Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alumnos extranjeros en la UVigo caen un 37% este curso debido a la pandemia

La Universidad cuenta con 531 estudiantes foráneos frente a los 846 del 2019/20 | Nueve de cada diez matriculados son gallegos y los de otras regiones suponen el 6%

Estudiantes de la Facultad de Ingeniería Industrial en la UVigo

Estudiantes de la Facultad de Ingeniería Industrial en la UVigo R. Grobas

La pandemia y las fuertes restricciones a la movilidad entre países han frenado en seco la llegada de alumnos extranjeros a la UVigo, donde la matrícula foránea en grados, másteres y doctorados cae a niveles anteriores a 2017. La institución cuenta este curso con 531 estudiantes de fuera de España frente a los 846 del periodo académico 2019/20, lo que supone una caída del 37,2%.

Como era de esperar, la crisis de la Covid-19 ha impactado en la matrícula internacional, tanto ordinaria como de programas de intercambio, que pasa de representar el 4% de la global a solo un 2,6%. Sin embargo, los peores pronósticos a nivel interno por la situación sanitaria y económica no se han cumplido. La entrada en los primeros cursos de los grados y en los másteres ha aumentado en gran medida. Incluso, en el caso de las carreras, alcanzando niveles que no se registraban desde hacía 15 años. Y también siguen apostando por la institución viguesa los alumnos procedentes de otras autonomías, que suponen el 6% del total.

Además de reducir su número, los estudiantes extranjeros proceden de menos países este curso, 57 nacionalidades frente a las 61 del anterior. La delegación portuguesa mantiene su hegemonía, aunque pierde 20 alumnos y se queda en 219. Los municipios más cercanos a Galicia, como Matosinhos, Guimaraes y Oporto, aportan la mayor cantidad de matriculados, pero también llegan de ciudades más alejadas como Lisboa, con 20 inscritos.

Galicia: 18.477
Resto de España: 1.189
Extranjero: 531
Total: 20.197

México repite como segundo país de procedencia, aunque sus alumnos caen de 58 a 25. E Italia , que el curso pasado era el tercero con 44 matriculados, solo cuenta ahora con 5. Su puesto lo ocupa Argentina, con 24 estudiantes. Y le siguen Ecuador (23) y Brasil (20), si bien en ambos casos la presencia se ha reducido a la mitad.

También resulta llamativa la caída de alumnos procedentes de Estados Unidos, de 18 a solo 4. Y la de China, que el curso anterior envió a 21 estudiantes y en el actual se queda en 5.

Como en años anteriores, la mayoría de foráneos proceden de países europeos –un total de 296, seguidos de los del continente americano –183–. Desde África han llegado 37 estudiantes, 19 de ellos originarios de Marruecos. Y otros 15 son de países asiáticos y de Oriente Medio.

Con respecto a la captación de alumnos de otras comunidades, el informe elaborado por la UVigo según el municipio de origen arroja una cifra de 1.189, ligeramente superior a la de 1.107 del curso anterior. Y llegan desde las otras 16 comunidades españolas y la ciudad autónoma de Ceuta.

La región más representada es Madrid, con 234 matriculados; seguida de Castilla y León, con 217; Andalucía, con 182; y Asturias, con 110. También hay matriculados este curso 81 canarios, 60 vascos y 49 murcianos.

A pesar de esta capacidad de atracción, nueve de cada diez estudiantes de la Universidad de Vigo tienen su residencia familiar en Galicia, como es lógico, siendo las provincias del sur las que más matriculados aportan, por albergar las sedes de sus tres campus. El 60% de todos los alumnos proceden de municipios pontevedreses, casi 12.000, mientras que 3.177 son ourensanos, 2.672 coruñeses y 677 lucenses.

La mayoría de los pontevedreses son originarios de Vigo (5.252), seguidos de los de la capital provincial (1.391), los redondelanos (377) y los cangueses (356).

Desde los vicerrectorados de Internacionalización y Captación se sigue trabajando para aumentar la matrícula foránea y local. En el caso del segundo, las ferias formativas y las jornadas de puertas abiertas se están realizando de forma virtual y, de cara a 2021, se contemplan los dos escenarios. “A principios de este curso, los centros educativos estaban sobrecargados de trabajo para organizarlo todo, pero ahora ya empiezan a demandar actividades presenciales. Hemos puesto en marcha un nuevo programa de charlas científico-divulgativas a cargo de profesores. Algunas son virtuales pero ya sen comenzado a hacer en los propios colegios e institutos”, comenta Natalia Caparrini.

  • Mª Isabel Doval

    Vicerrectora de Responsabilidad Social, Internacionalización y Cooperación

“Esperábamos una bajada mayor, las ciudades pequeñas ahora se perciben más atractivas”

decoration

“Esperábamos una bajada incluso mayor,pero fuimos capaces de mantener unas cifras aceptables. De hecho, en estos momentos hay bastante investigadores visitantes en los tres campus y no solo procedentes de Europa. Galicia se percibe como un sitio seguro en estos momentos y las ciudades medianas como Vigo y pequeñas como Pontevedra y Ourense resultan más atractivas que Madrid o Barcelona en este contexto”, apunta Doval, que confía en una recuperación progresiva del alumnado extranjero. “No dejamos de trabajar en temas de reclutamiento internacional. Y, por parte de nuestros alumnos, el interés por hacer intecambios el próximo curso es muchísimo”, destaca. Muchas universidades con las que la UVigo tiene convenios, sobre todo, latinoamericanas, no han permitido este curso la movilidad. De hecho, han venido la mitad de alumnos que el curso anterior. “Y además está la problemática de los visados, el miedo a contagiarse en tránsito y la situación económica de las familias. En el caso de nuestros alumns, hubo renuncias debidas a ERETE. La problemática es muy diversa”, añade.

  • Natalia Caparrini

    Vicerrectora de Captación de Alumnado, Estudiantes y Extensión

“Somos una universidad presencial, pero el reto también es crear títulos virtuales”

decoration

“La caída de extranjeros es lógica y esperamos que se recupere. Pero ahora la gente no se atreve a viajar. Ya no solo por miedo al contagio, sino por la entrada y salida de los países. En cualquier caso, en la UVigo, el número de contagios es bajísimo y todo está muy controlado. Más allá de los cambios que hubo en algunos grupos hace unas semanas todo se mantiene igual”, destaca. La matrícula en los primeros cursos de los grados y los másteres se ha disparado “significativamente” respecto a otros años: “Mucha gente que tenía previsto marcharse se ha quedado en Galicia y siguen viniendo alumnos de otras comunidades para cursar estudios con poca oferta en España como Informática o Ciencias del Mar. Y la gente que está en paro o en ERTE opta por seguir formándose”. “Somos una universidad presencial, pero el reto también es crear grados, másteres, cursos de especialización o títulos propios totalmente virtuales. Se ha avanzado muchísimo, ya tenemos el primer grado 100% digital, pero es una manera de captar extranjeros”, apunta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats