Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Personal del registro civil reclama un servicio telefónico de cita previa

Desde el 7 de abril, el registro civil atiende con cita previa.

Desde el 7 de abril, el registro civil atiende con cita previa. FDV

Algo tan sencillo como una centralita con sede en Santiago o donde la Xunta considere, pero en la que descuelgue el teléfono una persona. La junta de personal judicial pide con urgencia a la Dirección Xeral de Xustiza una solución para ayudar a los ciudadanos con dificultades para pedir cita previa en los registros civiles a través de la web y que acaban saturando los teléfonos de los registros pidiendo ayuda.

“Una centralita telefónica a través de un número único para todos los servicios judiciales sería la mejor solución y ayudaría tanto a los ciudadanos como a la propia Administración”, explica Julián González, presidente de la junta de personal de Pontevedra, quien considera que la inversión sería pequeña pero el beneficio muy alto.

Evitar saturación

Desde el 7 de abril es imprescindible tener cita previa, por ejemplo, para las inscripciones de nacimiento, expedientes de nacionalidad o expedición de certificados y fes de vida. Una medida pensada para evitar saturación en las dependencias judiciales a raíz del la crisis sanitaria del COVID-19, que ha dejado de lado a los sectores más vulnerables de la sociedad con dificultades para acceder a internet, ya que estas citas sólo se otorgan de forma telemática. En consecuencia, se generan multitud de llamadas de personas, sobre todo mayores, que no consiguen completar el proceso de citación a través de la web de xustiza.gal.

“Las llamadas son tan numerosas que en ocasiones un funcionario del registro civil se tiene que dedicar toda la maña a responder al teléfono para guiar a estas personas o gestionarles la cita directamente”, lamenta Julián González.

Citas equivocadas

No todo el mundo tiene las competencias digitales necesarias para manejarse en Internet y algunas personas se “pierden en la web”. Acaban pidiendo una cita en el registro de la Xunta por error o conciertan para la oficina de atención ciudadana en vez de para el registro civil, algo que se podría evitar hablando con alguien por teléfono.

Compartir el artículo

stats