Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los inmigrantes ganan peso en la economía de Vigo

La venezolana Carmen Gómez, junto a su marido Juan Casals en la panadería que regentan ambos en Coia. Marta G. Brea

Vigo se ha convertido no solo en un importante destino turístico a nivel global, especialmente durante el verano y la época navideña, sino que también se ha consolidado como un polo de atracción laboral y no únicamente para personas procedentes de los municipios del entorno. Y es que los datos confirman que en la ciudad olívica cada vez son más los extranjeros que están afiliados a la Seguridad Social o, lo que es lo mismo, que están trabajando. Los datos recogidos por el Instituto Galego de Estatística (IGE) son claros, y reflejan que la población foránea que está desarrollando actividad laboral en Vigo ha crecido un 20% en los dos últimos años, es decir, desde el inicio de la pandemia.

Y precisamente eso es lo que llama la atención, el hecho de que pese a la emergencia sanitaria mundial causada por el COVID, con meses en los que estaba prohibido viajar y en los que los ciudadanos apenas podían moverse del municipio en el que vivían, esta cifra ha aumentado, pasando de 4.851 extranjeros trabajando en la ciudad olívica en marzo de 2020, justo el mes en que estalló la pandemia, a los 5.842 del mismo mes de este año. Es decir, casi mil foráneos más afiliados a la seguridad social.

Este crecimiento, desigual a lo largo de los últimos tiempos con algunos altibajos, permite a Vigo consolidarse como la ciudad gallega con un mayor número de extranjeros trabajando, por delante de A Coruña (5.536), Ourense (2.343), Lugo (2.104), Santiago (1.766), Pontevedra (1.222) y Ferrol (635).

Además, hay que tener en cuenta el peso de la población foránea en el conjunto del mercado laboral vigués, pues representa el 5% del total de las personas que residen en Vigo y que están dadas de alta en la Seguridad Social.

Cada caso es un mundo y las historias de cada uno de los 5.842 extranjeros que están trabajando ahora mismo en Vigo tienen su particularidad. Hay una buena cantidad de personas que han conseguido un puesto laboral tras quedarse a vivir después de hacer el erasmus en la UVigo, otros que han llegado recientemente a la urbe olívica “por amor” y se han quedado a vivir aquí para formar un futuro con su pareja y también personas que han venido en búsqueda de una vida mejor que en su país de origen.

extranjeros SS Hugo Barreiro

Es el caso de Benjamín Gutiérrez, un joven chileno que no lo tuvo fácil en su tierra y decidió coger las maletas, cruzar el Atlántico y asentarse en Vigo. Desde hace unos meses trabaja de camarero en una céntrica cafetería de Vigo. “No me arrepiento en absoluto. Me ha salido bien la apuesta. Y me estoy encontrando una ciudad acogedora, ya no solo desde el punto de vista laboral, sino también social. Me he integrado muy bien y espero seguir aquí muchos años”, asegura Benjamín. La hostelería precisamente es el sector con un mayor protagonismo de trabajadores extranjeros, tanto como camareros como cocineros.

Y también hay un importante volumen de inmigrantes emprendedores que llegaron a Vigo al considerar que era la ciudad ideal para poner en marcha su negocio. Uno de los casos más destacados y del que ya se hizo eco FARO es el de Carmen Gómez, licenciada en Medicina en Caracas, cruzó el charco junto a su pareja y desde diciembre del año pasado montó una panadería en Coia bajo el nombre de Doctora Pan, haciendo referencia a las dos profesiones que Carmen ha ejercido a lo largo de su vida. Antes de abrir el negocio, no obstante, encadenaron trabajos de distinto tipo hasta conseguir completar la formación necesaria para abrir un obrador de pan.

En su caso su apertura además permite ayudar a dinamizar el comercio local de la zona, ya que el negocio está ubicado en plena calle Ramón Buch. Y no solo ofrecen ese pan de gran calidad, de masa madre, sino también “una de las mejores bicas que se pueden probar en la ciudad”. Uno de los atractivos es que se puede ver cómo elaboran los pasteles y el pan en el obrador desde la calle. “Estamos empezando, pero nos sentimos muy a gusto en Vigo”, reconocía Carmen Gómez al poco tiempo de abrir la panadería.

Más de dos millones de inmigrantes dados de alta en España

La Seguridad Social ganó una media de 55.689 afiliados extranjeros en abril (+2,4%), con lo que el cuarto mes del año se cerró con 2.354.514 trabajadores inmigrantes inscritos en el sistema, nueva cifra récord, según informó este miércoles el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Este avance mensual de los ocupados extranjeros registrado en abril es el tercero consecutivo después de que en febrero y marzo el sistema sumara 18.500 y 40.155 cotizantes foráneos, respectivamente. Del total de extranjeros afiliados, 828.034 procedían de países de la UE (35,2%) y 1.526.480, de terceros países (64,8%).

Compartir el artículo

stats