Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unanimidad en los empresarios: “Pontevedra y la Eurorregión se merecen un tren competitivo”

Montaje con una imagen del Ave en el tramo de Ourense

El sector empresarial tiene claro que Cerdedo es el único camino para poder seguir siendo competitivos. Las reticencias técnicas para la construcción de esta línea avanzadas por FARO durante la última semana han puesto en guardia a la patronal, temerosos de perder un tren clave para su futuro.

“Apoyamos totalmente al alcalde en el paso que ha dado, también es nuestro proyecto estrella”. Así de contundente se mostraba el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, Jorge Cebreiros; quien recuerda que llevan muchos años defendiendo el AVE a Pontevedra pero también a Galicia, cuando durante la década pasada fue tachado de despilfarro en otras comunidades.

Jorge Cebreiros

A las palabras de Abel Caballero también se sumó Manuel Rodríguez, quien la califica de “imprescindible”. El presidente del Círculo de Empresarios indica que será la Junta Directiva de la entidad la que en las próximas fechas se pronuncie al respecto pero mantiene esa línea. Y aunque a su parecer el trazado por Mondariz sería “el ideal” evitando el desvío al norte de Pontevedra califica a Cerdedo de “bueno” y se conforma con él para estar al mismo nivel competitivo que el resto de España.

Manuel Rodríguez. FARO

Cebreiros destaca que este proyecto no debe abordarse “desde el localismo” y exige unidad ya que “es irrenunciable para la provincia y un área aún mayor como la Eurorregión”. Y es que según el líder de la CEP “este área de 9 millones de habitantes se merece un tren competitivo”; ya que el norte de Portugal tendría su conexión con el resto de la Península a través de Vigo.

La construcción del trazado entre Barro y Maside reduciría a la mitad el tiempo de viaje entre la primera y la tercera ciudad de la comunidad. De esta forma, las lanzaderas Avant podrían unir Urzaiz con Pontevedra y Ourense en 45 minutos frente a las casi dos horas de la decimonónica vía del Miño, descartando otros recorridos.

“Galicia ha demostrado que hay masa suficiente si hay servicios”

decoration

Este tipo de trenes, calificados de “lujo” cuando se pusieron en marcha en 2011 desde A Coruña; siguen la tónica de cada mejora ferroviaria reciente: “En Galicia se ha demostrado que hay masa crítica para viajar si hay servicios”.

El éxito de ventas en la campaña de Renfe para los nuevos servicios no parece tener base entre los viajes de negocios. Aunque Vigo tendrá el primer Alvia desde Galicia y el último desde Chamartín, el tiempo de viaje de 4 horas y 20 minutos provoca que no sea eficaz para estos usuarios.

En este sentido Cebreiros señala que algunos empresarios ya optan por desplazarse en su coche particular hasta Ourense y allí coger el AVE de las 6 de la mañana para llegar a las reuniones de primera hora; algo hasta ahora solamente posible desde Peinador.

Por ello el presidente de la CEP apuesta por Cerdedo y lograr lo que ya hacen en el resto de España, dado que “el recorte de tiempos supone una hora de trabajo diaria”.

César Ballesteros

César Ballesteros Marta G. Brea

Los hosteleros reivindican más frecuencias y rapidez para “desestacionalizar el turismo”

A estas demandas también se suma la Federación de Hostelería de Pontevedra a través de su presidente. César Sánchez-Ballesteros se lamenta de que la opción escogida para la salida de Galicia no fuera “una L que conectara el Eje Atlántico con Ourense”, ya que sin influir en gran medida en los tiempos para la provincia de Coruña “sería más práctico y permitiría más frecuencias sin segregarlas”.

El también director del Hotel Bahía señala que el AVE a Vigo sería clave en el sector, abriendo las puertas a Madrid y otros territorios que “hoy por hoy eligen otros destinos” al no tener que abonar peajes para llegar o poder hacerlo en menos tiempo.

Se trata de los “viajeros de fin de semana” que permitirían a la hostelería gallega dejar de concentrar su actividad durante el verano y desestacionalizarla con visitas de dos días. Estas repercutirían en todas las Rías Baixas desde la noche del viernes al mediodía del domingo en un tipo de desplazamiento viable 12 meses al año.

El presidente de la Feprohos lamenta que aunque esa línea de alta velocidad llegara en la próxima década, “seríamos los penúltimos en tenerla en España”, suponiendo un hándicap económico y comercial que resume en un “una detrás de otra” que les hace imposibles competir.

Ballesteros también señala la importancia de estos servicios para poder atraer más congresos a la ciudad ya que facilitarían la logística de conexiones que padecen actualmente al depender de los aeropuertos de Galicia y Oporto.

Compartir el artículo

stats