Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos y negocios urgen un acceso “digno” por la AP-9: permeable, sin ruido e integrado

Diferentes imágenes del ramal de acceso a Vigo de la AP-9 a la altura de Teis Fotos: Alba Villar

“Ahora mismo es tercermundista”, denuncian los residentes, que reclaman pantallas acústicas y más entradas y salidas

decoration

Llaves al contacto, freno de mano fuera y la primera puesta. El coche arranca, se incorpora a la rotonda de Rande y enfila el ramal de la AP-9 rumbo Vigo. A los 20 metros un cartel indica al conductor que se está metiendo en la autopista. Por si quedaran dudas, un poco más adelante toca pararse en la cabina del peaje de Redondela. “Un euro”, marca la pantalla. La empleada de Audasa corrobora con la mano tendida. Quien quiera seguir debe apoquinar con una de las tasas más caras de, como mínimo, el callejero gallego: un euro a cambio de que la barrera se levante y el coche pueda cubrir los ocho kilómetros que restan hasta Alfonso XIII.

Pilares y muros con grafitis en el ramal de acceso a Vigo de la AP-9 a la altura de Teis. ALBA VILLAR

A lo largo de los diez minutos siguientes, y a medida que el vehículo avanza hacia el centro de Vigo, al otro lado de las ventanillas empiezan a deslizarse muros cubiertos de grafitis, cemento, tapias con maleza que campa a sus anchas, más cemento, pilares pintarrajeados, más cemento aún y fachadas de edificios que se levantan a solo unos metros de la AP-9, a ambos márgenes, como un biombo; en la mayoría, las ventanas cerradas y las persianas bajadas dan una pista de que los sufridos inquilinos que desayunan al otro lado poco quieren saber de la Autopista del Atlántico y, en especial, del molesto runrún que genera, el mismo que durante las horas de mayor tráfico resuena en sus salones como un zumbido.

Con Chapela y Teis en el espejo retrovisor, el coche continúa por el ramal que conecta con la salida de Alfonso XIII. Ya a lo lejos se distingue la pluma de una de las grúas que están dando forma a Vialia y unos metros después, justo debajo, cómo empieza a asomar la silueta del futuro complejo comercial. En la parte más alta y visible de la fachada diseñada por Mayne los obreros han empezado a montar las letras del mensaje que coronará el edificio. En breve podrán leerlo –en diferentes idiomas: español, gallego e inglés– la marea de conductores que usen la AP-9 para llegar a Vialia o la intermodal:

“Bienvenido a Vigo”.

Es la primera imagen amable. El primer guiño de bienvenida que recibe al conductor en un acceso urbano vía AP-9 que –ironía– es de todo menos urbano... y acogedor.

Al fondo, el complejo Vialia, en obras y con parte del cartel que da la bienvenida a los visitantes de Vigo, visto desde la AP-9. ALBA VILLAR

El tramo de la AP-9 entre Chapela y Vigo es uno de los grandes pasillos de entrada y salida de la ciudad. Si no bastara con asomarse a uno de los escasos viaductos que lo atraviesan, llegaría con ojear los datos del Gobierno. Su último mapa oficial refleja que en 2019 pasaban a diario por el kilómetro 150,03 –previo a la bifurcación del túnel de Candeán– 65.600 vehículos. En la AP-9V eran unos 57.200. El único vial estatal que se le acerca es la A-55 y Avenida de Madrid.

Cada uno de los miles de conductores que circulan a diario por la autopista, hacia o desde Vigo, se encuentran con el mismo panorama al pasar por Teis y Chapela: edificios dispersos a ambos márgenes del vial sin pantallas acústicas que los amparen, muros, columnas de hormigón, pintadas y taludes con maleza. No se trata tanto de un problema de limpieza o de mantener a raya los arbustos como –algo que resulta mucho más difícil de atajar– desinterés por dignificar y humanizar una de las “puertas” de Vigo.

También se trata –recalcan los vecinos de Teis y Chapela– de un problema de “desinterés” de la concesionaria hacia los residentes que viven al lado de la AP-9. De su lado tienen los datos de Transportes. En 2016 el ministerio calculaba que entre los kilómetros 1+000 y 4+800 –en el acceso de Vigo– se aglutinaban 2.000 personas que vivían por encima del Objetivo de Calidad Acústica, el dato de población afectada más elevado en una lista de casi 30 tramos de autopistas.

