Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Erasmus reconquistan Vigo

Un grupo de estudiantes franceses y croatas de Erasmus, ayer, en el Náutico. PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Los programas de movilidad Erasmus, que permiten a los estudiantes cursar un año de su carrera universitaria en otro país de Europa, y los ISEP (International Student Exchange Programme), que abarcan la estancia en cualquier país del globo, permiten que, cada año, la ciudad olívica se impregne de culturas. Jóvenes con ganas de conocer gente, el idioma y las tradiciones gallegas se concentran en la UVigo, llegando desde Francia, Alemania, Brasil, Italia o Polonia, entre otros.

Julia Krawczyk es una estudiante polaca de 21 años que llegó a Vigo para cursar un año de Filología Inglesa en otro país. “Vine aquí porque escuché que la universidad tenía un nivel alto”, cuenta. “Además, está cerca del mar y eso fue lo que más me impulsó a venir”. Krawczyk, que no echa de menos “para nada” su país, ya tiene amigos de Francia, Italia y Rumanía, y asegura que la variedad de gente que hay en la UVigo es “apasionante”. “De hecho, me encantaría quedarme a vivir aquí”.

La joven polaca vive en un apartamento de nueve habitaciones, en donde es la única Erasmus (junto a su amiga Daria). “Vivimos en Plaza América, y las conexiones son perfectas. La gente como yo vive en pisos como este, o de menos habitaciones, pero de este estilo. También hay Erasmus que viven con otras familias en sus casas”.

“Estamos muy bien aquí. Lo que más nos gusta es la playa, el monte de O Castro y el ambiente universitario”

Daria Krzysków y Julia Krawczyk - Erasmus polacas

decoration

Los Erasmus reconquistan Vigo

La estudiante prometida

Daria Krzyœków llegó a Vigo de la mano de su amiga, Julia Krawczyk, el pasado 1 de septiembre. La también polaca está cursando una “mezcla” entre filología inglesa, española y francesa. “Yo echo muchísimo de menos mi casa, me quiero volver en enero, no como Julia que quiere extender la experiencia”, declara Krzyœków. Pero es que esta joven lleva algo en la mano que la une con Polonia: un anillo de compromiso.

“Extraño a mi prometido, pero sé que esta experiencia va a ser valiosa para mí y, gracias a lo que quieras, existen vías de comunicación instantáneas y todo es posible”, confía. “Quiero mejorar más mi español y lo estoy consiguiendo, la gente aquí es muy amable con nosotras y nos ayudan siempre que pueden”. ¿Lo que más disfrutan de Vigo? “Las playas, nunca creímos que fueran tan bonitas, y el atardecer en O Castro, algo precioso”.

Rossi: “Fue muy difícil poder entrar en España con el COVID. Hablamos con el Gobierno español para venir”

decoration

Instagram para estudiar

Julia Rossi es una brasileña de 21 años que llegó a Vigo para estudiar Administración Empresarial, y se quedará hasta principios de 2022. “Lo que más me convenció de esta ciudad es que es pequeña y me siento muy cómoda aquí, ya la conozco entera y me encanta”.

Sin embargo, no todo en el camino de Rossi fueron rosas, sino que la pandemia la obligó a luchar, junto a otros 2.000 estudiantes, para poder venir a España a estudiar. “Tuvimos que hablar con el gobierno español para que nos dejara venir, e hicimos una cuenta de Instagram para conseguirlo y que la gente supiera lo que estaba pasando”, explica la brasileña. El perfil, @estudiaresesencial_br, acumula más de 3.000 seguidores, y ahora funciona para dudas y consejos para los estudiantes internacionales.

“Hay muchos alumnos extranjeros aquí y eso es genial porque así no nos sentimos solos”

Elen Amorioux - Erasmus francesa

decoration

Los Erasmus reconquistan Vigo

Desde Francia con amor

Sin lugar a dudas, Francia es el país con mayor número de estudiantes Erasmus en la ciudad olívica. Y Elen Amorioux es una de ellas. “Yo quiero hablar tres idiomas a la perfección, y para eso vine a España, para perfeccionar la lengua”, afirma. Esta francesa de ideas claras quiere ser traductora, y la facultad de filología de la UVigo es su lugar. “Yo me vine sola, pero hay un montón de Erasmus en esta facultad, y eso es genial porque así no nos sentimos solos”.

