Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La odisea de conseguir contenedores para mercancías

Contenedores

Contenedores Marta G. Brea

La oferta y la demanda. La escasez de contenedores que padece la dársena viguesa desde finales de 2020 ha tenido como consecuencia un incremento de los precios de los fletes en torno al 400%. No es un problema de Vigo, sino que está sucediendo en todos los puertos, pero las consecuencias para las empresas locales son evidentes. “En estos momentos hay dos problemas: no llegan contenedores llenos para poder vaciar y tampoco están llegando cajas vacías, porque las navieras priorizan grandes puertos en sus rutas”, indica Francisco Fernández Sasiaín, jefe de operaciones de Progeco.

Esta auténtica congestión del tráfico de contenedores, además de la automática subida de precios, ha supuesto que los clientes pequeños se queden sin poder embarcar, sobre todo a destinos de América y Asia.

Menos reutilización

Fernández indica que la situación aún no es crítica, pero no hay fluidez en el tráfico y se están dando casos de acumulación de mercancías en las empresas y, en ocasiones, en las propias dársenas, a la espera de poder salir.

Otra de las consecuencias de la situación es el mayor aprovechamiento de la vida útil del contenedor. “Antes eras más selectivo, pero ahora se están aprovechando todos los contenedores que estén operativos, que igual no valen para llevar ropa o alimentación pero sí para granito, por ejemplo”, indica Fernández.

En este contexto, la venta de contenedores para su reutilización en usos alternativos como viviendas o piscinas resulta residual.

Compartir el artículo

stats