Una de las mayores losas que cargaba la red de Alta Velocidad en España era su radialidad. Durante años, y a la espera de que las grandes obras de las nuevas líneas finalizaran, la gran mayoría de servicios que aprovechaban estas velocidades eran con origen o destino en Madrid.

Sin embargo, el gestor ferroviario contaba con una solución para optimizar el uso de las líneas con el menor coste posible: la construcción de enlaces en todos los sentidos en ellas. Una solución que, tan solo dos meses después de la inauguración de la línea completa hasta Ourense, avanza en la construcción de la primera de ellas que beneficiará directamente a Galicia.

El viaje en tren Vigo-Barcelona es ya tres horas más rápido vía Madrid que en el convoy directo

Adif adjudicó este viernes la redacción del proyecto del futuro by-pass de Olmedo, una obra de tan solo 8 kilómetros pero que resultará clave para la conexión del norte peninsular y los corredores europeos de transporte. Esta vía servirá para conectar las líneas de Alta Velocidad de Galicia y País Vasco al sur de Valladolid a partir del 2027, permitiendo velocidades constantes superiores a los 220 km/h,

El la redacción del proyecto, con un presupuesto de 705.292,33 euros, contempla un sencillo enlace en forma de U para evitar transbordos e inversiones de marcha. A su vez, actualiza el proyecto redactado en 2012 y desarrolla el Estudio Informativo “Corredor norte-noroeste de alta velocidad. Enlaces de las líneas de alta velocidad Madrid-Valladolid y Madrid-Galicia”, aprobado en 2005. Sin embargo, con motivo de la crisis económica se dejó en un cajón durante años, impidiendo que pudiera estar listo antes de la llegada del AVE a Galicia.

Reducción de tiempos

Actualmente, un tren entre Ourense y Burgos tarda más de cinco horas y media en los servicios directos que circulan por Monforte y León. Está previsto que este mismo año se inaugure la nueva línea de Alta Velocidad desde Venta de Baños -operativa desde 2015- hasta la capital burgalesa. De esta forma, el tiempo con el "rodeo" por Zamora y Valladolid quedará en el futuro en unas dos horas y media.

En el horizonte que se maneja actualmente, su puesta en marcha quedaría muy cerca de la llegada de la Alta Velocidad al País Vasco. La hora y cuarto actual hasta Vitoria-Gasteiz quedará reducida a unos 30 minutos.

Una mejora progresiva de los tiempos que, sumado a todas las anteriores y con la culminación de la Y Vasca en el 2030, dejará el viaje de Vigo a Bilbao en cuatro horas y cuarenta minutos -frente a las casi once actuales- y a la frontera francesa en Irún, en cinco horas exactas.

Esta relación era cubierta hasta la irrupción de la pandemia por los trenes Arco e Intercity que tenían sus cabeceras en Vigo y A Coruña por el lado gallego y Bilbao-Abando e Irún/San Sebastían en el vasco. Sin embargo, actualmente se sirve con enlaces en Miranda de Ebro al Alvia que viaja de Galicia a Barcelona.

Plano del by-pass en Olmedo, al sur de Valladolid Adif

Una obra sencilla

Desde el punto de vista técnico, esta nueva línea no supone un gran reto. El trazado en la llanura castellana contará con un viaducto de 220 metros sobre el Río Adaja y otro de tipo pérgola sobre la carretera CL-602, además de cinco pasos superiores y tres inferiores para no alterar los movimientos en la zona. La actuación contemplará además los dos tramos adyacentes al viaducto para vía doble, de modo que, en caso de proyectarse y ejecutarse a futuro dicha segunda fase, no exista ninguna actuación en el entorno del río.

El presupuesto de las obras de plataforma está estimado en unos 25-30 millones de euros, con un plazo de ejecución de 30 meses: 24 para la plataforma y 6 para el montaje de vías y energía. A ellos habría que sumar otros seis meses de pruebas.

Propuesta de la Xunta para llevar el AVE a Santiago y su integración con el by-pass del Conxo Simón Espinosa

El concepto no será ninguna novedad para los viajeros vigueses, que desde el verano pasado utilizan un ramal similar al sur de Santiago de Compostela. El by-pass de Conxo, de un kilómetro de longitud, permite optimizar las rutas del Alvia a Madrid al conectar el Eje Atlántico con la línea de Ourense.