La Brigada de Extranjería (UCRIF) de la Comisaría de Policía Nacional de Vigo ha detenido a tres varones y dos mujeres como presuntos miembros de una banda dedicada a la explotación de mujeres en chalets de lujo en Vigo.

A raíz de la denuncia anónima y posterior declaración de dos testigos protegidas víctimas de explotación sexual, se inició la investigación relacionada con la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, prostitución, pertenencia a organización criminal y contra la salud pública.

Fruto de los registros efectuados en dos chalets y un centro de masajes de la ciudad olívica, se intervinieron más de 8.000 euros en efectivo, cocaína y fármacos preparados para su distribución, múltiples recibos de pago, TPVs, y diversa documentación tanto de los negocios regentados como de las otras mujeres que pasaron por estos lugares, móviles y tarjetas prepago y libros de contabilidad.

Dinero, drogas y objetos intervenidos durante el registro. Policía Nacional

Durante la investigación, los agentes averiguaron que al frente de los inmuebles se encontraba una pareja de nacionalidad española que, al amparo de un entramado de sociedades a su nombre, se dedicaban a la explotación de mujeres de distintas nacionalidades, dedicadas a la prostitución.

A través del trabajo de campo realizado por la Brigada de Extranjería, vigilancias y registros documentales, obtuvieron datos de un grupo organizado cuyos miembros tenían asignadas distintas funciones, dirigidas a controlar y supervisar el ejercicio de la prostitución de las mujeres explotadas, así como la distribución de sustancias estupefacientes en el interior de los chalets.

Tras el registro de ambos chalets y del centro de masajes, la Policía detuvo a cinco personas, tres hombres de nacionalidad española (uno de ellos con antecedentes policiales por tráfico de drogas y extorsión) y dos mujeres, una española y otra colombiana, todos con domicilio en Vigo.

Uno de los detenidos se dedicaba al traslado de las mujeres prostituidas y también a transportar las drogas para los servicios externos etiquetados como “salidas” en los libros de contabilidad incautados. Para llevar a cabo dichos traslados, el hombre utilizaba su taxi, aunque cobraba un sueldo de la organización concertado con los responsables de cada vivienda. Este modus operandi es reflejo de la operación llevada a cabo el pasado mes de junio por la UCRIF de la Comisaría de Vigo, que se saldó con cuatro detenidos en chalets de lujo en Vigo y Pontevedra.