Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los "palacios flotantes" que atracaron en Vigo

El puerto, albergue de megayates a lo largo de los años

Megayates en el puerto de Vigo

La inminente llegada a Vigo del Azzam, y sus imponentes 180 metros de eslora, añaden un peldaño más, y de gran calibre, en el ranking de megayates que han hecho escala en el Puerto de Vigo en los últimos años, o incluso que han aprovechado su potente sector naval para modernizarse o realizar reparaciones.

El Azzam encargado en 2013 por el presidente de los emiratos Árabes Unidos, el jeque Jalifa bin Zayed Al Nahayan, estará varios meses en manos de Freire para su mantenimiento y encabezará a partir del día 30 un listado de “palacios flotantes” ya muy extenso en Vigo.

Luna, que fue del magnate Roman Abramovich, dueño del Chelsea, es uno de los mayores megayates que navegó por las aguas de la ría. Estuvo en Vigo de la mano de Farkhad Akhmedov, otro millonario ruso que resulta ser amigo personal de Abramovich. El megayate es casi tan grande como un campo de fútbol. Su longitud es de 115 metros de eslora y 20 de manga. Su valor se estima en 400 millones de euros y cuenta con cuatro cubiertas al aire, dos helipuertos, piscina, jacuzzi exterior y tiene como equipamiento adicional ocho lanchas motoras y un submarino.

El Lady S atracó en la ciudad en agosto de 2019, con sus 93 metros de eslora por 14 de manga. Propiedad entonces del magnate del fútbol americano Dan Snyder, con una fortuna que en su última lista Forbes cifra en 2,2 billones de dólares, este yate disponía incluso de cine IMAX, que convierte al Lady S,

La lista también debe incluir al Naia, construido en Vigo por Freire Shipyard en 2011 y remodelado en 2014. Con sus 73,6 metros de eslora la embarcación de recreo más grande construida en España. Fue bautizado como Pegaso en su origen y concebido como el buque oceanográfico más lujoso del mundo. Fue encargado por el mexicano Alejandro Burillo Azcárraga, apasionado por el buceo y sobrino del fundador de Televisa, Emilio Azcárraga. El oceanográfico contaba con helipuerto, laboratorios para los biólogos invitados a bordo y un mini submarino tripulado para exploración capaz de descender hasta a 165 metros de profundidad. En 2014 el Pegaso pasó a manos de un jeque árabe, y volvió a Freire Shipyard durante tres meses para ser convertido en el mayor superyate construido en España. El laboratorio fue sustituido por dos camarotes para la tripulación, se cambiaron los propulsores y se llevaron a cabo trabajos tanto exteriores como interiores para convertir el oceanográfico en un yate al gusto de su nuevo propietario.

El Icon estuvo en Vigo en septiembre de 2019. Con 67 metros de eslora y 12 de manga, dispone de seis suites para doce pasajeros, club de playa con terraza de teca, piscina acristalada, jacuzzi y centro de fitness, entre otros lujos y es uno de los megayates más modernos que se pueden alquilar en el mundo.

Symphony es la mansión flotante de Bernard Arnault, dueño de la firma de lujo Louis Vuitton y el europeo con mayor fortuna, que también recaló en Vigo hace dos años, en febrero de 2019.

Royan Falcón es el resultado de la incursión de Porsche en el mundo de la náutica. La embarcación cuenta con 41 metros de eslora y 12 metros más de manga y presenta una configuración multicasco de popa a proa. A lo largo de las cuatro cubiertas y el doble casco se distribuyen los diez camarotes de este modelo que cuenta con todo lujo de detalles. Además, dispone de un amplio comedor salón que permite amplias vistas panorámicas gracias a una amplia cristalera instalada en ambos lados de la embarcación.

Katara. En enero de 2019 se presentaba en Vigo el mayor megayate nunca visto hasta entonces en aguas de su puerto y uno de los más grandes del mundo, con 124,4 metros de eslora. Su dueño es Sheikh Hamad ben Khalifa Al Thani, antiguo emir de Qatar, considerado uno de los primeros promotores y financiadores de la cadena de televisión árabe Al Jazzira. Su fortuna se estima en 2.500 millones de dólares, más que suficiente para abordar sin problemas la compra de este navío valorado en 300 millones de dólares construido en el astillero alemán Lürssen, de Bremen en 2010.

Maryah. Diez meses después, el récord del Katara era pulverizado por el Maryah, que se convertía por tan solo 60 centímetros en la mayor embarcación privada de recreo atracada en Vigo. Con sus 125 metros de eslora es propiedad de un jeque árabe hijo del fundador de los Emiratos Árabes Unidos. Cuenta con una gran discoteca, spa totalmente equipado, centro de negocios, sala de juegos, gimnasio, comedor privado, bar de sushi, piscina, bañeras de hidromasaje, plataforma exterior para la práctica de natación en el mar y deportes náuticos, helipuerto, e incluso un completo salón de cine.

