Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navidad en Vigo

“Debes verlo al menos una vez en la vida”

Vigueses y turistas, ensimismados con el encendido: “No tiene comparación a ningún otro”

Multitud de gente haciendo cola para poder comprar un tíquet para subirse a la noria.

Solo la cuenta atrás de las Campanadas puede compararse con la del alumbrado navideño en Vigo. Y es que, a pesar de estar el aforo limitado para asistir al encendido –otra vez desde Policarpo Sanz–, las ganas y el entusiasmo de los vigueses eran desbordantes. El programa festivo volvió a convertirse en trending topic nacional, lo que se tradujo en cientos de visitantes de múltiples comunidades e incluso del extranjero para poder ser testigos del árbol de los “once millones de leds”, y que llenan desde hace días los hoteles de la, ahora ya sí, ciudad de la luz.

El ambiente que se respiraba ayer en Vigo era de fiesta y de celebración. Algunas personas se pusieron sus diademas de reno, sus coronas de Frozen o sus trajes más galantes para disfrutar de una noche que se presumía histórica, después del 2021 donde las limitaciones sanitarias condenaron a una navidad más austera. “Llevamos en primera línea desde las 15.45 para no perder nada del alumbrado. La Navidad siempre nos gustó pero ahora más todavía”, cuentan Ruth y Conchi. Junto a ellas los pequeños Pedro y Sergio debaten cuál es para ellos la mejor atracción. “¿Solo puedo quedarme con una? La noria, porque tiene unas vistas increíbles”, contaban los niños.

Decenas de personas hacían cola a las 16.00 horas para la primera línea del encendido

Precisamente ante la noria también se agolpaban desde media tarde decenas de personas deseosas de un tíquet para disfrutar de Vigo desde las alturas, 50 metros concretamente. “Venimos de Redondela solo para subir a la noria. Venimos los demás años y este no iba a ser menos”, relatan Tania, Lucía y José Carlos.

A pocos metros, en el cruce de Colón con Policarpo Sanz, la marabunta de gente obligaba a un despliegue organizado de Policía Nacional, Local y Protección Civil, para evitar que en la zona acotada solo entrasen las 3.500 personas que se marcó como aforo máximo. “Seremos de Vigo, pero cada año el alcalde nos sorprende con una Navidad diferente, más bonita y las ilusionante. El conjunto es precioso; no hay cuenta atrás como la del encendido de Vigo”, cuentan Cristina González, Fini Silva y Loli Pena.

Si ya el conocido como efecto Vigo empieza a ser algo natural, que no por ello menos especial, para los residentes, los visitantes disfrutaron de lo lindo con lo juegos de luces, música y atracciones que dispone la navidad olívica para ellos. ¿Qué les resulta más emocionante? “Sin duda las tremendas luces que hay, estamos sorprendidos; esto en Braga no se ve. Veníamos para pasar un fin de semana y creo que no hemos podido elegir mejor fecha”, cuentan Alice, Roque, João, Bruno, Rosalina y Mariana.

25

El gran encendido de la Navidad de Vigo, en imágenes Marta G. Brea

También desde fuera de la comunidad llegaron Isabel y Juan María, concretamente de Barcelona, ellos sí a propósito del alumbrado. “Hemos leído mucho y visto tantas imágenes que queríamos comprobar en persona si era así. Es un espectáculo que hay que ver al menos una vez en directo”, relata el matrimonio, en primera fila desde las 17.30 horas.

Toledanos y madrileños también se dieron cita ayer por las calles de Vigo. “Venimos de visitar a unos amigos y a comprobar que es lo que hablan de él [por el alumbrado], y comparado con lo que tenemos en la capital puedo decir que Vigo no se queda corto, para nada”, cuenta Raul, acompañado por Carolina, Jorge y Fátima.

A pocos de ellos, un grupo de vigueses, ataviados incluso con sendos jerséis de renos, aprovechaban la antesala del encendido para tomarse unas fotos con los adornos. “Estamos encantados con la Navidad, el alcalde no se equivoca cuando dice que son las mejores del mundo. Es normal que otras ciudades nos tengan envidia”, relataba el grupo.

Visitantes de Madrid, Barcelona, Canarias o Baleares, entre los asistentes al evento

Y es que la verdadera apoteosis llegó en el momento en el que el alcalde Abel Caballero, acompañado por la corporación local, y en especial con la atleta paralímpica y también médica Susana Rodríguez Gacio apretaron el botón que encendía la Navidad en Vigo. “Cuando encendemos estas luces, las sonrisas de todos los niños, de todos los vigueses será sin duda el mejor regalo”, relataba el alcalde segundo antes de dar vida a la época del año que por derecho se ha ganado la ciudad.

Unos amigos, disfrutando del activado de luces. Marta G. Brea

Visitantes de todos los puntos

Fue en este momento cuando los aplausos se convirtieron en un rugir de gente en pro de la alegría, de la unión, de la esperanza, de la ilusión, en conclusión, de la felicidad, Y no solo los 3.500 que estaban en la zona central fueron testigos de ellos, también todos aquellos que inundaron el centro, el Náutico, Príncipe, Porta do Sol, los espectadores que lo siguieron por la web de FARO DE VIGO, o cualquier español que a través de la televisión pudo disfrutar de esta fiesta sin precedentes. Más allá incluso que Madrid, Islas Canarias o Baleares trascendió el alumbrado. Incluso el imitador más famoso del alcalde, Raúl Pérez, tampoco quiso perderse el encendido, ya caracterizado del regidor Caballero. Otro momento clave fue la apertura del árbol permitiendo las fotos que protagonizarán las redes sociales de cualquier vigués en los próximos meses. “Nos pusimos los primeras porque queríamos nuestras fotos”, rematan Lara y Claudia. 

Compartir el artículo

stats