Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Los juzgados de lo Penal controlan ya a 3.250 condenados, un 35% más que hace un año

Cientos de prodecimientos y ejecutorias se acumulan enuna sala penal de Vigo

Cientos de prodecimientos y ejecutorias se acumulan enuna sala penal de Vigo Marta G. Brea

Cada uno de los tres órganos asume más de un millar de ejecutorias de ingreso en prisión, trabajos sociales o el pago de multas | Tienen 230 pleitos pendientes de señalar

El fallo de una sentencia no vale de nada si esta no se ejecuta. Se trata de uno de los trabajos más complejo y laborioso en los juzgados de lo Penal. Esta labor llega cuando una sentencia ya es firme. Es entonces cuando hay que dar cumplimiento a la condena impuesta: ingresos en prisión, órdenes de alejamiento y de prohibición de comunicación, penas de multa, indemnizaciones, retiradas del carné de conducir o comisos de vehículos o realización de trabajos en beneficio de la comunidad entre otros.

Todo precisa de un control judicial para asegurar que los condenados cumplen la pena. Actualmente, las tres salas de Vigo tienen abiertas un total de 3.253 ejecutorias, o lo que es lo mismo gestionan que estos miles de penados cumplan con la condena impuesta por las magistradas. La cifra ha crecido de forma imparable en los últimos años, pero fue a raíz del COVID y del frenazo generalizado en la judicatura que esta competencia está desbordando los órganos. Y es que antes de la pandemia, a marzo de 2020, los tres juzgados penales acumulaban la friolera de casi 2.400 ejecutorias en trámite. A día de hoy la cifra aumentó un 35% superando cada una de las salas el millar de procedimientos.

Esta situación viene lastrada, por un lado, a raíz del ejercicio 2018 cuando la huelga de funcionarios de Xustiza paralizó por completo y durante tres meses esta ejecución de condenas. Los datos así lo muestran: Antes de iniciarse el paro el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo tenían entre 550 y 600 ejecutorias en trámite, es decir, pendientes de alguna actuación por parte del tribunal. En la actualidad, está cifra supera ya los 1.100.

Las ejecutorias siempre han supuesto un notable volumen de trabajo para los juzgados de lo Penal, pero no solo el incremento que habían experimentado de este tipo de expedientes, sino también la naturaleza de muchos de ellos: causas delicadas como las que derivan de casos de violencia doméstica y de género, litigios con muchos acusados o aquellos especialmente complejos, como los delitos económicos.

Un claro ejemplo de ello fue la macrocausa de A Pedra, que acabó con 32 comerciantes del popular mercado condenados y hasta 40 marcas indemnizadas. Todos los sentenciados deben abonar penas de multa, las compensaciones económicas a las empresas y las costas. En total, la cuantía asciende a unos 290.000 euros. Todo el dinero va a una misma cuenta judicial y parte del trabajo de los funcionarios, en cada pieza separada, consistirá en revisar lo que abonó cada uno de los encausados y, en el caso de las indemnizaciones, ir derivando lo que corresponde a cada marca.

Otro de los grandes gruesos del trabajo de estas tres salas, la última creada ya hace 26 años, es la celebración de vistas. A diario, y procedentes de los Juzgados de Instrucción, reciben los procedimientos para su señalamiento y posterior juicio. Pero la situación actual tampoco está ayudando a esta función.

Primero por el elevado índice de suspensiones y la limitación a cuatro vistas por día para evitar que se acumulen las partes, abogados, testigos o peritos en los pasillos o entrada de los juzgados. Actualmente, cuentan con 230 litigios sin señalar, de los cuales un centenar ni siquiera se han incoado. De fijar una fecha a todos, la agenda quedaría cubierta hasta junio de 2022, un año vista.

El sindicato AXG-CUT urge otra sala o un refuerzo en las existentes

Estos contratiempos motivaron que sindicatos como AXG-CUT hayan solicitado la creación de un nuevo juzgado de lo Penal, o mientras esta “imprescindible” necesidad no se pueda poner en marcha, medidas de refuerzo para las tres salas. Demandan también un servicio de videoconferencias propios ya que, a raíz del COVID, se ha vuelto indispensable en la celebración de muchas vistas. La falta de digitalización en este ámbito también favorece a este retraso.

La pandemia frenó la entrada de nuevos casos en esta jurisdicción

Este aumento de ejecutorias en trámite o pendientes de cumplimiento contrasta con los datos de entrada de nuevos asuntos en toda la jurisdicción penal. Así, los ocho juzgados de Instrucción contabilizaron en 2020 casi 15.000 casos –un 16% menos que los casi 18.000 de 2019– y en las tres salas de lo Penal 950 causas. Una situación que se explica por el desplome de la delincuencia, tanto por el obligado encierro domiciliario como ahora con el toque de queda nocturno. Entre los pocos delitos que siguen al alza se encuentran los de violencia de género, y de hecho el juzgado especializado rebasó 2020 el millar de asuntos (1.014).

El Concello y CC OO insisten en las guardias de 24 horas

El aval del Poder Judicial y del TSXG al cambio de las guardias semanales por las de 24 horas chocó con la falta recursos de la Xunta para ponerlas en marcha, al derivar los mismos para atajar las consecuencias del COVID. Desde CC OO señalan que “no hay más excusas” para que Xustiza no ponga en marcha este nuevo modelo de guardias mientras que el alcalde vigués Abel Caballero también insistió en su necesidad. “Vigo no dispone de la atención judicial que debe. ¿Para qué queremos una Xunta con competencias en el ámbito de la justicia si dice que no cuando tiene que atender a la ciudad? Desatiende sus obligaciones”.

Las claves de las tres salas de lo Penal viguesas

1) Más de un millar de ejecutorias por sala

Las tres salas acumulan más de 230 juicios procedentes de Instrucción sin señalar, en caso de hacerlo, y que no entrasen más, coparían la agenda hasta medidados de 2022.

2) La agenda, llena hasta mediados de 2022

Desde AXG-CUT demandan un cuarto juzgado de lo Penal o una medida de refuerzo inmediata. Señalan que hace 26 años que se creó el último juzgado penal en Vigo.

3) Casi 30 años del último juzgado

Compartir el artículo

stats