Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Félix Álvarez | Supervisor de Enfermería de Urgencias de Povisa

“Hay pacientes que llegan en estado irreversible por no haber venido antes a Urgencias”

El supervisor de Enfermería de Urgencias de Povisa, Félix Álvarez, ayer en el hospital.

El supervisor de Enfermería de Urgencias de Povisa, Félix Álvarez, ayer en el hospital. Alba Villar

El vigués Félix Álvarez es supervisor del equipo de Enfermería de Urgencias de Povisa desde agosto del año pasado, semanas antes de que el hospital privado inaugurase la reforma del servicio, con una sala de quirófano para pequeñas operaciones o con la monitorización de todos los boxes. A sus solo 36 años ha tenido que enfrentarse a algunos de los meses más duros de la pandemia y ha sido promotor de iniciativas pioneras como la creación de un servicio de cuidados críticos en Enfermería para dotar al personal de capacidad de respuesta y que Urgencias y la UCI estén cada vez más integradas.

–¿La gente sigue teniendo miedo de acudir a Urgencias?

–Todavía está presente la idea de que Urgencias no es un lugar seguro. Tenemos desde el principio un doble circuito desde la entrada, uno para paciente COVID y otro para general. La seguridad es absoluta. Hemos notado disminución de las urgencias generales y ahora se mantienen las más graves, y tenemos que avisar a la población: no puede dejar de venir a Urgencias si cree que lo necesitan porque entonces cuando llegan las patologías están más avanzadas y situaciones que podrían haber sido reversibles previamente cuando llegan pueden ya no serlo.

–¿Por ejemplo en el caso de lo cáncer?

–Lo percibimos sobre todo en pacientes cardiovasculares, con infartos que los pasan en sus casas. Personas que tenían dolores en el pecho y luego cuando llegan a Urgencias ya es tarde.

–¿En qué consiste la unidad de críticos de enfermería que han creado en Urgencias?

–Los servicios de UCI y Urgencias trabajan de forma conjunta. La enfermería recibe a diario formación tanto teórica como acudiendo a los servicios críticos, haciendo una rotación estandarizada. El objetivo es que puedan dar cuidados críticos en el propio servicio de Urgencias, porque tenemos una zona de Reanimación que se puedaetransformar en una UCI si es necesario. Ayer por ejemplo tuvimos una formación con cirugía cardiovascular de la detección precoz de aneurisma de aorta rotos sobre todo por parte del personal de enfermería, que son los primeros trabajadores que se encuentra el paciente al llegar a Urgencias. De hecho, la enfermería de nuestro servicio tiene privilegios para solicitar pruebas antes de que el médico vea al paciente para ganar tiempo, como pruebas de imagen o análisis de sangre o de orina.

–¿La idea por tanto es dotar al personal de enfermería de una mayor autonomía en su trabajo?

–Exactamente, lo que se denomina en el siglo XXI el empoderamiento de la enfermería

–¿Cómo están organizadas ahora las entradas de acompañantes en Urgencias?

–Aplicamos la normativa vigente, las visitas son restringidas con las excepciones pertinentes, es decir, aquellos pacientes dependientes o que la situación clínica lo requiera por prescripción médica. Contamos con un servicio de información a los familiares que se encuentran fuera del servicio de Urgencias, con una llamada telefónica para transmitir el estado del paciente y un servicio de sms para mantenerle informado sobre en qué fase está el enfermo. Contamos con una sala de espera dentro del hospital en la que hay una pantalla en los que también se dan avisos.

–¿Han notado crispación de los familiares por el hecho de tener que separarse de su acompañante?

–La asistencia a Urgencias siempre levanta nerviosismo por el diagnóstico y el separarse del familiar genera una angustia, y tenemos que tener en cuenta que la gente necesita información. Por eso hemos mantenido la llamada telefónica además de sumar el aviso por sms.

–¿Hay más presión en las urgencias COVID o en las que no tienen nada que ver con el virus?

–Depende del día. Pero podemos decir que se han reducido las urgencias más leves, los que llegan son más graves, especialmente los pacientes cardíacos, que han tenido una angina y llegan tarde al tratamiento. Y eso es por el miedo de los últimos meses a acudir a Urgencias. Por eso queremos insistir en que venir a Urgencias es seguro.

–Usted es supervisor de enfermería de Urgencias en Povisa desde agosto del año pasado. La segunda y la tercera ola le cogieron de lleno...

–La situación es difícil y somos conscientes de ello. Disponemos de un servicio de apoyo a los profesionales a nivel psicológico, que atiende a los trabajadores que lo necesitan. Nosotros tenemos posibilidad de concertar cita cuando lo necesitamos con el psicólogo, Vicente Suárez. El 100% de los pacientes que llegan al servicio de Urgencias son cribados por personal de enfermería, por eso juega un papel tan importante en una situación como esta. Y ahí es clave todos los enfermeros y enfermeras reciban información constante y actualizada. La mayoría de pacientes que recibimos son crónicos y los derivamos inmediatamente al profesional de enfermería gestor de casos, que le hace un seguimiento más personalizado.

Compartir el artículo

stats