Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El teléfono del menor, arma contra el maltrato infantil

Un grupo de escolares a la salida del colegio. Marta G. Brea

“¿Teléfono de atención a la infancia, en qué puedo ayudarle...?”. El teléfono del menor es el gran desconocido en la lucha contra la desprotección infantil, aunque permite de forma gratuita y anónima alertar sobre malos tratos o abandonos de niños. Los menores afectados, pero sobre todo adultos que conocen situaciones de desamparo, son los principales usuarios de este servicio que gestiona la Xunta de Galicia. Entre los adultos que dan alertas se encuentran profesores y técnicos que trabajan con niños y adolescentes, pero también muchos progenitores que quieren consultar sobre conflictos convivenciales por parte del menor, en ocasiones en situaciones al límite de la agresión filio parental.

Veinticuatro horas al día

El número de atención a la infancia es el 116111, una línea que funciona durante todo el año, las veinticuatro horas del día, a nivel nacional y que gestiona cada Comunidad Autónoma. Al otro lado del teléfono se encontrará siempre un profesional –trabajadores sociales y psicólogos– que buscarán la mejor solución para cada caso, explican desde la Xunta.

Uno de cada tres avisos en la provincia llegan desde Vigo

Uno de cada tres avisos de la provincia de Pontevedra al teléfono del menor se hace desde Vigo. Un total de 53 personas pidieron asesoramiento y denunciaron posible maltrato infantil desde la ciudad olívica en el primer semestre de este año. Durante todo el 2020 se hicieron un centenar de llamadas. La cifra real, no obstante, es superior pues casi la mitad de quienes llaman mantienen también el anonimato respecto a la ubicación dónde se encuentran.

Pontevedra, la provincia con más alertas

Entre los meses de enero y junio de este año, en Galicia se registraron un total de 768 llamadas, y en 326 casos se ocultó el lugar de procedencia. En Pontevedra se contabilizaron 178 llamadas, seguida por 176 en A Coruña, 44 en Ourense y 38 en Lugo. También se recibieron 6 llamadas realizadas desde distintos puntos de España. A lo largo de 2020, marcado por el confinamiento y el cierre de colegios, se recibieron un total de 1.352 llamadas en el teléfono del menor desde distintos puntos de Galicia. Pontevedra encabeza el listado de usuarios del servicio con 319 casos, seguida por A Coruña con 291, Lugo 99 y Ourense con 70. Se desconoce la procedencia de 555 llamadas.

Una decena menos de avisos que en 2019

Los datos son similares a los obtenidos un año antes. En 2019 el total de llamadas registradas ascendió a 1.362; se desconoce la ubicación donde se encontraban 557 denunciantes. En la provincia de Pontevedra se realizaron 329 llamadas, un centenar procedentes de la ciudad olívica; 305 en A Coruña, 85 en Lugo y 71 en Ourense, según datos facilitados por la Consellería de Política Territorial. La variación de una decena de casos en los dos últimos apenas supone diferencia.

El maltrato centra el 15% de las consultas

Las consultas más comunes se refieren a la petición de asesoramiento e información, y apenas el 15% se refieren a sospechas y comunicación de malos tratos. En el paquete de las denominadas llamadas “sin clasificar” se incluyen las de personas que no quieren identificar el lugar desde donde llaman, pero también llamadas erróneas o de obstrucción.

Herramienta eficaz

“El teléfono de la infancia es el gran desconocido de los teléfonos gratuitos de ayuda. Se trata de una herramienta que está ahí y es eficaz. La llamada es anónima, no hace falta identificarse y permite transmitir sospechas o casos de desamparo de niños y adolescentes. Facilita la obligación que, a tenor de la nueva ley, tienen todos los ciudadanos de denunciar la desprotección de menores”, explica Cristina Blanco , subdirectora xeral de Política Familiar.

Profesores y progenitores, los que más llaman

El teléfono del menor es una línea de ayuda a la infancia para los niños que en algún momento se sientan maltratados por otra persona, necesiten ayuda o quieran hablar sobre los problemas que les afectan. Pero son más los adultos que llaman para dar avisos de desamparo. “Las llamadas de los propios niños suponen el 7% del total. Hay más avisos de adultos, especialmente de profesores que consultan sobre situaciones de riesgos y también de progenitores por conflictos convivenciales por parte de menores. Se trata de situaciones al límite de la agresión filioparental y malos hábitos. Estos casos se derivan a servicios sociales o gabinetes de orientación que trabajan con la familia.

MÁS DE 60 ESTUDIANTES RECIBIRÁN REFUERZO ESCOLAR DEL CONCELLO


El Concello apoyará a 66 estudiantes –45 de educación primaria y 21 de ESO– en riesgo de exclusión: por razones familiares, están en una situación social compleja. En la primera semana de septiembre, según precisó en la rueda de prensa diaria el alcalde, Abel Caballero, se empezarán a beneficiar del refuerzo escolar en los centros sociales municipales: 32 jóvenes estarán en el de Coia; 14, en Rivera Atienza; 10, en Teis; y otros 10, en la instalación del Casco Vello.

Las clases, que serán impartidas por educadores sociales, se desarrollarán entre las 16.30 y las 19.30 horas. También podrán asistir a talleres formativos. El regidor defendió que este programa ha demostrado “una enorme eficacia”, ya que “fue determinante para evitar la brecha social” de los menores, así como su “abandono escolar”, una decisión que sería una “lacra” para ellos. “No podemos permitir que estos niños y niñas en riesgo de exclusión vean su vida personal y profesional truncada por no haber tenido las condiciones familiares para llevar adelante sus estudios. El propio contexto de sus familias, a las que también atendemos, no les favorece. Les damos clases adicionales, y bien que les vienen: podrán seguir el ritmo del curso escolar”, anotó Caballero.

Compartir el artículo

stats