Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La directora del Oceanográfico dimite en protesta por su fusión con el CSIC

Victoria Besada critica la medida y las formas del ministerio, que "no ha tenido en cuenta" a los responsables de centros del IEO. Seguirá en el cargo hasta que su relevo

Victoria Besada. // R. Grobas

Victoria Besada. // R. Grobas R. GROBAS

La directora del Centro Oceanográfico de Vigo ha presentado su dimisión por estar en desacuerdo con la incorporación del IEO al CSIC y la "falta de diálogo y consenso" por parte del Ministerio de Ciencia a la hora de tomar esta decisión. Victoria Besada, que asumió el cargo en 2015 y trabaja desde hace 30 años en las instalaciones de cabo Estai, continuará en el puesto hasta que sea relevada.

"El director del IEO, Javier Ruiz, ya tiene mi dimisión y me ha pedido que me mantenga en el puesto hasta que sea nombrado un sustituto. Y así lo haré porque el centro tiene que seguir funcionando. También le he comunicado mi decisión a todos los compañeros", confirmaba ayer Besada sobre su marcha.

Su dimisión se une a la de sus homólogos de Gijón y Tenerife, esta misma semana, y a las renuncias también recientes de los responsables de Cádiz y Baleares. Por tanto, cinco de los nueve centros del IEO, siendo Vigo el mayor de toda la red, se han quedado sin directores. Y además, la de Santander ha solicitado la jubilación.

"No estoy de acuerdo con la decisión, no creo que sea la mejor solución que nos integremos en el CSIC, habría que buscar otras alternativas. Ni tampoco lo estoy con las formas y maneras del ministerio, que no ha contado con los directores ni con los trabajadores. Mi postura está clara. Honestamente, marcharme es la decisión que tengo que tomar teniendo en cuenta mi visión", explica Besada, que entregó su dimisión este martes.

Tras conocerse la medida adoptada por el Gobierno como remedio in extremis al colapso del IEO, la directora del Oceanográfico vigués advertía en FARO de que la importante labor de asesoramiento al sector pesquero y a las administraciones que han desarrollado durante años corre peligro.

También la Xunta a través de la conselleira de Mar y el propio sector se han mostrado preocupados por las consecuencias de la incorporación al CSIC y advierten de un posible "desmantelamiento".

El ministro Pedro Duque, que anunció su decisión a través de una misiva el pasado día 21, mantuvo una videconferencia esta misma semana con directores y trabajadores. "Poco más sabemos de lo que dice en la carta. Contestó a una pregunta del personal por cada centro y poco más", reprocha Victoria Besada.

El IEO, con más de un siglo de historia, se encuentra en una situación crítica que este año ya se ha llevado por delante dos cúpulas directivas a nivel nacional. El personal de todo el país lleva años denunciando el colapso y en 2015 crearon una plataforma para hacer pública su situación y demandar soluciones al Gobierno. La estructura arcaica, excesivamente centralizada y burocratizada del organismo les impide ejecutar fondos conseguidos para proyectos y contratos. Y la restricción del gasto impuesta a los centros les impide hacer acopio del material básico o afrontar costes de mantenimiento básico como arreglar un ascensor.

A principios de este año, la flota tuvo que quedarse en tierra porque, por un error administrativo, no había dinero para víveres, tripulantes y combustible a pesar de los 90 millones de euros que se acumulan en la tesorería.

El IEO se incorporará a la estructura del CSIC como centro nacional junto con otras dos OPI (Organismos Públicos de Investigación), el INIA y el IGMA. Y el ministro Pedro Duque asegura que mantendrá su nombre y las actividades que desarrollaba hasta el momento.

La decisión ha generado debate entre los trabajadores. Mientras unos la rechazan de plano, otros confían en que sea la solución a la parálisis actual del organismo y se muestran críticos con los directores de los centros y los responsables dimitidos a nivel nacional por no ser capaces de proponer y encontrar soluciones en todo este tiempo.

En una entrevista concedida a FARO, el director del Instituto de Investigaciones Marinas-CSIC de Vigo, Fran Saborido, negaba que se vaya a producir una fusión, sino que el IEO podrá beneficiarse de una estructura y una gestión más ágil y moderna sin renunciar a la ciencia que ya desarrolla.

Compartir el artículo

stats