Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vivir como abogado de oficio, misión imposible

Un magistrado preparado en sala De Vicente

Son las 9 de la mañana y el teléfono móvil de una de las letradas de guardia del día empieza a sonar. Tiene que ir a comisaría para asistir a un detenido. Lo más probable es que le recomiende guardar silencio hasta que lo pasen a disposición judicial... Pero bueno, hasta que hable con él y conozca la causa prefiere no anticipar nada. Probablemente tenga que asistir a algún otro detenido a lo largo del día, pues las guardias del turno de oficio son de veinticuatro horas.

Asistencia jurídica garantizada

El turno de oficio garantiza la asistencia jurídica gratuita a aquellas personas que no pueden pagarla y para los letrados es una dedicación cada vez más altruista, especialmente en la vía penal y en violencia contra la mujer. Las horas que se dedican a cada caso obtienen una baja recompensa económica y si hay conformidad, si uno se allana para evitar el juicio, las deducciones también son importantes. Pero si prestar asistencia gratuita nunca fue rentable, el COVID ha empeorado las cosas al reducirse el número de asuntos que se reparten en los turnos de oficio de penal y violencia contra la mujer.

A veces se trabaja sin llegar a cobrar

En ocasiones trabajan gratis porque ni llegan a cobrar cuando a su cliente le deniega la Xunta de Galicia la justicia gratuita que había solicitado. Coinciden en que resulta mucho más laborioso reclamarle el dinero, salvo que un juzgado le declare insolvente en una jura de cuentas. En todo caso, también adelantan dinero pues los desplazamientos corren de su cuenta.

El Colegio de Abogados de Vigo, que preside Lourdes Carballo tiene registrados 2.369 letrados, si bien participar en el turno de guardias y justicia gratuita es algo voluntario, aunque la mayoría están inscritos con lo que tocarles una vez al trimestre, de ahí que aseveren que ningún abogado puede vivir del turno de oficio. La pandemia y las restricciones de movilidad redujeron sensiblemente las detenciones a lo largo de 2020.

Menos detenidos

De hecho, las llamadas para asistencia a detenidos bajaron a 1.995 frente a las 3.433 del año anterior y también cayeron de 435 a 366 las llamadas para asistir a víctimas de violencia de género por letrados de guardia. En contrapartida se dispararon los casos de justicia gratuita en vía civil y matrimonial, al subir a 2.950 asuntos de 2.508 en el año 2019, según recoge la memoria del Colegio de Abogados de Vigo. Si el último año en toda Galicia se registraron 36.859 peticiones de justicia gratuita, 6.977 correspondieron a la ciudad olívica, con una media de cien expedientes a la semana.

Turno de oficio y justicia gratuita en Vigo Simón Espinosa

Asistencia a maltratadas 112 euros

¿Cuánto cobra una abogado de oficio? Pues según el tipo de asistencia y de casos. La Xunta hace los abonos al Colegio de Abogados de Vigo, que el año pasado destinó 1.453.098 euros en pagos a los letrados del turno. De las cantidades estipuladas, se retrae a los abogados en 15% en concepto de impuestos. La asistencia inmediata a una mujer maltratada en las diligencias policiales con tramitación de orden de protección está valorada en 112 euros mientras que la del presunto agresor se fija en 95 euros.

Participar en un registro 112 euros

Los juicios rápidos por conformidad suponen para el letrado 235 euros (siempre antes de restar los impuestos), mientras que un juicio de menores una vez terminado y con sentencia se valora en 240 euros. La asistencia a un registro se fija en 112 euros y los juicios verbales en la jurisdicción civil en 240 euros. Las medidas provisionales en procesos de familia se valoran en 95 euros.

Allanarse tiene castigo económico

En Civil o laboral el abogado tiene tiempo de reaccionar hasta que llega aprobada o no la justicia gratuita para su cliente, pero en penal o en los asuntos de malos tratos la actuación debe ser inmediata y el abogado tiene obligación de asistirlo en el proceso. También llegar a un acuerdo, allanarse, hace que el letrado solo cobre el 30% de lo estipulado, pero no por ello se elige ir a juicio “es cuestión de responsabilidad”, resaltan expertos letrados.

Trabajar por amor a la causa

En ocasiones han pensado en darse de baja del turno, lo cierto es que siguen en él por amor al arte, mejor dicho, por amor a la causa y a la profesión. Los abogados más jóvenes admiten que les da “tablas” y les permite abordar temas que de otra forma no tratarían. Más duro es para un despacho pequeño que caiga un crimen grave, pues tardará varios años en ir a juicio y un abogado solo tendría que paralizar el resto de asuntos, si bien puede dar publicidad. Para estos casos hay un turno de oficio específico. La paga por un procedimiento ante el tribunal del jurado con años de trabajo son 500 euros y 119 euros por cada jornada de vista desde el segundo día. Algo más si se superan los mil folios. Los más rentables son los juicios rápidos por alcohol al volante el mismo día: 200 euros por cada uno, siempre que el cliente cumpla la condena.

Compartir el artículo

stats