Yas. Pero la supremacía del Maryah duró muy poco. Los 141 metros de eslora y una superestructura acristalada como particular seña de identidad, el superyate Yas alcanzaba en noviembre de 2019 la supremacía de los “palacios flotantes” en Vigo. Nació a partir de la reconstrucción de la fragata holandesa Piet Hein, país para el que navegó entre 1981 y 1998. Ese año fue vendida a los Emiratos Árabes que la renombraron Al Emirat, aunque pronto quedó obsoleta y diez años más tarde, el gobierno emiratí encargó su rediseño, añadiéndole once metros de eslora y eliminando la superestructura de acero del barco militar, para reemplazarla por una nueva de fibra de vidrio. Fue rematado en 2015 y en estos cuatro años ha sido asiduo visitante de los puertos deportivos más elitistas del Mediterráneo. Propiedad del jeque Hamdan bin Zayet al Nahyan, de 56 años, viceprimer ministro y a la vez ministro de estado de asuntos exteriores de los Emiratos Árabes, el Yas cuenta a bordo con capacidad para 60 invitados y 56 tripulantes.

Secret. Costó 100 millones de dólares y es propiedad de la familia Walton, reconocida como la más adinerada de Estados Unidos. Alcanza los 83 metros de eslora y visitó Vigo en enero de 2018 para resguardarse del temporal en su ruta al astillero holandés donde fue construido en 2013. En la primavera de 2016 el Muelle de Trasatlántico se convirtió en anfitrión de dos impresionantes barcos. El Pegasus VIII, de casi 80 metros de absoluto lujo, exterior de diseño y cuidado interior con capacidad para 30 personas; y el Phoenix 2, con 93 metros de eslora en los que puede albergar a 12 huéspedes y 28 tripulantes. La cubierta de sol tiene una piscina de siete metros con un sistema especial de corriente de agua que permite practicar natación.

Global, mide 69 metros de eslora, con seis cubiertas con suelo de cristal unidas por un ascensor cilíndrico, jacuzzis y piscina. Atracó en Vigo a finales de 2015. Perteneció al hombre más rico de Pakistán, Shaid Khan. Su nuevo propietario, un joven multimillonario alemán, lo sometió a una profunda remodelación.

El Vibrant Curiosity pertenece también a un alemán, pero en este caso a un conocido y veterano empresario apodado como "el rey de los tornillos". El buque está valorado en más de 75 millones de euros. En abril de 2015 atrajo numerosas miradas mientras estuvo atracado en el puerto vigués. Dispone de helipuerto, con helicóptero propio, y en sus 85 metros de eslora pueden encontrarse espacio amplio y lujoso para albergar a casi una veintena de pasajeros y 26 integrantes de la tripulación.

El Mayan Queen IV, atracado en agosto de 2015 en Bouzas, es otro de los numerosos megayates que eligieron los muelles de Vigo, a lo largo de sus travesías transoceánicas, para hacer escala. El buque del magnate mexicano Alberto Baillères está valorado en 170 millones de euros y con sus 94 metros de eslora por 17 de manga se convierte en el segundo barco de recreo más grande que ha atracado en la ciudad.

En noviembre de 2012 atracó en Bouzas el Amaryllis, otro palacio flotante de 79 metros de eslora. Es propiedad de una empresa que lo alquila y su decoración, inspirada en la Belle Époque, Art Nouveau y Art Decó es obra de otro de los grandes diseñadores náuticos del mundo, Reymond Langton. El megayate, de cinco pisos, dispone de embarcaciones ligeras con las que practicar otros deportes, como ski acuático, e incluso tiene garaje.

La lista incluye otros megayates, como el Tatoosh de Paul Allen, cofundador junto a Bill Gates de Microsoft. Con 92 metros de eslora, dispone de 20 camarotes, algunos de ellos con chimenea de piedra caliza francesa, cuenta con cinco cubiertas, espacio para atracar un velero y hasta un tanque para langostas. O el Ice, que pertenece a Suleyman Kerimov, otro multimillonario ruso conocido como el "rey del potasio" por su empresa de fertilizantes. El barco, de 90 metros de eslora y 16 de manga, cuenta con siete camarotes más lujosos y espaciosos que cualquier suite de Vigo, un helipuerto, jacuzzi y una pareja de embarcaciones auxiliares. En él llegaron a actuar las cantantes Shakira, Cristina Aguilera y Amy Winehouse. Está valorado en 200 millones de euros.

Compartir el artículo

stats