Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La biotecnológica Lonza refuerza su poderío con más de 100.000 metros en la Plisan

La multinacional suiza reserva 102.000 m2 en el puerto seco para reforzar su crecimiento | Encabeza con el grupo gallego Zendal el polo biotecnológico de Torneiros | Se suma a Frinsa, Albo, BETA Implants y Gainser

La Plisan se consolida como polo de atracción con la mayor biotecnológica de Galicia: Lonza

Salto cuantitativo y cualitativo de la Plisan. Si hace apenas veinte días Frinsa, la mayor conservera gallega por volumen de ventas, confirmaba su desembarco en el puerto seco de Salvaterra en una parcela de 41.000 metros cuadrados –como adelantó este periódico en exclusiva–, ahora le toca el turno a la primera industria biotecnológica de la comunidad: Lonza. La multinacional helvética, que tiene en Porriño la mayor planta de cultivos celulares para uso farmacéutico del país, ha reservado 102.000 m2 en el polígono para un proyecto cuyo contenido guarda con celo pero que resolverá sus problemas de espacio y apuntalará su crecimiento. La firma con sede en Basilea conforma junto con el grupo gallego Zendal la punta de lanza del sector biotecnológico en Galicia, con más de trescientos empleos de alta cualificación en el polígono de Torneiros.

Los planes de Lonza en la Plisan se guardan bajo estrictas cláusulas de confidencialidad –al tratarse de una compañía cotizada no comunica sus inversiones sin un envío previo de información a los mercados– y los tres promotores del parque han declinado realizar comentarios sobre el proyecto. Desde la propia corporación suiza se han limitado a confirmar que la Xunta (que es la que comercializa los terrenos) ha adjudicado a Lonza Biologics Porriño el derecho de superficie sobre un total de 102.000 m2 del macropolígono, que es la misma fórmula de gestión de suelo elegida por las otras empresas con parcelas asignadas: las conserveras gallegas Albo y Frinsa, la empresa especializada en implantes veterinarios BETA Implants (Arbinova) y la gestora de aguas Gainser, además de una empresa de distribución de carburantes.

Lonza está presente en Porriño desde 2006, cuando adquirió la planta de Genentech

decoration

La de Lonza es con diferencia la mayor operación de suelo de la plataforma logística de Salvaterra-As Neves realizada hasta la fecha, ya que ha reservado casi tanto espacio como las otras cuatro empresas juntas: 102.000 m2 frente a algo más de 112.000. Precisamente espacio es lo que desde hace años más ha echado en falta Lonza en su actual emplazamiento en Torneiros, donde la empresa está constreñida en un núcleo urbano. En 2016, Lonza ya había manifestado su interés por ampliar sus instalaciones –que ocupaban unos 35.000 m2– para duplicar su producción y alcanzar unos volúmenes de producción por encima de los 1.500 millones anuales.

Lonza Biologics Porriño dispone de varios reactores con una capacidad unitaria de 10 metros cúbicos, que la convierten en el centro más grande de España en cultivos celulares mamíferos. Hasta 2006, estas instalaciones habían producido exclusivamente Bevacizumab, principio activo del conocido anticancerígeno Avastin, para la multinacional americana Genentech (que era la anterior propietario del complejo). Tras la llegada de Lonza, el centro se transformó de “monoproducto a multiproducto”, ampliando su portfolio de compuestos y trabajando las 24 horas los 365 días del año. El grupo suizo pagó 117 millones de euros a Genentech por la planta porriñesa e invirtió posteriormente más de 90 millones para hacerla más competitiva. Para entender la magnitud del complejo, que solo trabaja para terceros, basta con echar un vistazo a sus necesidades energéticas y de agua. El centro consume tanta electricidad como un municipio de más de 40.000 habitantes y unos 300 metros cúbicos de agua, que se captan directamente del río Louro. El grupo suizo está compuesto por más de 40 plantas en Europa, América y Asia, y el complejo gallego siempre ha tenido una posición destacada por sus ratios de calidad.

1 Más de 214.000 m2 de terreno reservados

Veinte años después de su puesta en marcha, la Plisan coge carrerilla con la reserva de más de 214.000 m2 de suelo para distintos usos.


2 Lonza, Frinsa, Albo, BETA, Gainser...

El puerto seco ya tiene confirmadas a las conserveras Albo y Frinsa, la firma de prótesis animales BETA, a Lonza y a la de aguas Gainser.


3 Un proyecto para crecer en Galicia

Aunque los planes de Lonza son un secreto, los 102.000 m2 del puerto seco permitirán a la compañía suiza apuntalar su crecimiento en Galicia.

Espaldarazo al parque

Para el puerto seco, el proyecto de Lonza supone un espaldarazo definitivo para un parque que tardó demasiados años en consolidarse –en concreto, veinte– y que, ahora sí, una vez resueltos todos los problemas jurídicos que había con los terrenos, se ha convertido en el gran pulmón de suelo industrial del sur de Galicia. La Plisan fue concebida en su origen para paliar el grave déficit de suelo industrial en el área de Vigo en una época de gran expansión de sectores como el automóvil, la logística y la pesca. Los varapalos judiciales redujeron su tamaño (de más de 4 millones de m2 a 3,2, con la anulación del plan sectorial, aunque ahora se ha modificado el plan sectorial de Ordenación de Áreas Empresariais de Galicia para recuperar esa superficie) y malograron inversiones multimillonarias como la de la joint-venture formada por las japonesas GS-Yuasa y Mitsubishi, que planeaban construir en Salvaterra-As Neves la mayor fábrica de baterías de litio para coches eléctricos de Europa, y que quedó en nada.

Fue necesaria una alianza entre los tres propietarios de los terrenos, Zona Franca, Puerto y Xunta, para a través de una serie de cambios legislativos blindar de una vez por todas la seguridad jurídica del parque empresarial, que pese a todas las facilidades para la compra de terrenos sigue a años luz en precio de sus competidores al otro lado de la frontera lusa, que lejos de frenar su ofensiva comercial para la captación de inversiones, la han redoblado en los últimos años. Zona Franca tampoco descarta, con el objetivo de reequilibrar la balanza del lado gallego, dotar a la Plisan de un recinto tax free como tienen Bouzas y Balaídos para alentar la inversión.

Zendal apostó por ampliar en Porriño y abrir centro en Portugal

El previsible crecimiento de Lonza Biologics Porriño es una prueba más del buen momento que atraviesa la industria biotecnológica en Galicia. La otra cabeza tractora del sector, Zendal (CZ Veterinaria y Biofabri), ha apostado en su caso por ampliar las instalaciones de Torneiros y por abrir una nueva planta en el norte de Portugal para hacer frente a una demanda cada vez mayor de sus productos, sobre todo de las vacunas de humana, especialmente después del encargo de Novavax de producir su compuesto para el COVID-19, ya en producción. Pero alrededor de Lonza y Zendal se ha consolidado toda una constelación de compañías biotecnológicas integradas en la práctica mayoría en el clúster Bioga.

Compartir el artículo

stats