Quien sí llegó acompañado fue Victor Agnus, francés de 23 años, y lo hizo con tres amigos de su universidad. “Vivimos juntos y nos está gustando mucho Vigo, no echamos mucho de menos nuestro país”, reconoce. “La universidad es genial, tiene muchas clases, laboratorios y espacios para nosotros”.

El único croata

Zvonimir Rajkovic tiene 22 años y estudia Literatura Francesa y Española en su país. Como aquí estos estudios no se ofertan, decidió coger diversas materias de carreras diferentes y crearse su propio plan. “Tenía una asignatura en gallego en Croacia, y mi profesor era de Vigo. Me habló de esto y me convenció para estar aquí”, agradece.

Rajkovic es el único representante del país croata, pero está feliz. “Vivo con otros estudiantes erasmus de Estados Unidos, Inglaterra y Alemania y nos encanta el ambiente que hay aquí”. Fiestas, viajes y planes por Vigo inundan las agendas de estos alumnos internacionales, y eso hace que el tiempo lejos de la familia pese menos. “Echo mucho de menos a mi hermana, pero llevo aquí solos dos semanas, así que poco a poco conoceré más”.

El croata ya había visitado Barcelona, Madrid y Lloret del Mar en excursiones escolares, pero Galicia lo ha conquistado por la boca. “La empanada de atún y la tortilla son lo mejor, pero la siesta típica también me encanta”.

Anatole Batard, Francia (Brittany)

Tengo 25 años y estoy estudiando el máster en Mecatrónica.

Llevo una semana aquí porque mis clases no empiezan hasta la semana que viene, llegué el lunes pasado. Cuando llegué me puse a buscar un sitio donde dormir, y estoy viviendo en una casa con una familia. Yo alquilo la habitación.

Por lo poco que estuve viendo de la ciudad me gusta mucho el centro y la zona del puerto. Me vine solo, entonces me apetece empezar las clases para conocer y estar con más gente.

Vine aquí porque quería conocer otra cultura, fuera de mi rutina. Vi un país que tuviera habla hispana y mi universidad me ofreció o México o España. Me decidí por España porque en México las clases eran online, y yo lo que quería era hacer vida con la gente y conocer personas que hablaran español. Quería tener más vida social.

Yo me vine en coche, solo, y lo que noté es que es muy difícil aparcar aquí. Por eso, ahora voy más caminando por la ciudad, también para conocer un poco más y así. Una vez estuve en Barcelona, pero no estudiando, de vacaciones.

No echo de menos Francia todavía, llevo una semana solo, pero no creo que me vaya a pasar porque solo voy a estar aquí cinco meses, hasta enero-febrero. Tengo ganas de este curso. 

Kirill Teyf, ruso que estudia en Reino Unido

Tengo 24 años y estudio Traducción y literatura hispanoamericana. Yo quería ir a Argentina, era mi primera opción porque tenía allí una oferta de trabajo, pero no pudo ser porque Argentina está en lista roja para el Reino Unido por el COVID. Vigo era mi segunda opción porque tenía mar, principalmente, y porque había buenos estudios de traducción.

Me está gustando mucho esto y solo llevo dos semanas. Soy un turista todavía. Vivo con mi novia, que se vino conmigo cuando decidí mudarme aquí este año.

Soy ruso, pero estoy estudiando en Inglaterra, cuando acabe aquí volveré a U.K. para conseguir mi diploma en Criminología y en español.

Hay muchísimos erasmus, hacemos muchos planes y, por ejemplo, este sábado iremos a las Islas Cíes. Tengo amigos de Alemania también.

En general, me están gustando mucho las clases, hay unas que más y otras que menos, pero todo depende del profesor también. Pero me gustan, a grandes rasgos. 

Compartir el artículo

stats