Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El botellón vuelve a Montero Ríos y plaza de Portugal con actos vandálicos y peleas

5

Los vándalos vuelven a la carga: el Náutico, Praza de Portugal y Montero Ríos, sus objetivos Alba Villar

Las reuniones masivas de jóvenes vuelven a las zonas habituales de botellón las noches del fin de semana. Las barreras que instala por las tardes la Policía Local en determinadas calles y plazas para cerrarlas al público y en las que el Concello prohíbe las reuniones al aire libre, ya no bastan para disuadir a los más jóvenes.

Los vecinos alertan de reuniones más violentas con vallas lanzadas al mar y agresiones

Vecinos de la zona del Náutico dan la voz de alarma: no solo vuelven los botellones, el ruido que conllevan y la basura y cristales rotos que generan, sino que las reuniones son más violentas con actos vandálicos y peleas. “No puede ser hacer daño por hacerlo. No tienen miedo a nada, ni respeto”, resume un afectado.

  • Vilagarcía pide la colaboración “de todos” para acabar con los botellones de la TIR

El regreso del botellón deriva en vandalismo no solo en Vigo, sino en A Guarda, O Morrazo, Salceda y Baiona. Un problema que se extiende también a nivel nacional.

Vecinos del Náutico denuncian la "inoperancia" policial contra los botellones en la zona V. C.

Los restos de los botellones del último fin de semana aún eran visibles ayer, aunque el servicio de limpieza ya había recogido lo más gordo, caso de los cristales de una cabina telefónica destrozada y a la que arrancaron el auricular en la Plaza de Compostela. As Avenidas y la zona del Náutico, con el jardín que da a la estación marítima, y los puntos de embarque hacia Cíes, son las más afectadas. En ocasiones algunas personas se suben a los barcos donde han causado daños y llegaron a vaciar un extintor.

La Policía Local desalojó el sábado a grupos de jóvenes sin mascarilla en calles y pubs

Las vallas del punto especial del Sergas para las pruebas de antígenos seguían ayer tiradas en el suelo y alguna flotaba en aguas del puerto. También las sillas de las terrazas de varios locales acabaron bajo los salientes del edificio de la Xunta, donde continuó el botellón mientras llovía, una vez que los establecimientos cerraron a la una de la madrugada.

“Los jóvenes vienen en manada y los seis coches de la Policía Nacional y Local, grilleras incluidas son insuficientes. Eran dos grupos y se agredieron”

Hostelero de Montero Ríos en relación a los incidentes de la noche del pasado viernes

decoration

“Los jardines del entorno del Náutico quedan llenos de botellas y vasos de cristal rotos, una vergüenza que llega hasta los puntos de embarque. Es una triste tarjeta de visita la que se encuentran a las 9 de la mañana los primeros visitantes que viajan a Cíes”, dice una empresaria. En la zona de Tráfico de Ría tienen que pasar a limpiar dos veces, porque es frecuente que entre las 6.00 y las 7.00 horas todavía haya gente de botellón. A primera hora se limpia hasta donde se puede y realizan la segunda ronda entre las 9.00 y 10.00 horas, según fuentes de la Autoridad Portuaria.

La cabina destrozada en la Plaza de Compostela. Ujué Foces

Si el jueves por la noche la Policía Local dispersó a unos 300 jóvenes que pretendía seguir la fiesta al cierre de las discotecas y habían volcado contenedores, la noche del viernes tuvieron que desalojar un botellón en la plaza de Portugal; otro en el Casco Vello y cerraron tres locales. En uno de ellos había medio centenar de jóvenes sin mascarilla. Además, acudieron a varias peleas. Un hombre manifestó que 40 personas le habían dado una paliza, si bien finalmente no quiso denunciar. “Si durante la mayor parte del verano se pudieron evitar estos botellones, está claro que pueden evitarse siempre”, dicen vecinos y comerciantes.

Compartir el artículo

stats