Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

¿Qué puede ofrecer un centro de salud?

El plan estratégico de Sárdoma propone incorporar más servicios con la reordenación de los flujos, la eliminación de lo superfluo y la dotación de más medios, sobre todo, de Enfermería

Centro de salud de Sárdoma. | // PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Que el futuro de los centros de salud pasa por ganar cierta autonomía en su gestión es una premisa de consenso. Para ello, la Consellería de Sanidade aboga por que cada uno cree su Plan de Salud local. El segundo en Galicia y el primero en el área sanitaria de Vigo fue el elaborado por los profesionales de Sárdoma –incluyendo a Bembrive, su satélite–, con el que buscan mejorar su funcionamiento y ampliar los servicios útiles para el paciente, eliminando lo superfluo, reordenando flujos e incorporando profesionales, principalmente, de Enfermería. Porque su "herramienta principal" –y escasa– es el tiempo.

El jefe de servicio de Sárdoma, el doctor Fernando Lago. A. Blasco

No es exactamente un plan local, explica su jefe de servicio, el doctor Fernández Lago, porque está basado en otro documento que se hizo casi en paralelo –“Por un Atención Primaria Vertebradora del Sistema de Salud”–, pero “es parecido porque las bases son las mismas”. Lo presentaron a principios de año, Sanidade lo aprobó en primavera “y los recursos están llegando”.

Es un plan “ambicioso”. “Se trata de revertir la situación insostenible que hay en Atención Primaria”, explica y espera conseguir un escenario “razonable” en un año. Buscan combatir la “mala organización”, terminando con un sistema “médico-centrista” y algunas tareas poco útiles, para “llegar así a cosas más productivas”. ¿Cómo? Revisan los procesos para protocolizarlos, unificando criterios y eliminando lo superfluo –ciertas analíticas, pruebas...–, y para enviar cada caso al profesional que más puede hacer por el paciente. También quieren sacarle más partido a herramientas telemáticas como TELEA. Medirán y evaluarán sus acciones para corregirlas si no funcionan.

Y uno de los principales pilares de este plan estratégico es que Enfermería gane “más capacidad de actuación” e incorpore más personal –“No pedimos más médicos, pedimos más enfermeras”, subraya el doctor Lago– y que los que se incorporen sean especialistas en Familiar y Comunitaria –tienen tres desde hace poco–. También piden otra TCAE y un farmacéutico.

“El plan incluye fundamentalmente un cambio en las actividades preventivas y en el seguimiento de crónicos”, explica el jefe de servicio. “No es nada nuevo”, subraya y cuenta que lo hacían hace 30 años, pero que se ha ido perdiendo. Enfermería tenía mucho protagonismo en esto, pero se empezó a desplazar con la incorporación de técnicas. En Sárdoma ya han empezado a reordenar estos procesos. En la atención al adulto y al anciano empiezan por cinco y el próximo año continuarán con más. Son:

Control de la diabetes.

Primaria se encarga de la atención a los del tipo 2, la que aparece con la edad –95% de los casos–. “Se va a ordenar qué profesional lo tiene que ver, qué hay que hacer en cada visita para evitar las complicaciones –en el ojo, en el riñón, neurológicas, en el pie...–, qué análisis se piden y quién los pide, quién hace las exploraciones complementarias para detectar problemas...”, detalla. También quieren recuperar educación al diabético y grupos con estos pacientes.

Atención al anciano.

Quieren detectar a los “frágiles” para evitar su deterioro. “Hay que captarlos de manera activa a través de encuestas en las que ver quién se puede beneficiar más de una intervención activa”, añade. Un estudio de sus residente de Medicina de Familia puso en marcha esto de forma experimental y quieren que se convierta en actividad clínica habitual.

Atención a la demencia.

Ya funciona hace dos años, pero el punto de entrada era la consulta de Medicina y creen que la Enfermería puede tener más protagonismo con encuestas de memoria y orientación.

Anticoagulación.

El conocido control del Sintrom, un tratamiento aconsejado para enfermos con problemas vasculares y de circulación sanguínea, que ya lleva Enfermería, salvo cuando hay que hacer algún cambio complejo.

Actividades preventivas.

Quieren ser “más proactivos” en este ámbito. Por un lado, están las vacunas, y por otro, los cribados de problemas cardiovasculares –intervención sobre el tabaquismo, el alcohol, el sedentarismo, la hipertensión, la diabetes, la dislipemia...– y de tumores –seguimiento en el de cáncer de colon, de mama y de cuello de útero–. “hay que hacerlo de forma oportunista, ya sea el médico con la enfermera, sobre todo con los jóvenes, que vienen poco a consulta”

Pero el plan estratégico y los servicios que puede ofertar el centro de salud van mucho más allá:

Áreas de la mujer y del niño.

De forma paralela al equipo de adultos y ancianos, también trabajan la matrona y facultativos para reordenar los procesos de la mujer y los pediátricos.

Atención a domicilio.

El plan incluye mayor protagonismo en la atención de los pacientes en sus casas, sobre todo, los paliativos.

Psicología clínica.

Fue una de las grandes incorporaciones. Es el primer centro de salud que cuenta con un psicólogo clínico en el área. Lo hizo hace seis meses y ya tiene su consulta –en Bembrive– llena. “La carga de patología psiquiátrica, muchas veces relacionada con el estrés, la vida moderna, la pandemia y las cargas familiares, es enorme”, señala y añade: “Era muy necesario”. En principio, atiende “problemas que no sean demasiado graves”. Sobre todo, trastornos de ansiedad y depresión, pero también otros como conductas alimentarias.

Actividades comunitarias.

De educación sanitaria en grupo –diabéticos, respiratorios, mujeres interesadas en anticonceptivos...– o fuera del centro, por ejemplo, en asociaciones de vecinos –talleres de ejercicio, alimentación sana...–. El doctor Lago cuenta que antes se hacían y, ahora, solo de forma puntual, entre otras cosas “por imposibilidad de tiempo material”. Para ello, piden tener la trabajadora social a tiempo completo en el centro. Las nuevas agendas de Enfermería ya contemplan huecos para estas acciones. La matrona, por ejemplo, tiene grupos de suelo pélvico para evitar pérdidas de orina, además de los de maternidad.

Ecografías y pequeñas cirugías.

Se realizan hace tiempo, pero no lo sabe mucha gente. Los médicos hacen ecografías clínicas de apoyo a la toma de decisiones sobre todo abdominales, de tiroides y de hombro, y quieren hacer de corazón con una sonda que tienen nueva. Esperan también recuperar las espirometrías –estudio de la capacidad pulmonar–, suspendidas por la pandemia.

Procesos que hoy van al hospital.

“Todo el problema que tenga el paciente de salud, lo podríamos atender”, está convencido el doctor Lago y agrega: “Tenemos limitaciones con algunos procesos que requieren conocimiento muy especializado o técnicas que no tenemos y hay que derivar al hospital, pero un 90% lo podemos resolver”. Si dispusieran de más tiempo cree que podrían incorporar procesos cardiovasculares como la insuficiencia cardíaca, problemas osteomusculares como lumbalgias, atalgias...

Compartir el artículo

stats