Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aluvión de peticiones de fes de vida en el Registro Civil: un millar cada mes

Oficinas del registro civil de Vigo. / R. Grobas

Oficinas del registro civil de Vigo. / R. Grobas

El Registro Civil de Vigo ha tenido durante el 2020 que acaba de finalizar un auténtico aluvión de solicitudes de fes de vida. Ha sido uno de los trámites en los que se ha notado un fuerte incremento de demanda, lo que ha contribuido a las largas colas que se formaron a las puertas de los juzgados en estos tiempos de coronavirus en los que es necesario guardar las distancias de seguridad. Concretamente, se expidieron una media de 1.000 fes de vida cada mes. Este documento es necesario para la tramitación de pensiones y también, por ejemplo, para el bono social de la electricidad. Uno de los motivos de la avalancha de peticiones es que antes también se podía solicitar en el Concello, pero desde hace meses la gestión hay que hacerla en este servicio ubicado en los juzgados de la calle Lalín.

Las fes de vida se tramitan en la oficina de atención al público del Registro Civil, la misma en la que se pueden solicitar los certificados de nacimiento, matrimonio o defunción. Decenas de personas acuden a diario a este servicio por lo que, a raíz de la pandemia, hubo que tomar medidas de aforo y de control de las colas que se forman para evitar aglomeraciones. “Se están tramitando un millar de fes de vida cada mes”, explican fuentes de esta oficina, que agregan que este documento se solicita mucho para las pensiones, incluidas las de emigrantes que estuvieron trabajando en el extranjero. “Evidentemente, para conceder las pensiones hay que acreditar que esas personas están vivas; y con posterioridad hay controles periódicos, cada seis meses, en los que también se necesita la fe de vida”, ahondan sobre esta cuestión.

Entre fes de vida y emisión de otros certificados, la afluencia de ciudadanos es constante a lo largo de la mañana en el Registro Civil. En lo que se refiere a estas gestiones no vale la pena poner en marcha la cita previa por internet. “Sería inoperativo”, indican las fuentes, añadiendo que en el caso de las fes de vida los interesados suelen ser personas mayores. “Y aún hay mucha gente de avanzada edad que carece de internet”, indican.

Matrimonios

Donde sí funciona la cita previa aunque telefónica –por internet aún no se ha implantado– es en relación con los expedientes de nacionalidad y de matrimonio. Y en relación con las bodas civiles que se celebran en los juzgados, estos enlaces se están manteniendo pese al COVID y a las bajas temperaturas de este invierno. Para este enero ya hay bodas señaladas los viernes por la mañana y en febrero, junto a esta jornada, también se celebrarán los miércoles. “La agenda no está tan llena como en otras épocas pero aún así hay parejas que se están animando a casarse”, explican en el Registro Civil, donde aclaran que durante la ceremonia se mantienen las restricciones de que solo pueden entrar a la sala los novios y dos testigos. “Por este motivo hay gente que prefiere esperar a que finalice la pandemia; por ejemplo, un fotógrafo ya no puede entrar a hacer las fotos...”, indican sobre las limitaciones actuales. Lo que no está prohibido es el beso de recién casados. Ya que son convivientes los novios podrían quitarse la mascarilla momentáneamente en ese momento, pero no son pocos los que deciden besarse con ella puesta. “Hay quienes se la quitan, pero otros no; quizá piensen que les llamaremos la atención”, sonríen en este servicio.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats