Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El exconselleiro Vázquez Almuiña relevará a López Veiga en la presidencia del Puerto de Vigo

El Consello de la Xunta certifica mañana el cambio | El aún presidente deja atrás tras cinco años en los que resolvió, sobre todo, el conflicto de la estiba | Ampliar espacios y el tren a Bouzas, retos de la nueva etapa

López Veiga departe con Vázquez Almuiña y la senadora del PP Elena Muñoz

López Veiga departe con Vázquez Almuiña y la senadora del PP Elena Muñoz MARTA G. BREA

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya ha despejado la incógnita. El nuevo titular de la Autoridad Portuaria de Vigo será el exconselleiro de Sanidade Jesús Vázquez Almuiña (Baiona, 1962), que relevará así a Enrique López Veiga después de cinco años en el cargo. La propuesta de Almuiña, que formaba parte de una quiniela de al menos cuatro nombres, será aprobada por el Consello de la Xunta mañana viernes, sesión en la que, con toda seguridad, se acordará también otros cambios portuarios. En A Coruña Martín Fernández reemplazará a Enrique Losada y quizás haya movimientos en los de Vilagarcía y Ferrol. Solo José Benito Suárez Costa parece tener garantizada su continuidad en Marín.

Aunque los cinco son puertos de Interés General del Estado, es la Xunta la que tiene la potestad de proponer a sus presidentes, si bien finalmente el nombramiento debe ser confirmado por Puertos del Estado y publicado en el BOE, por lo que la toma de posesión efectiva aún puede demorarse algunas semanas.

Vázquez Almuiña asume el timón del motor económico de Vigo en una etapa crucial para el Puerto, con retos como la ampliación de la superficie operacional, una vieja demanda de los operadores, o lograr que fragüe la histórica reivindicación de una conexión ferroviaria para la terminal de Bouzas.

  • “La ampliación del atraque en Bouzas garantizará su competitividad al menos 30 años”

    “No se han podido captar empresas en el Puerto por falta de espacio; en cinco años tendremos problemas en los muelles comerciales”

La elección del nuevo titular de la sede de Praza da Estrela ha sido más larga y compleja de lo previsto inicialmente y llega cuatro meses después de las elecciones autonómicas del 12 de julio. Feijóo incluso tenía sobre la mesa un informe con los posibles candidatos, entre los que sonaron, además del propio Almuiña, los nombres de Irene Garrido, exsecretaria de Estado de Economía y profesora de la UVigo, Juan Manuel Vieites, secretario general de Anfaco-Cecopesca, e incluso el presidente de la Confederación de Empresarios de Pontevedra, Jorge Cebreiros. Almuiña contaba con ventajas en esta carrera, en especial en consenso que su figura genera dentro de la Xunta, que abandonó hace poco más de dos meses. Él mismo solicitó al presidente Feijóo su “baja” como conselleiro de Sanidade, al confesarse agotado tras cinco años al frente de ese departamento, con gran número de conflictos y protestas, y con la gestión del coronavirus en su etapa final. En aquella marcha fue acompañado por Carmen Pomar, titular de Educación hasta entonces.

El elegido para reemplazar a López Veiga se hará cargo de una entidad con enorme peso en la economía de Vigo y su entorno y cuya gestión de los últimos cinco años presenta, en general, más luces que sombras. López Veiga (A Coruña, 1947) llegó a pedir en algún momento este relevo por razones de edad, ya que en febrero cumplirá 74 años. Será así el colofón a una larga carrera en la que pasó por la Unión Europea y su Parlamento, por la Consellería de Pesca y por el Senado. Desde octubre de 2015 será el timonel del Puerto de Vigo, etapa en la que destaca, como uno de sus principales logros, su gestión para resolver el viejo conflicto de la estiba y lograr un acuerdo histórico que dio más flexibilidad a la actividad en los muelles, con un abaratamiento de costes. De hecho, aquel hito puso freno a la fuga de tráficos derivado de aquel conflicto, con la marcha de parte de la actividad de la naviera Maersk a Marín. Una muestra de esa recuperación es el balance de actividad de este año. Pese a los devastadores efectos de la pandemia, 2020 acabará con unos datos muy similares a los de 2019.

El “saneamiento” del puerto pesquero de O Berbés para superar sus deficiencias sanitarias, la mejora de la sede portuaria de la Praza da Estrela y de la situación laboral de trabajadores con oposición aprobada pero con contratos eventuales, o la reordenación de la terminal de Bouzas forman parte de su historial, Por contra, el rescate de las concesiones de Vulcano, se apunta como uno de los acuerdos no aceptados por la Xunta en su gestión.

Almuiña asume un Puerto en crecimiento y debe resolver asuntos como el Plan de Usos, aumentar el tráfico de Cruceros y aclarar si mantendrá la linea de su antecesor de integrar el Puerto y la Ciudad, con varias obras ya adjudicadas y a punto de comenzar su ejecución. La salida ferroviaria Sur, y con ella la conexión de Bouzas, es otra asignatura pendiente para el nuevo presidente, así como conciliar la búsqueda de nuevos espacios con el habitual rechazo a posibles rellenos en la ría.

Jesús Vázquez Almuiña X. Álvarez

PERFIL - JESÚS VÁZQUEZ ALMUIÑA


Un médico toma las riendas del motor de Vigo


Hace apenas tres meses dejaba el cargo como conselleiro de Sanidade, un mundo en el que ha centrado buena parte de su vida política, salvo los 11 años que ejerció como alcalde de Baiona, de 2004 (cuando accedió al cargo gracias a una moción de censura) a 2015, cuando fue llamado por Feijóo a la cartera sanitaria. Abandona la gestión hospitalaria y desembarca ahora en un mundo totalmente diferente pero tanto o más complejo. Hijo de un armador de pesqueros de altura, ya creció con el mar en casa. Ahora deberá lidiar con sindicatos, operadores, rivales políticos y administraciones varias, un escenario, en todo caso, que no le ha sido ajeno en sus cinco años en la Xunta. Médico de profesión, pasó por Povisa, el hospital Meixoeiro –donde fue gerente– y la dirección del Sergas en Pontevedra y como conselleiro se enfrentó a crisis como la dimisión, en 2018 del 80% de los jefes de los centros de salud del área de Vigo, las denuncias por la falta de pediatras, el concurso de acreedores de Povisa y, como “broche final”, la pandemia del coronavirus. No es de extrañar que su marcha, fuera a petición propia por cansancio. El Puerto aguarda que ya esté recuperado.

Compartir el artículo

stats