Edificios dispersos a ambos márgenes del vial sin pantallas acústicas que los amparen Alba Villar

“Es tercermundista. La entrada de la AP-9 a Vigo es tercermundista. Pedimos un acceso como el de A Coruña, permeable, urbanizado, con viales. Podrían soterrarse partes. Ahora la entrada norte es como cruzar las favelas”, denuncia Marcial Pérez, presidente de la asociación de vecinos de Chapela.

Su colectivo lleva años exigiendo que se mejoren los accesos de la autopista, reforzando la permeabilidad ya desde Torres de Padín, y que se levanten pantallas acústicas para atajar el ruido. El compromiso de instalarlas ya está asumido y anunciado, pero –censura Pérez– no hay aún ni vallas ni fechas.

Los vecinos piden el mantenimiento de los pasos elevados del vial

“Estamos cabreados”, zanja el representante vecinal antes de lamentar que el peaje de Redondela siga activo –y con mayor coste que en 2020– pese al compromiso del Gobierno de retirarlo, una decisión que el Ejecutivo volvió a refrendar hace solo unas semanas. La supresión se enmarca en un acuerdo entre el Gobierno y Audasa que busca mejorar la política tarifaria, meta para la que ya se han reservado 55 millones. Solo en 2019 Audasa obtuvo un beneficio de 42,3.

Anxo Iglesias, de la asociación vecinal de Teis, coincide en la necesidad de lograr “un acceso digno” para la ciudad, permeable ya desde Padín para “descongestionar” el barrio. “Llevamos años con esta cuestión, pero no vemos mucho interés por parte del ministerio”, lamenta Iglesias, quien recuerda que el vial experimentará probablemente un aumento de tráfico con la liberación del peaje de Redondela, a lo que se añade el servicio que prestará la autopista a Vialia y la intermodal. El complejo de Mayne, de hecho, sumado a “Halo” y la estación de autobuses, favorecerá en parte la regeneración en uno de los extremos de la autopista.

  • “La supresión del peaje debe suponer la conversión en tramo urbano del acceso”

    Anxo Iglesias - Asociación vecinal de Teis

“Queremos que la AP-9 deje de dividir Teis”, reivindica Iglesias. La asociación pone el acento en otros dos puntos: la necesidad de frenar la contaminación acústica y el mantenimiento de los pasos elevados de Xorxa y Trapa. “Tienen más de 40 años y no se han tocado”, lamenta. Desde la asociación de comerciantes del barrio, Roberto Giráldez, apunta también lo beneficioso que sería para Teis lograr una AP-9 mejor integrada y capaz de captar gran parte del tráfico que ahora canaliza Sanjurjo Badía. “Eso permitiría que el día de mañana sea peatonal”, apunta.

  • “Estamos con vía verde, humanizaciones, ETEA... y luego hay un acceso que no invita a venir”

    Roberto Giráldez - Comerciantes de Teis

Sobre el aspecto de la autopista a su paso por Teis, Giráldez concuerda con los vecinos. “Estamos con la Vía Verde, las humanizaciones, el recuperar la ETEA... y de repente te encuentras con ese acceso, horroroso, que a nivel estético no invita nada a salir en Teis”, denuncia. La mejora de la permeabilidad y la integración son dos puntos en los que insiste también Ramón Alonso, de Asetranspo. “Vecinos y transportistas tienen que vivir en paz y a los políticos les pagamos para eso. La mejora sería para todos”, recalca. La otra clave para él sería reforzar la conectividad que necesitan los transportistas del puerto.

Arquitectos: “Es una barrera que parte en dos la ciudad”

decoration

Manuel Carazo, del COAG, va más allá y aboga por encarar “un estudio ambicioso” para lograr una AP-9 “compatible con su integración de una forma amable”. “En el tramo entre Buenos Aires y Alfonso XIII debería estudiarse cómo convertir la AP-9 en un vial urbano que se integre. Ahora la autopista es una barrera que parte la ciudad en dos”, reflexiona. Carazo invita a valorar las ventajas que tendría “cubrir tramos” para ganar nuevos espacios de conexión. Casos de éxitos hay en España. Un ejemplo claro: Madrid Río.

  • “Es un vial esencial, pero eso no impide un estudio ambicioso para su integración”

    Manuel M. Carazo - Colegio de ARquitectos de Galicia

Compartir el artículo

stats