ninguna complicación y no aparecen segundas infecciones, lo normal es que, tras dos semanas, los síntomas empiecen a remitir y que el paciente se cure.

El ritmo de infecciones, aunque es muy lento, preocupa al Sergas

Hay que apuntar varias cosas respecto a la situación tanto de Galicia como del área sanitaria de Vigo respecto a la viruela del mono. En primer lugar, que la transmisión es más contenida que en otras zonas de España. Al Sergas, sin embargo, le preocupa que el ritmo de contagios, aunque lento, continúe creciendo. “Estamos trabajando con el Ministerio en la vacunación, pero las cantidades de vacunas que llegan son muy pequeñas. Tenemos 132 disponibles [se esperan la llegada de más dosis esta semana], y hemos puesto cuatro hasta ahora. Si la estrategia fuese vacunar a la gente con factores de riesgo, con este volumen de dosis no se puede hacer. De momento estamos proponiendo la vacuna a los contactos estrechos de los casos activos en unas condiciones muy determinados”, aseguraba en una entrevista reciente con FARO el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, en la que incidía en la necesidad de seguir impulsando medidas preventivas para intentar frenar esa cadena de transmisión. Comesaña defiende que los posibles focos están controlados.

De lo que no hay dudas es que la sociedad no posee la información necesaria sobre esta enfermedad y las dudas sobre las vías de transmisión y los focos de contagios generados en las últimas semanas no ayudan a esclarecer la situación. Prueba de esta falta de información es que a algunos centros de salud de Vigo están llegando pacientes alarmados en las últimas semanas por si padecen viruela del mono aunque sus síntomas no tengan nada que ver con esta enfermedad.

La OMS cree que el brote actual, el más importante fuera de África en la historia de la enfermedad, puede haberse debido a que se han ampliado las vías de contagio. Se investiga la importancia de los aerosoles como vía de transmisión, aunque se cree que no son tan relevantes como en el caso del COVID. Sí es más importante el contagio por objetos .

España es el país fuera de África donde la viruela del mono está mostrando su peor cara. Además de las dos muertes, las únicas en Europa en este brote, España es el segundo país del mundo en número absoluto de casos, solo por detrás de EE UU, pero es el primero –y muy destacado– en casos por millón de habitantes, con 79; seguido de Portugal, con 62. Actualmente la quinta parte de los casos detectados en todo el brote (unos 21.000 en 76 países) corresponden a España. Recientemente además han empezado a aparecer brotes localizados de viruela del mono, como el de doce casos detectados relacionados con un establecimiento de tatuajes, micropigmentación y piercings de la provincia de Cádiz que provocó el cierre preventivo del negocio.

El Cunqueiro hace PCR de la enfermedad para otras áreas

Los laboratorios de microbiología del Complexo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) tienen la capacidad diagnóstica para hacer PCR que detecten la viruela del mono sin necesidad de enviar la muestra a Madrid. Es más, procesan pruebas que llegan de otras áreas sanitaria de Galicia, como la de Ourense. 

En cuanto a las vacunas, España recibe esta semana más de 7.000 nuevas vacunas frente a la viruela del mono que se suman a las 5.000 que llegaron a finales de junio. Vacunas que las comunidades (Galicia incluida) esperan con ansia para hacer frente a una crisis sanitaria que ha situado a España a la cabeza en las estadísticas mundiales con casos que no paran de aumentar.

Compartir el artículo

stats