Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XOSÉ H. VÁZQUEZ | Catedrático de Organización de Empresas de la UVigo

“Somos una sociedad presencialista, pero hay cosas que lo virtual no puede sustituir”

Xosé H. Vázquez, en una imagen de archivo

Xosé H. Vázquez, en una imagen de archivo Alba Villar

La Universidad de Vigo acaba de firmar un convenio con el Consello Económico e Social para realizar un estudio sobre la digitalización gallega bajo el nombre Galicia 2030: unha dixitalización 4.0 para unha sociedade 5.0, que dirige el profesor Xosé H. Vázquez.

– ¿Pretenden dar las recetas a los políticos para regular la nueva realidad digital?

–El estudio tiene dos objetivos. El primero es que el CES tenga la posibilidad de discernir si tenemos una opinión compartida todos los agentes sociales en Galicia. Esto es importante porque allana mucho el camino para la implementación posterior, que es el segundo objetivo, que el CES pueda informar a los diseñadores de políticas públicas. Muchos agentes económicos también están esperando los resultados de este informe.

–Representar a toda la sociedad para hallar una opinión compartido parece un objetivo muy ambicioso.

–Efectivamente, y para ello intentaremos llegar a los 300 expertos y protagonistas. Desde directivos a trabajadores. Desde diseñadores de políticas públicas, a periodistas o investigadores. Y haremos un énfasis especial en contar con los líderes de la revolución tecnológica: nanoelectrónica, fotónica, técnicas de fabricación avanzadas, big data, internet of things o realidad virtual, por ejemplo.

–¿Qué es una sociedad 5.0?

–Una sociedad en la que dentro de nada va a estar conectada la realidad física con el ciberespacio. El trabajo va a dar lugar a unas propuestas que tienen que abordar cuál es el ritmo y la secuencia de las reformas necesarias para poder llegar a esa sociedad 5.0. Pero la digitalización en sí misma no tiene ningún sentido. No tiene por qué generar necesariamente resultados positivos. Puede generar, incluso, resultados distópicos.

–¿Con la pandemia ha mejorado realmente nuestra digitalización o se han puesto parches al detectar las carencias que la sociedad tenía?

–En el sector industrial las posibilidades de teletrabajo subieron de un 50% a un 75% durante el año pasado. Había empresas que no lo ofrecían y lo han incorporado, pero la pregunta es si esto está aquí para quedarse.

–Durante la pandemia mucha gente estuvo teletrabajando pero en cuanto se levantaron las restricciones se retomó el trabajo en la oficina. ¿Seguimos siendo una sociedad muy presencialista?

–Somos una sociedad presencialista pero hay cosas que lo virtual no puede sustituir. A lo mejor no es tanto un problema cultural sino que hay aspectos del trabajo presencial que uno no puede sustituir desde casa. Creo que hay cosas que están aquí para quedarse. Ya había estas posibilidades, pero la pandemia lo ha intensificado. Vamos a tener más reuniones virtuales, probablemente sea más fácil que uno se quede en casa algún día a la semana.

–Hay sectores que se prestan más a la digitalización y el teletrabajo que otros.

–En el ámbito de las telecomunicaciones o informática el teletrabajo se da por hecho. Ahora bien, teniendo en cuenta que hay spillovers (derrames) de conocimiento que no se generan si no hay presencia física. Hablando por Zoom pierdes la oportunidad de un aprendizaje. Trabajar solo en tu casa no va a mejorar tu desarrollo personal. La multidisciplinaridad y el trabajo en equipo sigue siendo muy relevante. Las empresas, si quieren conseguir el mejor talento, deberán buscar la manera de que los trabajadores tengan flexibilidad para trabajar desde casa pero siempre aprovechando las ventajas de la interacción presencial.

“Algunas empresas invierten en digitalizar procesos organizativos ineficientes”

–El estudio presenta un componente social muy marcado, teniendo en cuenta que lo encarga el CES. ¿Qué ámbitos estudiarán?

–Sí, es un trabajo muy social en el que se estudiarán las brechas digitales de Galicia, que no son las de Silicon Valley, ni las de París. Debemos estudiar si son brechas de género, territorial, económica.

–Pero también se tratarán los contenidos económicos.

–Hablaremos de empresa y competitividad. Los equilibrios entre eficiencia organizativa y digitalización. Hay empresas que están invirtiendo dinero en digitalizar procesos organizativos ineficientes. También hay que ver en qué sectores somos fuertes. Estudiaremos cómo va a afectar al nivel de empleo. Y luego también las relaciones laborales. ¿Qué pasa con la representación colectiva de los trabajadores?

–Y a final de año podrán lanzar las propuestas.

–Sí, y hablaremos del nuevo contrato social para la economía digital. Trataremos temas de gobernanza digital, igualdad de oportunidades, ciberespacio seguro o representación colectiva, entre otros.

Compartir el artículo

stats