Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zona Franca prevé movilizar 151 millones para la factoría de baterías eléctricas

La terminal de Bouzas, atestada de vehículos. | // R. GROBAS

Zona Franca ya tiene trazada su estrategia para optar a los fondos NextGeneration de la Unión Europea (UE), con tres proyectos propios y dos compartidos con los que aspira a movilizar más de 212 millones de euros en los próximos años. Proyectos, en palabras del delegado del Consorcio, David Regades, que “ya están en marcha” y que con el apoyo financiero de Europa ayudarán a transformar sectores estratégicos de la economía gallega y a impulsar otros nuevos como la fotónica, incentivando el empleo y la inversión en la era post-COVID. De las tres iniciativas pilotadas por la Zona Franca, la más importante, tanto en presupuesto como en posible repercusión, es la atracción de una gran planta de baterías para el coche eléctrico, asociada a la puesta en marcha de un laboratorio de integración de tecnologías de propulsión limpia, en colaboración con el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG). Solo este proyecto movilizará 151,7 millones de euros. A continuación se detallan las cinco líneas de trabajo NextGeneration abanderadas desde Vigo:

Planta de baterías y laboratorio de integración

Ya nadie duda de que el coche eléctrico ha llegado para quedarse y que aquellos países o regiones que pierdan el tren de las plantas de baterías quedarán muy rezagados en un sector que trabaja a diez años vista. Es por esto que atraer una factoría de células de ion-litio se ha convertido en el principal reto de Zona Franca, que, una vez conseguido el apoyo de la industria gallega del automóvil, ha decidido centrar en este proyecto la mayor parte de sus recursos. De hecho, para esta iniciativa aspira a movilizar 151 millones de euros, la mayor cuantía del paquete de programas que optan a los fondos NextGeneration de la UE. “Es prioritario dirigir nuestros esfuerzos a atraer la inversión de un fabricante de baterías para vehículos eléctricos para anclar al sector en Vigo”, reconoce Regades. No será un mero centro de fabricación, sino que llevará integrado un laboratorio de tecnologías de propulsión limpia en vehículos. Según el delegado del Consorcio, ya hay empresas interesadas.

"Son proyectos en marcha que con ayudas de la UE los mejoraremos"

David Regades - Delegado de Zona Franca de Vigo

decoration

Circuitos integrados ópticos

Otro gran proyecto impulsado por Zona Franca, con apoyo y guía en este caso de la Universidad de Vigo, es la creación de un centro líder en Europa y único en la península Ibérica de circuitos ópticos integrados, con un presupuesto de 50,4 millones de euros. La UVigo es la sexta universidad española en disponer de un laboratorio para medidas de circuitos integrados fotónicos, un campo con un potencial de crecimiento exponencial en el que tienen los ojos puestos todos los sectores con algún componente tecnológico, desde las telecomunicaciones a la automoción, pasando por la banca. “Esta tecnología [basada en la luz] interesa a todas las entidades con una necesidad de comunicación muy segura, como las tecnológicas, los bancos o la automoción”, apunta Regades. El proyecto está vinculado, en parte, al laboratorio cuántico al que aspira la propia UVigo y que la Xunta ha incluido en un polo cuántico con el Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA) que también opta a financiación NextGeneration.

Zona Franca prevé movilizar 151 millones para la factoría de baterías eléctricas

Zona Franca prevé movilizar 151 millones para la factoría de baterías eléctricas

Planta de hidrógeno verde

Bautizado como Atlantic Hydrogen Logistic Industrial Hub, el proyecto de Zona Franca y Energylab pretende generar energía limpia en el polígono industrial de Balaídos mediante electrólisis, como adelantó este periódico. La iniciativa contempla la instalación de paneles fotovoltaicos en las cubiertas de las naves, lo que permitirá obtener hidrógeno y oxígeno. La energía generada se aprovechará, a su vez, para alimentar instalaciones del polígono y servicios municipales. En concreto, a unas 60 carretillas del polígono, camiones que transportan vehículos entre Balaídos y Bouzas, una decena de camiones del servicio municipal de recogida de basura y buses urbanos. El presupuesto es de 10 millones de euros.

Vehículo conectado y plataforma energética

Los otros dos proyectos en los que participa el Consorcio están relacionados con el coche autónomo y conectado y con una plataforma de servicios en comunidad energética local. El primero está relacionado con el plan de Zona Franca y el CTAG de habilitar un circuito de pruebas en alta velocidad para el vehículo autónomo al lado de la Plisan, y el segundo, con la digitalización y el intercambio de energía entre empresas, una iniciativa que capitanea la patronal gallega del metal, Asime.

Acelerón a la búsqueda de suelo industrial

La Zona Franca, en colaboración con el Concello, sigue adelante con sus planes para generar suelo industrial en Vigo con el objetivo de que nunca más una empresa tenga que irse por falta de espacio. Y tiene sobre la mesa cinco ubicaciones. A la actuación ya prevista en Balaídos hacia Matamá, se ampliará por segunda vez el PTL de Valadares, se dará continuidad al de Pasaxe hacia la parte olívica y se crearán dos nuevos polígonos: uno en el entorno del campus, para apoyar a las nuevas compañías de base tecnológica, y otro cerca del aeropuerto, para aprovechar el potencial de las firmas de logística que operan a través de Peinador, como ya adelantó FARO.

De esos más de 2 millones de m2, casi la mitad se habilitarán al lado del campus de la UVigo. En Valadares se proyectan otras dos actuaciones: la primera, la continuidad del polígono de A Pasaxe que ocupa parcialmente terrenos de la parroquia gondomareña de Vincios y de Zamáns hacia Vigo (en A Garrida), generando otros 500.000 m2 de superficie en un entorno codiciado por industrias como el automóvil. La segunda, una nueva ampliación del PTL al otro lado de la carretera Clara Campoamor. El otro polígono de nueva creación se habilitará cerca de la pista de Peinador, al lado de firmas como Delta Vigo: un área de unos 400.000 m2 con los que se pretende aprovechar el potencial logístico del aeropuerto. Ya fuera de Vigo, la principal apuesta del Consorcio es continuar con el desarrollo de la Plisan en Salvaterra, el mayor polígono industrial de Galicia.

Trabajadores del taller de ensamblaje de baterías que el Grupo PSA tiene en Balaídos / CARLOS PRIETO

LOS CINCO PROYECTOS DE ZONA FRANCA PARA FONDOS EUROPEOS

1 Fábrica y laboratorio de baterías eléctricas

Es el mayor proyecto. Una gran planta de baterías para automóviles eléctricos y un laboratorio de tecnologías de propulsión limpia. 151,7 millones de presupuesto.

2 Centro de circuitos ópticos integrados

De la mano de la UVigo, que ya cuenta con un laboratorio fotónico en el campus, aspira a un centro de fabricación de circuitos integrados ópticos. 50 millones sobre el papel.

3 Planta de hidrógeno verde en Balaídos

Pensada para abastecer a la flota municipal de vehículos y al propio polígono, se trata de un centro de hidrógeno verde en Balaídos. Energylab como socio. 10 millones de euros. 

4 Ecosistema para el vehículo conectado

Zona Franca también quiere dar un impulso al desarrollo del vehículo conectado y autónomo en Galicia, con el circuito proyectado en la Plisan como acicate. 

5 Plataforma industrial energética sostenible

Participa como socia en un último programa abanderado por la patronal gallega del metal para poner en marcha una plataforma industrial energética sostenible.

Compartir el artículo

stats