Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves del desembarco de Ryanair en Vigo

Ryanair regresa a Peinador vía Barcelona

Ryanair regresa a Peinador vía Barcelona

Giro inesperado de guion. Al más puro estilo de los thrillers, cuando el futuro a medio plazo de Peinador se dibujaba sin grandes sorpresas, con la ruta de Barcelona comercializada en un cómodo monopolio por Vueling, la de Madrid embarrada todavía a causa de la pandemia y buena parte de los destinos insulares con “fecha de caducidad”, sujetos a la campaña de verano; el aeropuerto de Vigo ve cómo irrumpe a la vuelta de la esquina (en otoño) un nuevo actor. Un viejo miembro del reparto, en realidad, pero con el que hasta ayer mismo parecía casi imposible contar en la parrilla olívica: Ryanair.

Sin previo aviso, ni publicidad, ni notas de prensa, la low cost irlandesa empezó a comercializar ayer por la mañana en su web oficial billetes para la ruta entre Vigo y Barcelona. Los servicios arrancan a finales de octubre, el domingo 31, y están cargados hasta el sábado 26 de marzo de 2022. Según los servicios cargados en la web, sus aviones volarán cuatro veces por semana, los lunes, viernes, sábados y domingos. Los precios se sitúan en la horquilla habitual de la compañía: arrancan –al menos así se publicitaban ayer– en 33,3 euros por trayecto.

La noticia del desembarco de Ryanair en Peinador –avanzada desde primera hora en la edición digital de FARO– circuló ayer a lo largo de la mañana con casi la misma carga de interrogantes que certezas. Sin confirmación oficial, la comercialización podía responder tanto al regreso de la low cost como, simple y llanamente, a un “espejismo”, una precarga general en la que se hubiesen colado rutas sin programar. No habría sido la primera vez. Ni la última. Ocurre con Ryanair y con otras firmas. Las rutas se suben y a lo largo de las horas y días siguientes se “depuran”.

El pronunciamiento oficial de la aerolínea llegaba horas después, a primera hora de la tarde. “En Ryanair estamos encantados de anunciar que a partir del próximo invierno reanudaremos nuestras operaciones en el aeropuerto de Vigo –señala la low cost–. Mientras las campañas de vacunación avanzan durante los próximos meses y superamos la pandemia de COVID, Ryanair asumirá un papel crucial en la recuperación del sector turístico y de la economía local, operando en los dos principales aeropuertos de Galicia (Vigo y Santiago)”. Desde el entorno de la aerolínea irlandesa iban un poco más allá y reconocían que no se cierra la puerta a sumar más enlaces en el futuro. “Va a depender de la demanda”, anotan.

No será la primera vez que haya aviones de Ryanair en la pista de Peinador. La low cost ya desembarcó en enero de 2016 en Vigo –y precisamente con la ruta de Barcelona– gracias a un convenio de promoción turística de 4,4 millones firmado con el Concello. Las aeronaves con la lira amarilla siguieron sobrevolando Peinador hasta 2019.

A media mañana, antes de la confirmación oficial, el propio alcalde, Abel Caballero, aclaraba que el Ayuntamiento no ha vuelto a subvencionar a la compañía. Eso sí, abría la puerta a una posible alianza con la empresa de O´Leary. “El verano va a ser bueno y la Navidad, colosal. Y habrá demanda. Yo, si es cierto, se lo agradezco y ofrezco un convenio en las condiciones que Vigo plantee”, apuntó el primer edil.

La coletilla no es casual. Tras algo más de tres años de operaciones y operar a Barcelona, Dublín, Edimburgo, Bolonia y Londres –no todas de forma simultánea–, Ryanair dejó Vigo en mayo de 2019 precisamente por la imposibilidad de cerrar un acuerdo con el Concello que garantizase su futuro en Peinador.

El pacto no cuajó entonces por varios puntos de desencuentro. Según desveló el alcalde, la aerolínea con sede en Irlanda pedía el triple de lo recogido en el convenio anterior y no quería que en el contrato se detallasen las rutas que debía operar en Vigo. “Ryanair quería un contrato firmado en blanco”, llegó a censurar. Prácticamente dos año después de aquella despedida, la firma low cost por excelencia anuncia ahora su regreso a la pista olívica.

Vuelta en pandemia de una firma que superó los 600.000 viajeros

Su política de billetes low cost, con una apuesta clara por el turismo económico y la apertura de rutas internacionales, permitió a Ryanair sumar durante su paso por Peinador, entre enero de 2016 y mayo de 2019, más de 600.000 viajeros. Además de la conexión regular con Barcelona, que abarató un enlace que hasta ese momento –al igual que ha ocurrido tras su marcha– explotaba Vueling sin competencia, la compañía operó vuelos con Milán, Bolonia, Edimburgo, Dublín y Londres. Años de fuerte crecimiento turístico, libres de COVID, animados por el tirón de las Cíes, la Navidad y los viajes de negocios al alza, contribuyeron a que su presencia en Vigo coincidiese con una etapa especialmente boyante en Peinador, que cerró 2018 con 1,13 millones de pasajeros. El retorno a Vigo se producirá en un momento delicado, tanto para Peinador como para el conjunto de los aeropuertos de la red de Aena. El COVID y las restricciones a la movilidad han lastrado tanto la oferta como la demanda aeroportuaria. El desembarco coincide también con un escenario peculiar, tras turbulencias en Sá Carneiro, donde Ryanair tiene un volumen de operación notable. En septiembre de 2020 la low cost cargó con dureza por el apoyo luso a TAP –lo tachó de “anticompetitivo”– y avanzó sus planes de reajustar su oferta. “Estamos evaluando en estos momentos”, llegó a explicar su presidente ejecutivo, Eddie Wilson: “Nadie estaba disponible para viajar desde Oporto cuando Ryanair llegó”.

Compartir el artículo

stats